Tratamiento de la litiasis renal

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 15 noviembre, 2018
El tratamiento de la litiasis renal varía en función del tipo de cálculo que se presente. En los casos más extremos puede requerirse la eliminación del cálculo mediante una cirugía.

La litiasis renal, o cálculos renales, son masas sólidas que se forman por agregación de pequeñas partículas de minerales. Generalmente se originan en los riñones, pero pueden desarrollarse en cualquier lugar a lo largo del tracto urinario, incluyendo los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Se sabe que los cálculos renales son una de las afecciones médicas más dolorosas.

Reconociendo los síntomas y signos de una piedra en el riñón

Los cálculos renales causan dolor severo. Los síntomas pueden no aparecer hasta que la piedra se introduzca en los uréteres, afección conocida como cólico renal. El dolor se propaga a la espalda y abdomen. En los hombres, el dolor puede irradiarse a las ingles. El dolor del cólico renal aparece y desaparece, pero puede ser intenso. Otros síntomas de cálculos renales pueden incluir:

  • Sangre en la orina (roja, rosada o marrón)

  • Vómitos

  • Náusea

  • Decoloración u olor pestilente de la orina

  • Fiebre

  • Necesidad frecuente de orinar

  • Orinar en pequeñas cantidades

En el caso de un pequeño cálculo renal, es posible que no tenga ningún dolor o síntomas a medida que la piedra atraviesa su tracto urinario.

Lee también: 8 hábitos que pueden deteriorar la salud de tus riñones

Cómo se trata la litiasis renal

riñon

El tratamiento depende del tipo de piedra. La mayoría de los cálculos renales son lo suficientemente pequeños (menos de 4 mm de diámetro) para que se eliminen en la orina y probablemente se puedan tratar en su propia casa, pese a que incluso los cálculos renales pequeños pueden ser dolorosos. Entre los tratamientos encontramos:

  • Medicación. Si tiene dolor intenso, su médico de cabecera puede aliviarle el dolor mediante una inyección analgésica. Una segunda dosis puede administrarse después de media hora si aún siente dolor. La medicación también se puede utilizar para tratar los síntomas de náuseas y vómitos.
  • Cuidados en casa. Se le puede recomendar que espere hasta que la piedra sea excretada con la orina. Puede hacer esto filtrando su orina a través de gasas. Dele la piedra a su médico para que puedan analizarla y ayudar a determinar cualquier tratamiento adicional que pueda necesitar. Debe beber suficiente agua para que su orina sea incolora. Si su orina es amarilla o marrón, no está bebiendo suficiente agua.
  • Hospitalización. Si su cálculo renal ha accedido al interior de su uréter y le causa dolor intenso su médico puede hospitalizarlo para recibir tratamiento.

Tratamiento de cálculos renales grandes

Si un cálculo renal es demasiado grande para eliminarlo de forma natural (6-7 mm de diámetro o más), es posible que necesite otro tipo de solución. El tipo de tratamiento que tenga dependerá del tamaño y la ubicación de los cálculos.

  • Litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL). Es la forma más común de tratar cálculos renales que no se pueden eliminar por la orina. Implica el uso de ultrasonido para identificar dónde está el cálculo renal. Posteriormente, las ondas de choque de ultrasonido se envían a la piedra para romperla en pedazos más pequeños, para que pueda pasar a través de la orina.

  • Ureteroscopia. Si un cálculo renal se atasca en el uréter, es posible que necesite una ureteroscopia. Se trata de pasar un ureteroscopio a través de la uretra y hacia la vejiga. Luego pasa a su uréter donde está atascada la piedra. Puede que sea necesario insertar temporalmente un tubo de plástico llamado stent para permitir que los fragmentos de piedra se drenen en la vejiga.

  • Nefrolitotomía percutánea (NLP). Es un procedimiento alternativo que puede usarse para cálculos más grandes. También se puede usar si la ESWL no es adecuada, por ejemplo, porque el paciente padece obesidad. Se hace una pequeña incisión en su espalda y el nefroscopio pasa a través de él hacia su riñón. La piedra se extrae o se rompe en pedazos más pequeños usando un láser o energía neumática.

Cirugía abierta

cirugia

Hoy en día, la cirugía abierta para la eliminación de cálculos renales es muy inusual (menos del 1% de los casos requieren este tipo de cirugía). Usualmente solo se utiliza si hay una piedra muy grande o una anatomía anormal. Durante la cirugía abierta, se realizará una incisión en su espalda para que el cirujano pueda acceder a su uréter y riñón.

Visita este artículo: 8 síntomas que te pueden alertar de cálculos renales

Tratamiento de piedras de ácido úrico

Si tiene una piedra de ácido úrico, se le puede recomendar beber alrededor de tres litros de agua cada día para tratar de disolverla. Los cálculos de ácido úrico son mucho más suaves que otros tipos de cálculos renales, y pueden reducirse si se exponen a líquidos alcalinos.

Es posible que deba tomar algún medicamento para que su orina sea más alcalina antes de que el cálculo de ácido úrico empiece a disolverse.

Complicaciones del tratamiento

combatir el dolor en los riñones

Tras el tratamiento de cálculos renales grandes pueden surgir complicaciones, las cuales dependerán del tipo de tratamiento y del tamaño y la posición de sus cálculos. Se estima que entre el 5% y el 9% de las personas pueden experimentar complicaciones después de una ureteroscopia. Las complicaciones pueden incluir:

  • Sepsis, una infección que se propaga a través de la sangre.

  • Uréter bloqueado, causado por fragmentos de piedra.

  • Lesión en el uréter.

  • Infección del tracto urinario.

  • Sangrado durante la cirugía.

  • Dolor intenso.

Referencias:

Medical management of renal stone, NCBI, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3313741/

Kidney stones, Mayo Clinic, https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/kidney-stones/diagnosis-treatment/drc-20355759

Diagnosis and Initial Management of Kidney Stones, American Family Physician AAFP, http://www.aafp.org/afp/2001/0401/p1329.html