Tratamiento de la enfermedad de Lyme

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La enfermedad de Lyme es una infección que, en primera instancia, solo causa un eritema en la piel. Sin embargo, si no se trata, puede conllevar complicaciones severas. Te lo explicamos.
 

El tratamiento de la enfermedad de Lyme constituye un hito reciente, ya que esta patología fue reconocida por primera vez en 1975. Se trata de una infección por una bacteria de la familia de las Borrelias, que es transmitida mediante la picadura de garrapatas.

Para adquirir este trastorno, por tanto, es necesario tener contacto con estos artrópodos. Es más frecuente en zonas de campo, donde hay bosque o hierbas abundantes. No obstante, esto no quiere decir que todas las garrapatas transmitan la enfermedad de Lyme.

Las consecuencias son complicaciones neurológicas severas si el tratamiento no se instaura de manera precoz. Además, los fármacos varían según la edad y la severidad del proceso. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre ello.

¿En qué consiste la enfermedad de Lyme?

Antes de comenzar a hablar sobre el tratamiento de la enfermedad de Lyme, vamos a explicar a grandes rasgos en qué consiste. Como ya hemos mencionado, es una infección por una bacteria transmitida por la picadura de ciertas garrapatas.

Tras la picadura, aparece una pequeña protuberancia en esa zona, que se resuelve en los días posteriores. Tiempo después, suele haber una erupción o sarpullido en la piel que se expande de manera progresiva. Este sarpullido no pica ni duele, pero sí cambia de sitio (los médicos lo llaman ‘eritema migratorio’).

Además, muchas personas experimentan malestar general, fiebre y dolor de cabeza. El problema es que las complicaciones aparecen incluso años después de que se resuelvan estas manifestaciones.

 

Por ejemplo, es frecuente que los pacientes sufran dolor en las articulaciones, sobre todo en las rodillas. Del mismo modo, pueden evolucionar a meningitis, parálisis de un lado de la cara o debilidad en las extremidades. En algunos casos, se altera el ritmo cardíaco o se produce un deterioro de la memoria.

Picadura por garrapata.
Las picaduras de las garrapatas desaparecen luego de un tiempo, pero las complicaciones pueden ser posteriores en meses o años.

Quizá te interese: ¡Cuidado con las garrapatas! Conoce la enfermedad de Lyme y sus riesgos

¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad de Lyme?

El tratamiento de la enfermedad de Lyme debe ser precoz, ya que es la forma más efectiva de evitar todas las complicaciones que hemos mencionado. Como se trata de una infección bacteriana, los medicamentos empleados son los antibióticos.

Tanto el tipo de tratamiento que se escoge, como el resultado que se obtiene con éste, dependen de la severidad de la infección y de cuándo se haya detectado. Así lo explican en un artículo de revisión del Acta de Medicina Colombiana, donde afirman que, cuando la enfermedad está avanzada, el resultado no suele ser tan satisfactorio como en los casos leves.

Tratamiento de la enfermedad de Lyme en etapas tempranas

 

Cuando la infección se detecta pronto, el tratamiento puede hacerse de manera oral. Los antibióticos más usados son las tetraciclinas. En concreto, la doxiciclina. La dosis utilizada es de 200 miligramos por día, entre 21 y 30 jornadas completas.

Sin embargo, según un estudio publicado en una revista Medicina de Familia, hay situaciones especiales donde no se puede emplear doxiciclina. Por ejemplo, en niños y embarazadas. En el caso de los infantes menores de 9 años, se recomienda utilizar otro tipo de antibiótico, como las penicilinas.

Por su parte, en las mujeres embarazadas o que están dando el pecho a su bebé, lo ideal es emplear amoxicilina o cefuroxima. Las últimas publicaciones apuntan a que el tratamiento de la enfermedad de Lyme en menos de 21 días también es efectivo.

Podría gustarte: El aceite de árbol de té para combatir las pulgas y las garrapatas

Tratamiento en etapas tardías o en casos más graves

Cuando el diagnóstico es tardío y las lesiones ya están avanzadas, los medicamentos que se emplean son diferentes. Lo más frecuente en estos casos es utilizar doxiciclina. La diferencia es que debe hacerse de manera intravenosa o durante más tiempo, ya que la infección se ha instalado en los tejidos y replicado.

Lo mismo sucede cuando aparecen complicaciones, sobre todo en el sistema nervioso central. Por ejemplo, como señalamos antes, puede darse el caso de que haya parálisis facial o meningitis. En esta situación, también deben ser antibióticos intravenosos.

 

Los medicamentos más usados para dichas complicaciones son las cefalosporinas. A pesar de que el pronóstico es bueno, el abordaje debe ser instaurado lo más rápido posible. Incluso en las personas en las que se consigue esto, puede ocurrir que los síntomas se mantengan en el tiempo.

Garrapata pica la piel.
La transmisión por garrapatas de la enferemedad de Lyme la hace más frecuente en verano, en zonas de acampe.

Tratamiento precoz para disminuir las complicaciones

El tratamiento de la enfermedad de Lyme debe instaurarse de manera precoz, porque existe un riesgo alto de que haya complicaciones neurológicas o articulares. Los medicamentos que se emplean son los antibióticos.

Cuando la infección se detecta al inicio y las manifestaciones son leves, se suele utilizar doxiciclina por vía oral. Sin embargo, en niños y embarazadas, es mejor utilizar penicilinas, como la amoxicilina. En etapas tardías, los fármacos deben administrarse por vía intravenosa.

Lo principal es la prevención de la patología. Evitar los ambientes con las garrapatas, eliminarlas de las casas y tomar los recaudos en los lugares vacacionales de verano o de acampe. Sencillas medidas reducen el riesgo de enfermar.

 
  • Fajardo, M., Fajardo, L., & Fajardo, D. M. (n.d.). La enfermedad de Lyme.
  • García Meléndez, M. E., Skinner Taylor, C., César, J., Alanís, S., & Candiani, J. O. (2014). Enfermedad de Lyme: actualizaciones Gaceta Médica de México. 2014;150:84-95 ARTÍCULO DE REVISIÓN Correspondencia. Gaceta Médica de México (Vol. 150).
  • Treatment | Lyme Disease | CDC. (n.d.). Retrieved August 13, 2020, from https://www.cdc.gov/lyme/treatment/index.html
  • Alonso Fernández, M. (2012). Enfermedad de Lyme. ¿Es tan infrecuente? Semergen, 38(2), 118–121. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2011.06.007
  • Olmo Montes, F. J., Sojo Dorado, J., Peñas Espinar, C., & Muniáin Ezcurra, M. A. (2014). Infecciones producidas por borrelias: enfermedad de Lyme y fiebre recurrente. Medicine (Spain), 11(51), 3009–3017. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(14)70731-0
  • Portillo, A., Santibáñez, S., & Oteo, J. A. (2014). Enfermedad de Lyme. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica, 32(SUPPL.1), 37–42. https://doi.org/10.1016/S0213-005X(14)70148-X
  • Sanchez, Edgar, et al. "Diagnosis, treatment, and prevention of Lyme disease, human granulocytic anaplasmosis, and babesiosis: a review." Jama 315.16 (2016): 1767-1777.
  • Touradji, Pegah, et al. "Cognitive decline in post-treatment Lyme disease syndrome." Archives of Clinical Neuropsychology 34.4 (2018): 455-465.