Tratamiento natural y prevención de las cataratas

25 marzo, 2014
Si bien las cataratas son producto de la edad, existen formas de prevenirlas o retrasar su avance. Descúbrelas más abajo

Debido al envejecimiento cada vez más extendido de la población actual y a muchos factores nutricionales, físicos y probablemente por el abuso de dispositivos con pantallas reflectantes como móviles, ordenadores, tablets, etc., que inciden negativamente en los órganos de la visión de nuestros mayores, las cataratas son casi un problema endémico del siglo XXI.

¿Qué son las cataratas?

La pérdida de la visión central producida porque nuestro cristalino se vuelve opaco. Esto significa que la lente de aumento que tenemos dentro de nuestro ojo pierde su transparencia y comienza a enturbiarse cada vez más, hasta que finalmente se vuelve como una “cortina” que impide la llegada de las imágenes a nuestra retina. Es como si la lente de nuestra cámara de video de repente quedase sucia por acumulación de residuos, no pudiendo capturar las imágenes.

La catarata es un proceso degenerativo e indoloro de la visión. Su signo más llamativo es la apariencia física que van adquiriendo los ojos, pues comienza a aparecer como un “velo lechoso” que progresivamente va tapando la pupila, perdiendo su color negro y quedando de un color grisáceo cada vez mayor a medida que avanza la enfermedad.

Esto sucede porque dentro del cristalino del ojo se acumulan unas proteínas y esto crea ese velo que tapa la luz que se dirige hacia la retina.

Esto va sucediendo poco a poco, pudiendo llegar a cubrir totalmente, por lo que en los grados más severos produce ceguera. Esta enfermedad suele afectar casi a la mitad de  la población mayor de 65 años.

En caso de cataratas muy severas se suele optar por la cirugía, pero en muchos casos este tratamiento no supone mejoría en la visión. Si ese es el caso, consulte a su oftalmólogo para que le de un perspectiva personalizada de la posible mejoría que en su situación cabe esperar.

Pero hay otras opciones que podemos intentar antes de recurrir al quirófano. Con los medios que a continuación vamos a ver, se puede reducir mucho la progresión de las cataratas e incluso detenerla, pero en el caso que esto no se logre, obviamente, deberemos visitar al oftalmólogo.

La clave de estas medidas radica en que, como el cristalino está compuesto por tres cuartas partes de agua y proteínas, y la distribución de las proteínas es la que interfiere en la forma en que percibimos la luz, podemos definir algunos tratamientos y normas de conducta que ayudaran a corregir estas deficiencias. Asimismo, tendremos en cuenta que estadísticamente la probabilidad de desarrollar cataratas es mayor en diabéticos y mujeres. Más si hay antecedentes familiares de la enfermedad. También se ha observado una incidencia mayor en aquellas personas que durante varios años se han medicado con corticoides en dosis altas (de 10 a 15 mg al día) y fumadores.

Tratamiento dietético para la prevención de cataratas

  • Nuestra dieta será rica en Vitamina A y C, fundamentales para los tejidos, funciones oculares y ayudar a frenar el deterioro del cristalino. Para obtener vitamina A tomaremos verduras y frutas “rojizas”, zanahoria, naranja, papaya, etc., también las espinacas y el hígado. Las espinacas se recomiendan especialmente para reducir las posibilidades de desarrollar cataratas graves. Para obtener Vit.C hay variedad de productos, destacando el alga espirulina y el moringa (hoja o aceite) también ricos en Vit.A.
  • Eliminar de nuestra dieta las bebidas azucaradas y en general azúcares, esta debilita y degenera el sistema nervioso. Por idéntica razón, evitar el consumo de cafeína y alcohol.
  • Se debe incluir en la dieta aquellos alimentos que son fuente natural de antioxidantes. Estos son las naranjas, limones, pomelos, fresas, uvas negras, brócoli y tomates, aceite de oliva y aceite de moringa. Los antioxidantes combaten a los radicales libres (moléculas de oxígeno inestables) que pueden acumularse en los ojos y causar cataratas.
  • Una dieta rica en ácidos grasos Omega-3. Se puede tomar con suplementos o en el pescado (azul sobre todo) o con las semillas de lino, o chía o sus aceites. Según diversos estudios, consumir atún una vez por semana reduce el riesgo de cataratas hasta un 12%.
  • Las mucosas del ojo no deben deshidratarse, hemos de beber mucha agua, mínimo dos litros diarios. Por ello evitaremos también alimentos muy salados o condimentados.
  • El hígado está muy relacionado con la visión, es importante que esté sano.

Recomendaciones

Nuestro comportamiento y actitud frente a la vida es muy importante para prevenir, frenar o incluso curar las cataratas. Para ello vamos a tener en cuenta lo siguiente:

  • Exámenes periódicos de vista en adultos. Ir al oculista cada dos años.
  • Proteger los ojos de las radiaciones ultravioletas. Usar gafas de sol y/o  sombrero.
  • Evitar exponerse a los rayos UVA de las cabinas bronceadoras. Los rayos ultravioleta solares (UVB) son menos dañinos.
  • Emplear antifaz para dormir si no descansamos en un sitio oscuro. Durante el reposo la glándula pineal produce melatonina (hormona que retrasa el envejecimiento), pero únicamente en la oscuridad.
  • No fumar
  • Controlar la diabetes.
  • Practicar “relajamiento ocular”, esto se realiza durante una media hora observando una planta, una hoja verde, un paisaje verde y armonioso en un estado interior sereno.

La medicina natural debido a que las cataratas son más comunes en diabéticos y fumadores y no afectan a toda la población de edad avanzada, indica que las cataratas son causadas por una mala alimentación y por enfermedades que provocan tensión en los músculos del ojo. Todo esto hace que el cristalino tenga falta de riego sanguíneo y de nutrientes. En función de esto, para prevenirla lo ideal es una dieta adecuada con muchos nutrientes y ejercicios que ayuden a combatir la tensión muscular.

Remedios populares

  • Aplicar miel pura (no refinada) en el ojo. Es antibiótica y ayudará a su limpieza y nutrición.
  • Infusión de anís o papa cruda en bolsitas sobre los párpados a diario durante una hora.
  • Infusión de té de cayena o eufrasia a diario retrasa el desarrollo de la enfermedad.
  • Gotas en los ojos de agua marina filtrada. Esto puede irritar al principio, pero no hace daño y se puede hacer a diario.
  • Gotas de una solución de un par de gotitas de limón diluidas en suero o agua pura. Escocerá si tenemos el ojo sucio o conjuntivitis, pero es muy curativo y no hace daño al ojo.
  • Aceite de ricino. Mojar el dedo y aplicar suavemente por el borde del ojo para que penetre por si solo. También sirve el aceite de moringa, pero escuece un poquito más por sus propiedades antibióticas. Aplicar durante un mes mínimo. También se puede aplicar aceite de linaza o de hígado de bacalao, una gota cada noche.
  • Aloe vera. Aplicar dos o tres gotas de la pulpa licuada.
  • Cebolla fría en pedazos. Se mantiene en la nevera media hora y se pone sobre los párpados cinco minutos.
  • Decocción de manzanilla (25 gr), saúco (30 gr), una patata, medio pepino y semillas de lino (15 gr) en un litro de agua. Aplicar en compresas sobre el ojo.

 

Te puede gustar