Tratamiento de la pancreatitis

Los episodios de pancreatitis se pueden presentar en cualquier persona sana. Se trata de una enfermedad delicada que puede conducir incluso a la muerte

El tratamiento de la pancreatitis depende de su modalidad y de la evolución clínica. La pancreatitis puede ser aguda o crónica. Cada una de ellas exige un manejo específico, que puede variar en el caso de que se presenten complicaciones.

La pancreatitis aguda es una urgencia hospitalaria, en tanto puede causar destrucción del tejido pancreático, edema y paso de las toxinas y las enzimas a la sangre. En ese caso, el tratamiento de la pancreatitis podría llegar a requerir cirugía.

La pancreatitis crónica tiene una evolución más lenta y por eso el tratamiento se orienta principalmente a mejorar la calidad de vida del paciente. Sin embargo, no son descartables los episodios de pancreatitis aguda durante el curso de esta enfermedad.

Tratamiento de la pancreatitis aguda

Fármacos orales

El tratamiento de la pancreatitis aguda se lleva a cabo en el hospital. La primera opción es realizar un manejo conservador, es decir, sin cirugía. Si la inflamación es leve, lo usual es aplicar únicamente medidas de soporte durante la primera semana. Estas incluyen dieta absoluta, rehidratación intravenosa y administración de analgésicos.

Las medidas frecuentemente empleadas en el tratamiento de la pancreatitis aguda que no presenta complicaciones, son las siguientes:

  • Analgesia o administración de analgésicos
  • Reposo pancreático. El ayuno total es la primera medida a tomar y se mantiene hasta que desaparezca el dolor. Luego, debe aplicarse una dieta progresiva, baja en grasas
  • Fluidoterapia. La rehidratación es una de las medidas fundamentales de soporte y el principal factor para evitar complicaciones. Debe aplicarse por vía parenteral
  • Antiproteasas. Administrar medicamentos inhibidores de proteasas, lipasas y antisecretores pancreáticos
  • Manejo de alteraciones metabólicas. Se deben controlar la hiperglucemia, la hipocalcemia y la hiponatremia
  • Antibióticos. Se emplean para prevenir abscesos y controlar la infección de la necrosis pancreática en los casos más complicados
  • Papilotomia endoscópica. Es un procedimiento diagnóstico que se realiza con endoscopia y permite determinar el estado de las vías biliares, para confirmar o descartar una obstrucción. También, eventualmente, permite eliminar los cálculos biliares
  • Lavados peritoneales. Es una maniobra terapéutica que permite determinar con precisión si se requiere una intervención quirúrgica. Una variante de este procedimiento permite drenar los líquidos del páncreas

En síntesis, el tratamiento de la pancreatitis aguda incluye administración de analgésicos, ayuno total y administración intravenosa de líquidos, nutrientes y electrolitos. Si el paciente mejora, se le administran alimentos progresivamente, evitando las grasas, el alcohol y el café. Si la situación se complica, se debe evaluar la necesidad de una cirugía.

¿No lo sabías? Limpia tu páncreas con estos 5 remedios de origen natural

La cirugía en el tratamiento de la pancreatitis

Tratamiento quirúrgico

Si el tratamiento conservador no muestra resultados durante más de cinco días, lo indicado es realizar una cirugía precoz. Las señales de que es necesaria una intervención quirúrgica son: hemorragia pancreática masiva, perforación intestinal, necrosis pancreática de más del 50% que persiste y absceso pancreático, entre otras.

El uso de la cirugía es controvertido como tratamiento de la pancreatitis. La intervención quirúrgica ocasiona un nivel importante de morbimortalidad, especialmente en los casos en que se trata de una pancreatitis de origen biliar. Algunos estudios evidencian que la eficacia de la cirugía precoz es igual a la de los lavados peritoneales.

Las técnicas quirúrgicas empleadas dependen de la condición del paciente. Son de tres tipos: necrosectomía con drenaje, necrosectomía con lavado y drenaje abierto con packing. El primer procedimiento arroja una tasa de mortalidad del 25%. El segundo, del 8% y el tercero oscila entre un 11% y un 55%.

¿Quieres conocer más?  Consejos para depurar y revitalizar tu páncreas

Tratamiento de la pancreatitis crónica

Fármacos para el tratamiento de la aterosclerosis

Los objetivos del tratamiento de la pancreatitis crónica son los de evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida del paciente. Se basa principalmente en el control del dolor, la diabetes mellitus y la mala absorción.

Lo más importante es darle reposo al páncreas, empleando para ello una dieta ligera. Se debe eliminar por completo el consumo de alcohol y mantener un estilo de vida sano.

Para controlar el dolor se utilizan analgésicos de acción corta. Se ha evidenciado que los anestésicos locales y los corticoides son adecuados para el tratamiento de la pancreatitis crónica. Como el páncreas va perdiendo su funcionalidad, en algún punto es necesario administrar enzimas por vía oral.

Cualquier persona sana puede sufrir un episodio de pancreatitis. Las personas con problemas de vesícula son más propensas a desarrollarlos, así como quienes consumen alcohol. La evolución de una pancreatitis es muy impredecible. Va desde una dificultad leve hasta la muerte. Se estima que al menos un 25% de quienes sufren un episodio de pancreatitis presentan complicaciones durante el transcurso de la enfermedad.