Tratamiento del tétanos

El tétanos no es contagioso de persona a persona. La infección ocurre en todo el mundo, pero es más común en climas cálidos y húmedos con suelos ricos. También es más común en áreas densamente pobladas.

El tratamiento del tétanos consiste en el uso de un conjunto de fármacos variados así como también en una serie de medidas de apoyo que persiguen, la mejoría del paciente y la estabilización de su estado de salud. Cuando se pauta a tiempo, el tratamiento del tétanos resulta ciertamente eficaz, aunque en casos más difíciles también incide positivamente en el organismo.

El tétanos es una infección bacteriana grave que afecta el sistema nervioso y hace que los músculos de todo el cuerpo se contraigan. También se conoce como trismo, porque la infección a menudo causa contracciones musculares en la mandíbula y el cuello. Sin embargo, eventualmente puede extenderse a otras partes del cuerpo.

El tétanos es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato en un hospital. Afortunadamente, el tétano se puede prevenir mediante el uso de una vacuna. Sin embargo, esta vacuna no dura para siempre. Se necesitan vacunas de refuerzo contra el tétanos cada 10 años para garantizar la inmunidad.

Síntomas

Fiebre tifoidea

El tétanos afecta los nervios que controlan los músculos, lo que puede ocasionar dificultad para tragar. También puede experimentar espasmos y rigidez en varios músculos, especialmente los de la mandíbula, el abdomen, el pecho, la espalda y el cuello. Otros síntomas comunes del tétanos son:

  • Fiebre.
  • Transpiración.
  • Alta presión sanguínea.
  • Frecuencia cardíaca rápida.

El período de incubación, el tiempo entre la exposición a la bacteria y la aparición de la enfermedad, es de entre 3 y 21 días. Los síntomas generalmente aparecen dentro de los 14 días de la infección inicial. Las infecciones que ocurren más rápido después de la exposición suelen ser más graves y tienen un peor pronóstico.

¿No lo sabías? Difteria

Tratamiento del tétanos

El tratamiento del tétanos depende de la severidad de los síntomas que presente el paciente. El tétanos generalmente se trata con una variedad de terapias y medicamentos, tales como:

Cuidado de la herida

Cuidado de la herida

Dado que la suciedad y el tejido muerto promueven la proliferación de bacterias, resulta fundamental el desbridamiento urgente y minucioso, en especial de las heridas punzantes profundas.

Los antibióticos no reemplazan el desbridamiento y la inmunización adecuados

¿Quieres conocer más?  Las bacterias: potentes fábricas de insulina

Antitoxina

El beneficio de la antitoxina humana depende de la cantidad de tetanoespasmina unida a las membranas sinápticas, dado que sólo se neutraliza la toxina libre. La dosis pueden oscilar entre 1.500 y 10.000 unidades, lo que depende de la gravedad de la herida. Aunque algunos expertos consideran que la administración de 500 unidades es adecuada para el tratamiento del tétanos.

La antitoxina de origen animal es mucho menos adecuada porque no mantiene un nivel sérico suficiente de antitoxina y aumenta el riesgo de desencadenar una enfermedad del suero. Si se considera necesario, la inmunoglobulina o la antitoxina pueden inyectarse directamente en la herida, pero esta inyección no es tan importante como el cuidado estricto de la herida.

Tratamiento del espasmo muscular

Tratamiento del espasmo muscular

Se administran fármacos para tratar los espasmos. Las benzodiazepinas son los medicamentos estándar para controlar la rigidez y los espasmos. El diazepam puede ayudar a controlar las convulsiones, contrarresta la rigidez muscular e induce sedación.

La dosificación del tratamiento del tétanos varía y requiere titulación minuciosa y observación estricta. Los casos más graves pueden requerir entre 10 y 20 mg por vía intravenosa cada 3 horas. Los casos menos graves pueden controlarse con 5 a 10 mg por vía oral cada 2 a 4 horas. La dosificación varía según la edad:

  • Lactantes > 30 días. 1 a 2 mg por infusión intravenosa lenta, que se repite cada 3 a 4 horas según sea necesario.
  • Niños pequeños. 0,1 a 0,8 mg/kg/día hasta 0,1 a 0,3 mg/kg por vía intravenosa cada 4 a 8 horas.
  • Niños > 5 años. Entre 5 y 10 mg por vía intravenosa cada 3 a 4 horas.
  • Adultos. Entre 5 y 10 mg por vía oral cada 4 a 6 horas o hasta 40 mg/hora en goteo intravenoso.
    • El diazepam es el fármaco más usado, pero el midazolam es hidrosoluble y es el preferido en pacientes que requieren tratamiento prolongado.
    • El midazolam reduce el riesgo de acidosis láctica causada por el solvente propilenglicol, contenido en el diazepam y el lorazepam, y disminuye el riesgo de acumulación de metabolitos durante un período prolongado, con producción de coma.

