Tratamiento natural para la insuficiencia renal

Para favorecer el funcionamiento de los riñones deberemos restringir el consumo de proteína animal, primar los alimentos vegetales y, en lo posible, eliminar la sal de nuestro día a día

El fallo renal o insuficiencia renal se produce cuando los riñones no son capaces de filtrar las toxinas y equilibrar los líquidos del organismo.

Muchas de las personas que sufren fallo renal crónico no lo saben porque los primeros síntomas suelen ser imperceptibles. Te explicamos cuáles son estos síntomas para detectar este problema y algunos remedios naturales y terapias que pueden ayudarte a tratarlo.

Posibles síntomas

Existen varias señales que deberían alertarnos para ir a a ver a un médico especialista y que valore nuestro caso. Entre éstas se encuentran:

  • Trastornos en la micción al orinar
  • Hinchazón
  • Fatiga
  • Erupción cutánea y picor
  • Sabor metálico en la boca
  • Aliento similar al amoníaco
  • Náuseas y vómitos
  • Dificultad para recuperar el aliento
  • Sensación de frío
  • Mareos y falta de concentración
  • Dolores en la espalda, el costado o las piernas

¿Cómo puedo mejorar el fallo renal?

Sin lugar a dudas, lo primero que debemos hacer es visitar, por supuesto, a un médico especialista, como hemos mencionado más arriba.

Sin embargo, mejorando nuestra alimentación o teniendo en cuenta ciertos factores y terapias alternativas, podemos ayudar a mejorar nuestros problemas de fallo renal.

El factor psicoemocional

Según la Medicina Tradicional China, los riñones son órganos relacionados con el miedo: el miedo al futuro, a la muerte, a la enfermedad, a la soledad… Todo ello nos puede ser útil para ayudarnos a prevenir o mejorar una insuficiencia renal crónica si la tratamos a tiempo.

Con la ayuda de un terapeuta o terapias naturales podemos hacerlo, ya que nos pueden mostrar que no estamos gestionando bien alguna emoción y que ésta nos está dañando físicamente. Si tenemos factores genéticos también tendremos en cuenta este punto.

Alimentación

Los remedios más sencillos y naturales consisten siempre en comer de manera equilibrada,y en el caso del fallo renal, se recomienda una alimentación con tendencia vegetariana, rica en los siguientes alimentos:

  • Frutas de temporada
  • Verduras y hortalizas
  • Legumbres
  • Cereal integral (arroz, avena, mijo, quinoa, bulgur, etc.)
  • Frutos y frutas secas
  • Semillas

Por su parte, la proteína debe estar limitada, sobre todo la de origen animal, ya que le supone un sobreesfuerzo a los riñones.

También restringiremos el consumo de sal, sobre todo la sal de mesa y, en cambio, consumiremos pequeñas cantidades de sal marina o sal del Himalaya. O, todavía mejor, salaremos las comidas con agua de mar, de venta en herbolarios.

Diariamente, además, prepararemos caldos de cebolla, que pueden contribuir a desinflamar cualquier órgano afectado. Herviremos cebollas con agua e iremos bebiendo sorbitos cortos a lo largo del día.

El caldo de cebolla puede ayudarte a tratar el fallo renal.

Plantas medicinales

También podemos encontrar algunas hierbas medicinales que convendrá tomar por los grandes beneficios que implicarían sobre el sistema renal. Preferiblemente, hemos de consumir estas hierbas en extracto. Entre las más relevantes, podemos encontrar las siguientes:

  • Malva
  • Cola de caballo
  • Estigma de maíz
  • Grama
  • Gayuba
  • Arenaria

Remedios caseros

De igual modo, existen remedios caseros que se deben realizar diariamente hasta poder notar alguna mejoría en nuestros riñones. Aquí te proponemos dos remedios sencillos, si bien necesitaremos que otra persona nos los realice.

  • En el primer caso, herviremos agua con raíz de jengibre y meteremos una toalla en esa decocción. Colocaremos en la espalda una toalla seca y, a continuación, la que hemos mojado a lo largo de la columna. Luego la taparemos con otra toalla seca y dejaremos actuar durante 5 minutos. Todavía podría ser más efectivo si lo finalizamos con un masaje.

Hervir agua con raíz de jengibre y aplicarlo en la espalda puede servirte de ayuda contra el fallo renal.

  • Otro remedio consiste en hacer envolturas del mismo modo (puede ser sólo agua caliente, sin el jengibre) pero por todo el cuerpo, dando calor a todas las zonas sin excepción. No puede haber zonas frías o expuestas ni corrientes de aire. Dejaremos a la persona durante 45 minutos para que sude y libere al riñón.

Terapia con ventosas

La terapia con ventosas o cupping la pueden realizar terapeutas especializados o, en algunos casos, nosotros mismos. Bastará conseguir unas ventosas (de venta en tiendas especializadas de medicina natural y terapias orientales) y colocarlas en la zona correspondiente a los riñones, aproximadamente a media espalda.

Seguramente si palpamos haciendo un poco de presión notaremos molestia o dolor. Dejaremos que las ventosas actúen diez minutos. A continuación, posiblemente nos dejarán unas marcas visibles, fruto de la inflamación de los riñones, que desaparecerán en unos días.

Baños de sol

Los riñones son órganos que tienden a enfriarse y, por lo tanto, cuando no funcionan correctamente necesitan calor y energía. La manera más natural y saludable de dárselo es realizando baños de sol en la zona lumbar.

Expondremos la espalda al sol en periodos breves de tiempo, de entre 10 y 20 minutos, ya que si no podría hacer el efecto contrario y causarnos todavía más cansancio. Lo haremos preferiblemente a primera hora de la mañana o al atardecer.

Estos terapias, alimentos y plantas pueden ayudarte a mejorar tus problemas de riñones. Ahora bien, antes de realizar cualquier terapia o tomar cualquier suplemento natural, especialmente si tomamos medicación, debemos consultar con un médico especializado.

Imágenes por cortesía de Lablascovegmenu y greatist.

Arakaki, M., & Manuel, J. (2003). Insuficiencia renal aguda. 36 Rev Med Hered. Castaño, I., & Rovetto, C. (2007). Nutrición y enfermedad renal. Colombia Medica.