Tratamiento de la hiperinsulinemia

Luis Rodolfo Rojas Gonzalez·
18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
17 Septiembre, 2020
La hiperinsulinemia es una etapa metabólica muy asociada a diversas patologías crónicas, por lo que puede ser peligrosa. Sin embargo, no te preocupes, a continuación te contamos respecto al tratamiento de la misma.

Se han descrito muchos signos y síntomas que están ligados a ciertas enfermedades metabólicas. Tal es el caso del aumento en los valores de insulina, la que está asociada a la diabetes mellitus tipo 2. Aunque esto suene muy alarmante, el tratamiento de la hiperinsulinemia es bastante sencillo y te hablaremos sobre él.

Es importante recordar un poco las funciones de la insulina. Esta es la hormona encargada de regular los niveles de la glucosa en la sangre. Por lo tanto, será la que inducirá la entrada del azúcar a los músculos y otros tejidos periféricos.

¿Qué es la hiperinsulinemia?

A pesar de ser muy conocida, es muy difícil concretar una definición precisa de lo que es la hiperinsulinemia. En ocasiones, es descrita como un exceso de insulina en la sangre. No obstante, se dificulta determinar cuándo estamos ante la presencia de la misma, ya que no existen valores referenciales.

En la mayoría de los casos, las personas son diagnosticadas con esta patología cuando se realizan exámenes en busca de otras enfermedades. El diagnóstico se realiza comparando los niveles de glucosa y de insulina en sangre durante el ayuno.

Por otra parte, los síntomas de esta alteración hormonal no son muy precisos. Al tratarse de niveles altos de insulina, es común observar hipoglucemia, es decir, valores bajos de glucosa en la sangre. Sin embargo, la hipoglucemia no es específica, ya que se puede encontrar en muchas patologías.

Entre otros síntomas que pueden presentar las personas con hiperinsulinemia destacan los siguientes:

  • Antojos de azúcar y carbohidratos.
  • Aumento de peso y dificultad para perderlo luego.
  • Fatiga y desmotivación.
  • Falta de concentración.
  • Aumento del apetito.
Mujer hace ejercicio para bajar de peso.
La realización de ejercicio físico es una parte importante para contener el hiperinsulinismo.

Tratamiento de la hiperinsulinemia

El tratamiento de la hiperinsulinemia es muy similar al de la diabetes mellitus tipo 2. En ambas patologías, el abordaje está enfocado en buscar un cambio en el estilo de vida del paciente. En general, se trata de que las personas adopten formas cotidianas más activas y saludables.

Cambios en la dieta

Lo primero que se le indicará a toda persona con hiperinsulinemia será una dieta saludable y baja en calorías. Esto con la finalidad de perder algo de peso. De hecho, se ha demostrado que reducir entre un 5 y 10 % de peso corporal es suficiente para mejorar diversas afecciones metabólicas.

En este mismo sentido, se recomienda una disminución notable en el consumo de carbohidratos para reducir la glucosa en la sangre. A su vez, se debe restringir el consumo de grasas saturadas y trans. Lo ideal será mantener una ingesta diaria menor al 7 % de grasas saturadas y menor al 1 % de trans.

Por otro lado, es preciso aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra, tales como cereales, frutas, vegetales y granos. Además, es importante incrementar el consumo de grasas monosaturadas y omega 3. La ración diaria de proteínas debe rondar el 20 %.

También puedes leer: Tratamiento nutricional en la diabetes tipo 2

Ejercicios y pérdida de peso

Este aspecto complementará la dieta saludable e incrementará la pérdida de peso. Está comprobado que cambios en la alimentación y una pérdida leve de peso reducen un 58 % las probabilidades de padecer diabetes mellitus tipo 2 después de tener hiperinsulinemia.

En este sentido, realizar ejercicios aeróbicos durante 30 o 40 minutos, 4 veces a la semana, tiene grandes beneficios para la salud. Además, es importante no tomar más de 2 días de descanso entre rutinas. Esto es con la finalidad de obtener mejores resultados.

Es importante recordar que si se trata de una persona muy sedentaria, el ejercicio deberá iniciar de forma leve y se aumentará a medida que las condiciones físicas del individuo mejoren.