Tratamiento de la disfunción autónoma

Puede administrarse morfina cada 4 a 6 horas para controlar la disfunción autónoma, en especial la cardiovascular. No se recomiendan betabloqueantes de larga duración como el propanolol. La muerte súbita de origen cardíaco es característica del tétanos, y los betabloqueantes pueden aumentar el riesgo.

No obstante, el esmolol es un betabloqueante de acción breve que se empleó con éxito en estos pacientes. Se informaron tasas de mortalidad más bajas en pacientes tratados con clonidina que con la terapia convencional.

La piridoxina disminuye la tasa de mortalidad en recién nacidos. Otros fármacos que pueden ser útiles son el valproato de sodio, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, la dexmedetomidina y la adenosina.

No se halló beneficio en el uso de corticoides y no se recomienda su administración

Antibióticos

antibióticos

El desbridamiento de la herida y las medidas de apoyo generales son más importantes que la terapia con antibióticos. En general, se usan 6 millones de unidades de penicilina G por vía intravenosa cada 6 horas, 100 mg de doxiciclina por vía oral 2 veces al día y 500 mg de metronidazol por vía oral cada 6 a 8 horas.

Tratamiento de apoyo

En los casos moderados o graves, los pacientes deben ser intubados. La asistencia respiratoria mecánica resulta fundamental cuando se requiere un bloqueo neuromuscular para controlar los espasmos musculares que impiden la respiración.

La hiperalimentación por vía intravenosa evita el riesgo de aspiración debida al uso de sondas gástricas. Como el estreñimiento es habitual, las heces deben mantenerse blandas. Una sonda rectal puede controlar la distensión. Si el paciente presenta una retención urinaria debe colocarse una sonda vesical.

La fisioterapia torácica, la rotación frecuente y la tos inducida son esenciales para prevenir la neumonía. Con frecuencia, deben indicarse opiáceos con fines anestésicos.

Complicaciones

neumonía vírica

Los espasmos musculares graves como resultado del tétanos, también pueden causar complicaciones graves de salud, como:

  • Neumonía.
  • Ritmo cardíaco anormal.
  • Daño cerebral debido a la falta de oxígeno.
  • Infecciones secundarias debido a estancias hospitalarias prolongadas.
  • Fracturas óseas y fracturas de la columna debido a espasmos musculares y convulsiones.
  • Problemas de respiración debido a espasmos de las cuerdas vocales (laringospasmo) y espasmos de los músculos que controlan la respiración.

Perspectiva para los pacientes con tétanos

Sin tratamiento, el tétano puede ser fatal. La muerte es más común en niños pequeños y adultos mayores. Aproximadamente el 11% de los casos notificados de tétanos han sido fatales en los últimos años. Esta tasa fue más alta en personas mayores de 60 años, alcanzando el 18%. En las personas que no fueron vacunadas, el 22% de los casos fueron fatales.

El tratamiento del tétanos oportuno y adecuado mejorará su perspectiva. Acuda a su médico o unidad de emergencias de inmediato si cree que puede tener tétanos. Incluso si obtiene el tétanos una vez, aún puede volver a tenerlo algún día si no está protegido por la vacuna.

La vacuna es extremadamente efectiva. Los informes de tétanos que ocurren en personas totalmente inmunizadas que han recibido una vacuna o un refuerzo en los últimos 10 años son muy raros.

Referencias

Tetanus, Diagnosis and Treatment. Mayo Clinic.

Diagnosis and Treatment of Tetanus, Centers for Disease Control and Prevention CDC.

Tetanus (Lock Jaw, Lockjaw, Clostridium tetani) Med Broadcast.

Tétanos, Manual MSD, Versión para profesionales.

Tetanus Treatment & Management, MedScape.