Tratamiento con miel, almendras y nueces

Valeria Sabater·
30 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la dietista Renata Sylwia Kosierb Fernández al
08 Diciembre, 2018
Por las mañanas, necesitamos consumir preparaciones que nos ayuden a obtener la energía necesaria para ponernos en marcha. Una opción es la siguiente receta de miel, almendras y nueces.
 

Todos conocemos sabemos que todos los alimentos pueden aportarnos nutrientes y que hay combinaciones, como la de miel, almendras y nueces, que puede resultar muy aprovechable, pero ¿alguna vez nos hemos puesto a pensar en lo bueno que podría ser incluir esta combinación con regularidad dentro de la dieta?

Así como a diario nos bebemos una taza de café al despertar, podemos tomar una cucharadita de miel, almendras y nueces porque esta mezcla nos aportaría varios minerales, vitaminas, oligoelementos y proteínas básicas para comenzar el día con energía.

Miel, almendras y nueces para el cansancio

El índice glucémico de la miel

Según los expertos de la Fundación Española de la Nutrición, la miel es un alimento que contiene azúcares, aminoácidos, taninos, glucosa y alcaloides. Por cada 100 gramos de porción comestible de miel, obtenemos unas 295 kilocalorías. Por ende, es una buena fuente de nutrientes para el organismo y, también una gran fuente de energía.

 

Los expertos de la Fundación Española del Corazón comentan un poco más en relación a este alimento tan terapéutico:

Favorece la producción de energía por su gran aporte en azúcares, entre un 75-80 %, de los cuales el 70 % son glucosa y fructosa, dos monosacáridos que se absorben con rapidez en la mucosa intestinal y que proporcionan energía en pocos minutos”.

Y comentan que, por esto mismo, puede ser un alimento recomendable para las personas que necesitan recobrar su vitalidad.

Al aportar energía a la musculatura cardiaca y favorecer la producción de fosfatos organicos, [la miel] ayuda al organismo a restablecer su ritmo de actividad habitual y mejora el riego coronario.

Seguramente, hemos escuchado que la miel tiene diversas posibilidades terapéuticas. Por lo general, la utilizamos como un jarabe natural cuando tenemos la garganta irritada y adolorida, pero también como remedio cuando tenemos alguna molestia digestiva después de haber comido mucho o cuando nos cuesta ir al baño.

 

Sin embargo, también podemos aprovechar la miel para mantenernos enérgicos. Para ello, hay quienes recomiendan consumir cierta cantidad por las mañanas, antes o junto con el desayuno.

Almendras y nueces, frutos con grandes aportes

Tazón con frutos secos

Con un bajo contenido de agua, pero un alto contenido de omega 3, los frutos secos también son alimentos muy recomendables para combatir el cansancio y cuidar la salud, dado que se ha comprobado que aportan múltiples beneficios.

De acuerdo con la Dra. González Corbella, “la composición grasa de los frutos secos, su contenido en antioxidantes, fibra y otras sustancias bioactivas, proporciona a estos alimentos un gran valor nutricional”.

Los expertos del proyecto Crear Salud indican que los frutos secos son una gran fuente de energía. Por ello, recomiendan incorporarlos a la dieta con regularidad, en cantidades moderadas.

 

Receta a base de miel, almendras y nueces

Para combatir el cansancio y al mismo tiempo aprovechar todos los aportes de la miel, las almendras y las nueces, podemos aprovechar las siguientes recetas.

1. Frasco a base de miel, almendras y nueces

Tan sencillo como eficaz. En primer lugar, hemos de preocuparnos de adquirir miel pura, orgánica y sin ningún trazo de azúcar añadido. Para ello, lo más adecuado es que la compremos directamente a un apicultor.

Luego, para preparar el remedio podemos optar por incorporarlo todo a un frasco más grande del que trae la miel o intentar prepararlo en ese mismo.

Tomaremos una buena cantidad de almendras y nueces y las limpiaremos bien. Debemos asegurarnos de que no queden trozos de cáscara en ellas. De esta forma la miel potenciará sus sabor y los frutos secos adquirirán más beneficios. Cuando estén listas, podemos cortarlas en trozos más pequeños o bien dejarlas enteras.

Las introducimos en el frasco de miel y con ayuda de una cuchara, las esparcimos por esta, para que no se concentren todas en un mismo punto.

 

Modo de consumo

  • Cada mañana podemos tomar una cucharada de la miel con almendras y nueces.
  • O podemos mezclar una cucharadita en un poco de yogur natural.
  • O mezclado en un tazón de frutas: media manzana y medio plátano, o con trocitos de papaya.
  • También podríamos añadir un poco de miel con almendras y nueces sobre una rebanada de pan de centeno.

2. Bebida para las mañanas

Como hay quienes prefieren comenzar su día bebiendo un vaso de agua o un batido natural, también existe una propuesta bebible para aprovechar los beneficios de la miel, las almendras y las nueces.

Ingredientes

  • 3 nueces.
  • 4 almendras.
  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Este sencillo remedio lo vamos a tomar por las mañanas y en ayunas. Lo primero que haremos será triturar las nueces y las almendras. Podemos ayudarnos con la batidora.
 
  • Seguidamente, deberemos calentar un poco el agua. Lo ideal es que esté tibia, nunca caliente.
  • Disolvemos esa cucharada de miel en el agua hasta que se integre. Después añadiremos las almendras y las nueces trituradas.
  • Esta bebida puede ser adecuada para empezar el día. No obstante, hay quien, en lugar de agua, por las noches, añade leche tibia con el fin de obtener un descanso más reparador.

Con la miel, la moderación es indispensable

Más allá de la receta que elijamos, lo importante es que mantengamos la moderación a la hora de consumirla, pues al ser la miel tan alta en calorías, no solo nos puede brindar energía, sino también algunos kilos de más si no nos controlamos.

 
  • Yaghoobi, R., Kazerouni, A., & kazerouni, O. (2013). Evidence for clinical use of honey in wound healing as an anti-bacterial, anti-inflammatory anti-oxidant and anti-viral agent: A review. Jundishapur Journal of Natural Pharmaceutical Products. https://doi.org/10.17795/jjnpp-9487
  • Yaghoobi, N., Al-Waili, N., Ghayour-Mobarhan, M., Parizadeh, S. M. R., Abasalti, Z., Yaghoobi, Z., … Ferns, G. A. A. (2008). Natural honey and cardiovascular risk factors; effects on blood glucose, cholesterol, triacylglycerole, CRP, and body weight compared with sucrose. TheScientificWorldJournal. https://doi.org/10.1100/tsw.2008.64
  • Ros, E. (2010). Health benefits of nut consumption. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu2070652
  • Berryman, C. E., Preston, A. G., Karmally, W., Deckelbaum, R. J., & Kris-Etherton, P. M. (2011). Effects of almond consumption on the reduction of LDL-cholesterol: A discussion of potential mechanisms and future research directions. Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2011.00383.x