Tratamiento del neumotórax

02 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El tratamiento del neumotórax tiene diversos abordajes. Se trata de una patología grave que constituye una urgencia médica, por lo que sí o sí se debe pasar el tiempo en una internación bajo supervisión médica.

Todo lo referente al tratamiento del neumotórax se vincula a la gravedad y al estado general de la persona afectada. Aquel con este padecimiento necesita una atención inmediata en un centro especializado y no se puede dejar pasar el tiempo.

Hay pacientes de mayor riesgo que otros, por ejemplo, quienes ya padecen un problema respiratorio, como el enfisema o el asma. De todas maneras, también hay formas traumáticas que afectan a cualquier persona sin importar la edad.

¿Qué es y cómo se manifiesta el neumotórax?

Un neumotórax es una acumulación de aire entre las cavidades de la pleura, que es la capa externa que recubre los pulmones. La pleura tiene dos hojas o láminas constituyentes que se deslizan una sobre la otra. No hay más que un espacio virtual entre ellas.

Si entre ambas láminas se cuela aire, entonces se despegan entre sí y generan ya no un espacio virtual, sino real. Eso es el neumotórax, con las complicaciones respiratorias que se derivan de su existencia.

El dolor es uno de los signos primordiales de la enfermedad. A veces es generalizado, en todo el pecho, y otras veces es puntual en el sitio donde se acumuló el aire. Si se acompaña de un traumatismo, es dificultosa la localización clínica, ya que la molestia puede estar referida, por ejemplo, a una costilla que se fracturó.

La presión que ejerce el aire en la pleura hacia dentro de los pulmones dificulta la dinámica de inspiración y espiración. La persona no solo tiene dolor, sino que también percibe disnea o falta de capacidad para respirar.

Esto conlleva síntomas asociados a la falta de oxigenación, como la coloración azulada de la piel y de las mucosas. Es un cuadro que se denomina cianosis. Junto a ello, para intentar compensar, el corazón acelera sus latidos, es decir, se produce una taquicardia. Si no se detiene la evolución, sobreviene el desmayo con pérdida de consciencia.

¿Qué es y cómo se manifiesta el neumotórax?
El principal síntoma de un neumotórax es el dolor de pecho. El mismo puede ser generalizado o localizado en el sitio donde se acumuló aire.

Sigue leyendo: ¿Cuál es la diferencia entre asma y EPOC?

Los tipos de neumotórax

En términos generales, el tratamiento del neumotórax dependerá de la causa y del tipo de presentación. Hay dos formas básicas: la traumática y la no traumática. En la primera, el aire ingresa a la pleura por una lesión externa que se abre al medio ambiente. En la segunda se habla de espontaneidad, pues no media un golpe.

El neumotórax traumático se asocia a accidentes de tránsito o fracturas costales en la práctica deportiva. Son las situaciones más habituales que se vinculan a la patología.

No se necesita de heridas gigantes para producirlo. Siempre que se lastime la superficie de la pleura y el aire pueda ingresar, habrá un efecto de acumulación entre las membranas que podrá estabilizarse o aumentar.

Las heridas por armas de fuego también son causales de neumotórax, así como la situación particular de los buzos que no logran equilibrar las presiones internas y externas al ascender o descender del agua.

Por otro lado, la forma espontánea o no traumática sucede en pacientes pulmonares y en aquellos que no tienen antecedentes. Este último caso es raro, pero se ha registrado con mayor frecuencia entre adultos varones de contextura delgada, aún sin poder determinar el mecanismo real que lo explica.

En el caso de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la explicación es la debilidad del tejido pulmonar y la presencia de ampollas o bullas de aire que se rompen desde adentro hacia fuera. Por ejemplo, en el caso del enfisema y el asma.

Opciones de tratamiento del neumotórax

El tipo de tratamiento a instaurar ante un neumotórax dependerá del equipo médico. De ninguna manera puede abordarse la patología de manera casera ni dejar pasar el tiempo. Entre las opciones más empleadas, según los protocolos, tenemos las mencionadas a continuación.

Conducta expectante

Si el neumotórax es pequeño y no dificulta demasiado la respiración, es posible esperar a que cicatrice por sus medios. Esto se realiza en una internación controlada con la realización de placas radiográficas en relativa frecuencia para vigilar la evolución del tamaño de la acumulación de aire.

Algunos casos pueden manejarse manera ambulatoria con esta metodología, siempre y cuando la persona cumpla con los requisitos básicos de seguridad. Hasta que no se certifique la curación no se pueden realizar esfuerzos físicos.

Si hay una falta de oxigenación detectada con el saturómetro, entonces se procederá a proveer el gas mediante algún dispositivo externo. Esto también puede realizarse de forma ambulatoria, en el hogar.

Drenaje

El aire de la pleura se puede drenar con alguna técnica quirúrgica mínimamente invasiva. La forma más esencial es con una aguja especial que se inserta por el costado del tórax para darle vía de salida al gas retenido. Es un procedimiento que se puede concretar con anestesia local.

