Tratamiento para ascitis

La ascitis es un problema muy molesto para el que hay diversos tratamientos. Hoy descubriremos algunos de ellos y sabremos más sobre esta enfermedad.

La ascitis es una acumulación de líquido que se produce alrededor del área que rodea los órganos del abdomen. Este líquido se conoce como “seroso” y es un fluido transparente que se separa cuando la sangre se coagula.

Según Téllez y colaboradores: “la ascitis es un hallazgo exploratorio frecuente, sobre todo en los pacientes con cirrosis hepática. Sin embargo, existen otras causas que pueden provocarla. Algunos ejemplos son los tumores, la hipertensión portal o las infecciones sistémicas.

¿Por qué aparece la ascitis?

El consumo excesivo de alcohol puede provocar ascitis.

Para determinar las causas de la ascitis tenemos que fijarnos en la presión de los vasos sanguíneos. Si esta es demasiado alta, lo que se denominará hipertensión portal, hay un riesgo importante de sufrirla.

Asimismo, existen otros factores que pueden influir en su aparición. Algunos de ellos son el consumo excesivo de alcohol a lo largo de muchos años o una infección prolongada de hepatitis B o C. El daño hepático que causan es lo que puede hacer que la ascitis aparezca.

No obstante, este riesgo también está presente en las personas que sufren algún tipo de cáncer. A continuación, vamos a ver en qué cánceres la ascitis puede aparecer como un síntoma más de la enfermedad:

  • Mama.
  • Ovario y útero.
  • Apéndice.
  • Colon.
  • Páncreas.
  • Hígado.

En todos estos casos, el riesgo de sufrir ascitis es elevado. No obstante, vamos a ver de qué manera se puede resolver esto, así como los efectos que tiene acumular líquido seroso en la zona del abdomen.

Quizá te interese: Hipercolesterolemia familiar: todo sobre esta enfermedad genética

Cómo tratar la ascitis

La ascitis puede provocar inflamación en el vientre, incomodidad y dificultad para respirar. Esto último es debido a que el líquido puede ejercer cierta presión en los pulmones provocando una respiración forzada.

Existen varias maneras de tratar este problema. Por ello, hoy vamos a ver cómo se llevan a cabo cada uno de los tratamientos y el grado de efectividad que puedan llegar a tener.

Cambios en el estilo de vida

Si la ascitis está causada por el consumo excesivo de alcohol, el médico nos recomendará un cambio drástico en nuestros hábitos. Si no somos capaces de dejarlo de golpe, habrá que hacerlo de manera progresiva. En estos casos, puede ser bueno apuntarse a un grupo de apoyo.

También, el médico puede recomendar que se reduzca el consumo de sal para evitar la hipertensión portal. Igualmente, el consumo de líquidos debe ser moderado. Aunque no se debe dejar de beber agua, debe hacerse con frecuencia, pero en pocas cantidades.

Extracción del líquido

Es posible que el médico nos recomiende guardar reposo para tratar la ascitis.

Otra de las maneras en las que se puede tratar la ascitis es extrayendo el líquido. El problema es que puede volver a aparecer, por lo tanto, es una medida puntual para aliviar las molestias e incomodidad del paciente.

En muchas ocasiones, para drenar el líquido cada vez que aparezca suele colocarse un catéter en el lugar de la extracción que se deja ahí. De esta manera, cuando se necesite, se podrá abrir permitiendo la salida del líquido.

Descubre: Los 9 diuréticos naturales más poderosos contra la retención de líquidos

Fármacos

El médico también puede considerar necesario recetar al paciente con ascitis determinados fármacos que le permitan alcanzar cierta mejoría. Algunos de ellos son los que, a continuación, vamos a exponer:

  • Diuréticos: permiten eliminar el exceso de líquido.
  • Antibióticos: ayudan a lidiar con las posibles infecciones que puedan surgir.

Si queremos optar por los remedios naturales, tan solo debemos fijarnos en aquellos que nos ayudarán a drenar el líquido acumulado en el abdomen. No obstante, esto es mejor consultarlo con el médico.

Lo que suelen recomendar los médicos, además de darnos el tratamiento que mejor nos vaya a funcionar para nuestro caso, es guardar reposo. La ascitis es muy molesta y nos hará sentir muy incómodos, así que descansar nos puede ayudar.

Sin embargo, esto no quiere decir que no nos movamos, ya que hacer algo de ejercicio nos puede ayudar a evitar retener líquido y, por ende, mejorar la ascitis. No obstante, siempre hay que seguir las recomendaciones que nos dé el médico y no automedicarnos.

¿Alguna vez has sufrido ascitis? ¿Qué tratamiento fue el que mejor te funcionó? Esperamos que se te hayan resuelto muchas dudas y que, ahora, sepas mucho más sobre este problema.

  • Becker, G., Galandi, D., & Blum, H. E. (2006). Malignant ascites: Systematic review and guideline for treatment. European Journal of Cancer. https://doi.org/10.1016/j.ejca.2005.11.018
  • Bhogal, H., & Sanyal, A. J. (2013). Treatment of refractory ascites. Clinical Liver Disease. https://doi.org/10.1002/cld.211
  • Cavazzoni, E., Bugiantella, W., Graziosi, L., Franceschini, M. S., & Donini, A. (2013). Malignant ascites: Pathophysiology and treatment. International Journal of Clinical Oncology. https://doi.org/10.1007/s10147-012-0396-6
  • Kawaratani, H., Fukui, H., & Yoshiji, H. (2017). Treatment for cirrhotic ascites. Hepatology Research. https://doi.org/10.1111/hepr.12769