Descubre: Los mejores ejercicios para perder peso

Reducción del estrés

El estrés psicológico afecta al organismo. Este puede producir una liberación excesiva de glucosa al torrente sanguíneo y, por consiguiente, una secreción extra de insulina. Cuando el trastorno se vuelve constante, favorece a la hiperinsulinemia.

Por lo antes expuesto, dentro del tratamiento de la hiperinsulinemia se recomienda la reducción del estrés. Siempre se le indicará a las personas que traten de llevar una vida menos ajetreada y que encuentren diversas tecnicas de relajación.

Tratamiento farmacológico y quirúrgico para la hiperinsulinemia

En ciertas ocasiones, los cambios en el estilo de vida podrían no ser suficiente para revertir el proceso de hiperinsulinemia. En estos casos, será necesario iniciar un tratamiento farmacológico, el que será adaptado al caso de cada paciente.

Entre los fármacos que se pueden administrar se encuentran:

  • Inhibidores de la secreción de insulina.
  • Dextrosa o estimulantes de la liberación de glucosa.
  • Inhibidores del efecto de la insulina.

Algunas veces, la hiperinsulinemia puede ser causada por un tumor pancreático productor de insulina. En estos casos, se deberá adoptar un enfoque un poco más agresivo, incluso con la concreción de una pancreatectomía.

Páncreas en el cuerpo.
Los tumores pancreáticos son una causa menos frecuente de hiperinsulinismo que requiere cirugía.

El tratamiento de la hiperinsulinemia y el estilo de vida

Como puedes ver, el diagnóstico de la hiperinsulinemia es muy complejo, por lo que suele pasar desapercibido. No obstante, el protocolo de tratamiento es de fácil aplicación. En la mayoría de los casos, un cambio radical hacia un estilo de vida más saludable mejorará considerablemente la situación.

De esta manera, toda persona con hiperinsulinemia deberá tratar de mejorar su alimentación, aumentar el ejercicio físico y disminuir el estrés. Todo esto hará que la glucemia baje y, por consiguiente, que disminuya la secreción de insulina.

  • Madonna R, De Caterina R. Aterogénesis y diabetes: resistencia a la insulina e hiperinsulinemia. Revista Española de Cardiología. 2012;65(4):309-313.
  • Fung J, Berger A. Hyperinsulinemia and Insulin Resistance: Scope of the Problem. Journal of Insulin Resistance. 2016;1(1).
  • Perez de Inestrosa B, Vallecillos Perez M, Torres A, Molina Perez M. Obesidad e hiperinsulinismo. Medicina General y de la Familia. 2014;3(1):5-7.
  • Tovar, Alejandro Pinzón, and Samuel Yucumá Gutiérrez. "Hiperinsulinismo endógeno diagnosticado como epilepsia." Revista Colombiana de Endocrinología, Diabetes & Metabolismo 3.1 (2017): 51-55.
  • Turcios Tristá, Silvia Elena, et al. "Hipoglucemia por hiperinsulinismo endógeno." Revista Cubana de Endocrinología 30.2 (2019).
  • Cabezas-Zábala, Claudia Constanza, Blanca Cecilia Hernández-Torres, and Melier Vargas-Zárate. "Aceites y grasas: efectos en la salud y regulación mundial." Revista de la Facultad de Medicina 64.4 (2016): 761-768.
  • Tárraga López, Bárbara María. "Revisión de los efectos de la dieta cetogénica sobre enfermedades derivadas de la hiperinsulinemia y de la inflamación crónica de bajo grado." (2019).
  • Rojas, Joselyn, et al. "Insulinorresistencia e hiperinsulinemia como factores de riesgo para enfermedad cardiovascular." Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica 27.1 (2008): 30-40.
  • Burgos SJ, Luis. "Tumores neuroendocrinos del páncreas." Revista médica de Chile 132.5 (2004): 627-634.
  • DEL SÍNDROME, G. D. E. "Consenso Mexicano sobre el tratamiento integral del síndrome metabólico." Rev Mex Cardiol 13.1 (2002): 4-30.