El siguiente nivel de complejidad, cuando la persona posee de base una enfermedad pulmonar o el neumotórax es más grande, consiste en la inserción de un tubo preparado para tal fin. Este dispositivo ingresa en diagonal al eje corporal y drena el aire hacia una trampa de agua que se coloca a ras del piso. El tiempo de permanencia del tubo es variable.

Tratamiento del neumotórax
La técnica de drenaje como tratamiento para el neumotórax puede realizarse con un procedimiento mínimamente invasivo. 

Pleurodesis

La pleurodesis como tratamiento del neumotórax es una técnica que se reserva para pacientes con el trastorno a repetición. Si varias veces hubo que realizar drenajes pleurales, se sugiere sellar las láminas para no dar espacio al ingreso de aire en un futuro.

En términos básicos, hacer una pleurodesis es fijar las capas de la pleura entre sí para que queden unidas. Esto se consigue inyectando algún material irritante, como el talco.

Descubre más: Los pulmones y sus características

Cirugía

La reparación quirúrgica en casos de neumotórax se concreta en acumulaciones grandes de aire que no dejan lugar a otro abordaje. Suele ser necesaria frente a traumatismos, como accidentes de tránsito masivos que lastiman costillas y parte del tejido pulmonar.

Lo habitual es que se realice una toracotomía, es decir, una incisión de la pared torácica para ingresar un dispositivo con cámara. Allí se concreta la toracoscopía, que es la observación interna de la situación para definir el procedimiento que se debe seguir.

Si hay heridas abiertas, el cirujano puede cerrarlas con una sutura, drenando primero el aire y el líquido que se pudiesen haber acumulado. No es infrecuente que luego de terminar el acto quirúrgico se deje un tubo de drenaje por un tiempo para terminar de eliminar los fluidos retenidos.

La cirugía más grande en este campo es la lobectomía. Consiste en la extirpación de una parte del pulmón debido a que no se puede tratar de otra manera. Suele ser el tratamiento de cánceres de pulmón que se expresaron con un neumotórax.

¿Qué hacer ante la sospecha de neumotórax?

Ante la sospecha de un neumotórax la consulta debe ser inmediata. No es una patología que admita demoras en su diagnóstico y tratamiento.

La gravedad del cuadro pone en riesgo la vida, por lo que las opciones terapéuticas son decididas por el equipo médico que atiende en primera instancia. Si eres un paciente con EPOC, con más razón debes extremar los cuidados y la prevención.

  • Sosa Martín, Gimel. "Algoritmo para el tratamiento del neumotórax traumático: experiencia de 10 años." Revista Cubana de Cirugía 49.4 (2010): 29-36.
  • Saínz Menéndez, Benito Andrés. "Actualización sobre neumotórax." Revista Cubana de Cirugía 52.1 (2013): 63-77.
  • Urdaneta-Weir, Julio, et al. "Detección rápida de neumotórax mediante efast en pacientes con trauma múltiple." Rev. venez. cir 63.4 (2010): 174-179.
  • Valdés, Carlos Alberto Cárdenas, and Angel Ernesto Ramos-Cordero. "Neumotórax espontáneo recidivante a pesar de múltiples intervenciones quirúrgicas." 16 de Abril 59.277 (2020): 824.
  • García Rodríguez, Miguel Emilio, et al. "Resultados del tratamiento con pleurostomía en pacientes con neumotórax espontáneo." Revista Cubana de Cirugía 58.1 (2019).
  • Simal, I., et al. "Los quebraderos de cabeza del espacio pleural." Cir. pediátr (2017): 121-125.
  • Rivas de Andrés, Juan J., et al. "Normativa sobre el diagnóstico y tratamiento del neumotórax espontáneo." Archivos de Bronconeumología 44.8 (2008): 437-448.
  • Samaniego, Patricia Noemí Aguilera, et al. "Neumotórax espontáneo." Medicina General y de Familia 5.4 (2016): 161-163.
  • Bayo, Heura Llaquet, et al. "Resultados del tratamiento conservador en pacientes con neumotórax oculto." Cirugía Española 94.4 (2016): 232-236.
  • Verdezoto Zamora, Yoly Estefania. Cuidado de via aere en pacientes adultos con neumotorax. Diss. Universidad de Guayaquil. Facultad de Ciencias Médicas. Carrera de Tecnonología Médica, 2019.
  • Aguinagalde, Borja, et al. "Aspiración manual versus aspiración digital en el tratamiento inicial del neumotórax espontáneo primario: estudio AMVADI. Ensayo clínico aleatorizado." Archivos de Bronconeumología (2020).
  • Aguinagalde, Borja, et al. "Guía de práctica clínica de la SECT sobre el manejo de pacientes con neumotórax espontáneo." Cirugía Española 96.1 (2018): 3-11.