Tratamiento del paciente hipertérmico

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 26 febrero, 2019
El tratamiento de un paciente hipertérmico varía en función de la causa desencadenante de esa desregulación térmica. Pudiendo ser causada por calor excesivo o medicamentos.

El tratamiento del paciente hipertérmico dependerá del tipo de hipertermia que padezca y de las causas desencadenantes.

Antes de entrar a explicar los diferentes tratamientos que existen para un paciente hipertérmico, debemos conocer qué es la hipertermia, las causas y los tipos de hipertermia que hay para poder entender con mayor facilidad las medidas que se han de llevar a cabo para curarla.

¿Qué es la hipertermia?

La hipertermia es el nombre que reciben el conjunto de enfermedades que están relacionadas con el calor. Concretamente, se define como el trastorno de la regulación de la temperatura corporal caracterizado por una elevación de la temperatura central superior los 37 ºC.

Esta situación puede aparecer por fallos en los sistemas de evacuación del calor o por la presencia de una o más patologías en el paciente. Sin embargo, las causas se explicarán más adelante y con más detalle.

Además, hay que tener en cuenta que un paciente hipertérmico no es el mismo que un paciente que tenga un estado febril, ya que son conceptos diferentes.

La fiebre es una reacción del organismo en la que éste eleva la temperatura corporal a un nivel más alto a la temperatura corporal normal, con el fin de defenderse mediante una respuesta inmunitaria a algún agente externo.

Quizá te interese: El golpe de calor: uno de los peligros del verano

Causas de la hipertermia

Mujer bebiendo agua bajo el sol
El cuadro hipertérmico suele ser causado cuando se descompensan los mecanismos de protección ante un calor extremo.

Para empezar, es importante saber que puede haber hipertermia primaria, si no es una consecuencia de una patología previa presente en el paciente hipertérmico, sino de la exposición a temperaturas excesivamente altas, o hipertermia secundaria si sí es consecuencia de una patología previamente existente.

Son varias las causas que pueden desencadenar un episodio de hipertermia. En primer lugar, se puede producir de manera excesiva calor porque los mecanismos de termogénesis están desregulados.

También puede ocurrir que la temperatura ambiental esté muy aumentada durante un largo período de tiempo y, aunque los mecanismos termorreguladores, como el sudor, funcionen correctamente, no se pueda liberar más calor al medio.

Otra causa puede ser algún efecto secundario del tratamiento con ciertos fármacos. Dentro de ellos podemos distinguir:

  • Los que simulan ser mensajeros relacionados con los mecanismos de termogénesis, como los corticoides o los simpaticomiméticos.
  • Los que lesionan o alteran la actividad de los tejidos relacionados con la termogénesis produciendo su hiperactivación. Un ejemplo son los anestésicos, que pueden producir la hipertermia maligna.

También puede ocurrir que la hipertermia sea causa de algún problema metabólico o nutricional o de alguna lesión en el sistema nervioso central.

Síntomas que sufre un paciente hipertérmico

Si la hipertermia se ha producido por un gran esfuerzo físico en un ambiente con alta temperatura y con mucha sudoración, pueden aparecer contracciones de los músculos, dolores, mareos, náuseas y sensación de cansancio.

En el caso en el que el paciente hipertérmico no haya realizado ejercicio físico, puede padecer náuseas y vómitos. También son frecuentes las cefaleas, mialgia y cambios en el estado de ánimo.

Además, se pueden desencadenar una serie de signos identificativos de este estado de hipertermia. La taquicardia y la hipotensión son síntomas frecuentes en estos casos. La piel, en el debilitamiento por calor, suele estar pálida, fría y sudorosa.

Sin embargo, cuando ha sufrido un golpe de calor, está roja y caliente. A pesar de estas diferencias, la sequedad de la piel es ,generalmente, un síntoma constante.

Descubre: Mi hijo tiene 39 de fiebre: cómo actuar en esta situación

Tratamiento del paciente hipertérmico

Paciente hipertérmico mirando un termómetro con una compresa en la cabeza
En su tratamiento se deben aplicar compresas de agua fría o baños para reducir la temperatura corporal.

Como se ha mencionado al principio del artículo, el tratamiento va depender de la causa que haya producido la hipertermia.

Si la hipertermia se ha desencadenado por un golpe de calor, el tratamiento se va a dividir en dos medidas. En primer lugar, se ha de reducir la temperatura corporal. Después se lleva a cabo el tratamiento de las complicaciones.

En cuanto a la primera medida, se ha de hacer un lavado continuo con paños o compresas frías, inmersiones en agua fría, humidificación de la piel con agua fría y exposición a corrientes de aire continuo.

En el caso en el que la hipertermia sea causada por fármacos, el tratamiento también consta de varias actuaciones. Se tiene que interrumpir la administración del fármaco responsable del cuadro patológico.

También se debe llevar a cabo una monitorización hemodinámica y analíticas estrechas así como corregir las alteraciones hidroelectrolíticas. En los casos en los que sea necesario, se puede recurrir a la oxigenoterapia. En otras situaciones se administra dantroleno como relajante muscular.

Por último, si la hipertermia se debe a un esfuerzo físico, se ha de interrumpir el mismo. Permanecer en un lugar más fresco y administrar líquidos por vía oral también es fundamental.

  • Correia, A. de C. (2012). Hipertermia Maligna: Aspectos Moleculares y Clínicos. Revista Brasileira de …. https://doi.org/10.1590/S0034-709420120006000077
  • CORVETTO A., M., HEIDER M., R., & CAVALLIERI B., S. (2013). Hipertermia maligna: ¿cómo estar preparados? Malignant Hyperthermia: How to Be Prepared? https://doi.org/10.4067/S0718-40262013000300015
  • González G, C., & Ulloa B, P. (2006). Hipertermia maligna: adelantándose a las complicaciones. Revista de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. https://doi.org/10.4067/S0718-48162006000100009
  • Fernández Mas, E., Vilavella Lizana, C., Saúl Gordo, E., Sánchez Tejeda, E., & Balmont Pi, G. (2016). Golpe de calor. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/j.fmc.2015.11.008