Tratamiento de la colecistitis

6 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
La inflamación de la vesícula biliar a menudo es consecuencia de una obstrucción del conducto de vaciado de este órgano debido a la presencia de cálculos.

La inflamación de la vesícula biliar es una enfermedad conocida como colecistitis, la cual se produce por cálculos biliares en la mayoría de los casos. Dichos cálculos obstruyen el tubo que sale de la vesícula y, por ello, ocurre la inflamación.

Cuando esta condición persiste durante meses o si hay problemas recurrentes que afectan a la función de la vesícula biliar, se trata de colecistitis crónica. Veamos más a continuación.

La vesícula biliar

Para empezar, la vesícula biliar es un órgano pequeño con forma de pera ubicado en la parte inferior del hígado. Almacena la bilis producida por el hígado y la envía al intestino delgado a través del conducto biliar. De este modo, facilita la digestión de las grasas.

El conducto biliar conecta el hígado, la vesícula biliar y el páncreas al intestino delgado. Los cálculos biliares que bloquean el conducto biliar son la principal causa de colecistitis.

Por último, este bloqueo hace que la bilis se acumule en la vesícula biliar y esa acumulación hace que la vesícula biliar se inflame. Por tanto, puede llegar a estallar en los peores casos. El tratamiento suele incluir antibióticos, analgésicos y extirpación de la vesícula biliar.

Síntomas de la colecistitis

Síntomas de la colecistitis

Para empezar, los síntomas pueden aparecer de manera repentina o desarrollarse durante años. No obstante, la mayoría de las veces, estos síntomas aparecen después de una comida rica en grasas. Estos incluyen:

  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Ictericia.
  • Hinchazón abdominal.
  • Deposiciones de color claro.
  • Dolor que se extiende hacia la zona lumbar.
  • Dolores y calambres abdominales severos.

Una crisis típica puede durar dos o tres días. No obstante, los síntomas de la colecistitis varían de persona a persona. Los síntomas aparecen en la parte superior derecha o media de su estómago.

Por último, el dolor suele durar unos 30 minutos. Los síntomas de la colecistitis se pueden tratar en casa con analgésicos y reposo, si se le ha diagnosticado de manera correcta.

Lee también: 6 remedios naturales contra las náuseas

Opciones de tratamiento

En primer lugar, el tratamiento depende de la gravedad de la afección y de la presencia o ausencia de complicaciones. Los casos no complicados a menudo se pueden tratar en los centros de salud. No obstante, los casos complicados pueden requerir un enfoque quirúrgico.

Medicación

Medicación de la colecistitis

Para empezar, los objetivos de la farmacoterapia son mitigar el dolor y prevenir complicaciones. Los agentes utilizados en pacientes con colecistitis incluyen antieméticos, analgésicos y antibióticos.

Visita este artículo: Interacciones de fármacos y su repercusión

Antieméticos

Los pacientes con colecistitis con frecuencia experimentan náuseas y vómitos. Por ello, los antieméticos pueden ayudar a que se sienta más cómodo y pueden evitar anomalías de líquidos y electrolitos.

  • Prometazina (Phenergan, Promethegan, Phenadoz). Se usa para el tratamiento sintomático de las náuseas en la disfunción vestibular.

  • Proclorperazina (Compazine). Puede aliviar las náuseas y los vómitos al bloquear los receptores de dopamina. Además de los efectos antieméticos, tiene la ventaja de aumentar la respuesta ventilatoria hipóxica. Esto facilita la captación y el transporte de oxígeno.

Analgésicos

Tratamiento de la colecistitis

El dolor es una de las principales características de la colecistitis. Por ello, los analgésicos más utilizados en el tratamiento de la colecistitis son:

  • Meperidina (Demerol). Es el fármaco de elección para el control del dolor. Es un analgésico con acciones similares a las de la morfina. Además, puede producir menos estreñimiento, espasmo del músculo liso y depresión del reflejo de la tos que las dosis analgésicas similares de morfina.

  • Hidrocodona y acetaminofeno (Vicodin, Lortab 5/500, Lorcet-HD). Esta combinación de medicamentos está indicada para el dolor moderado a intenso. Cada gragea contiene 5 mg de hidrocodona y 500 mg de paracetamol.

  • Oxicodona y acetaminofén (Percocet, Tylox, Roxicet). Esta combinación de medicamentos está indicada para aliviar el dolor moderado a intenso. Cada gragea contiene 5 mg de oxicodona y 325 mg de paracetamol.

Antibióticos

El tratamiento de la colecistitis con antibióticos debe proporcionar cobertura contra los microorganismos más comunes, incluidos Escherichia coli y Bacteroides fragilis. Del mismo modo, para Klebsiella, Pseudomonas y algunas especies de Enterococcus.

  • Ciprofloxacina (Cipro). Es una fluoroquinolona que inhibe la síntesis de ADN bacteriano. Por ello, frena su crecimiento, al inhibir la ADN girasa y las topoisomerasas, enzimas necesarias para la replicación y la transcripción del material genético.

  • Meropenem (Merrem). Es un antibiótico carbapenémico bactericida de amplio espectro que inhibe la síntesis de la pared celular. Además, es efectivo contra la mayoría de las bacterias gram-positivas y gram-negativas.

  • Imipenem y cilastatina (Primaxin). Esta combinación se usa para tratar infecciones de organismos múltiples. Se elige cuando otros agentes no tienen una cobertura de amplio espectro o están contraindicadas debido a la posibilidad de toxicidad.

  • Piperacilina y tazobactam (Zosyn). Esta combinación es una penicilina antipseudomonal más un inhibidor de beta-lactamasa. Inhibe la biosíntesis del mucopéptido de la pared celular. También es eficaz durante la etapa de multiplicación activa.

  • Ampicilina y sulbactam (Unasyn). Es un inhibidor de la beta-lactamasa con ampicilina. Cubre flora epidérmica y entérica y anaerobios.

  • Metronidazol (Flagyl). Es un antibiótico basado en el anillo de imidazol que es activo contra diversas bacterias anaerobias y protozoos. Se usa en combinación con otros agentes antimicrobianos (excepto en la enterocolitis por Clostridium difficile).

Pronóstico de la colecistitis

ejercicio-menopausia

Por último, cuando se trata de la manera adecuada, el pronóstico a largo plazo es bastante favorable. La vesícula biliar no es imprescindible para vivir o para digerir alimentos. Sin vesícula biliar, la bilis fluirá de manera directa desde el hígado hacia el intestino delgado.