Tratamiento para la dermatitis

4 diciembre, 2013
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
La dermatitis es una afección común que puede causar mucha incomodidad. Una vez que el médico realiza el diagnóstico, el paciente deberá seguir una serie de indicaciones para obtener el alivio y reducir las molestias. 

La dermatitis es una afección común de la piel que puede tener diversas causas. Según sea el origen, la afección recibe una clasificación u otra. Llegado a este punto, es importante aclarar que no todos los tipos de dermatitis pueden tratarse de la misma forma. Cada uno debe tener su propio abordaje.

Ahora, lo que sí se puede afirmar es que todos los tipos de dermatitis ocasionan incomodidades a los pacientes, pudiendo llegar a afectar la calidad de vida. Por lo tanto, es fundamental contar con el apoyo de un médico. 

Una vez que el profesional determina cuál es la causa de la dermatitis, puede proceder a indicar el diagnóstico y pautar un tratamiento. En general, este suele ser mezcla de medicamentos y una serie de autocuidados dirigidos a proporcionar el mayor bienestar posible al paciente.

¿Qué molestias ocasiona la dermatitis?

La dermatitis no supone ningún riesgo para la vida y tampoco es contagiosa, no obstante, sí se trata de una afección bastante molesta.

Según el Diccionario de la Real Academia de Medicina, el término «dermatitis» designa cualquier inflamación de la piel con afectación dermoepidérmica. Es decir, es una forma de describir una inflamación de la piel.

Los tipos de dermatitis más comunes son:

  • Herpetifome o enfermedad de Durhing-Brocw.
  • Dermatitis de Berloque.
  • Dermatitis atópica.
  • De contacto.
  • Seborreica.
  • Simple.
erradicar la dermatitis

Aunque cada tipo de dermatitis tiene sus propios síntomas, hay varias molestias que pueden presentarse (en mayor o menor medida) en la mayoría de los casos:

  • Enrojecimiento de la zona afectada (en este punto, conviene aclarar que la dermatitis puede afectar distintas partes del cuerpo).
  • Inflamación. 
  • Erupción cutánea.
  • Picazón.
  • Escozor.
  • Ardor.

Una de las principales recomendaciones que se suele realizar a los pacientes es que eviten rascarse para no lesionar la piel y así agravar el problema. Sin embargo, esto puede ser difícil para muchos, ya que las molestias pueden llegarse a experimentar con gran intensidad. En esos casos, es importante poner en práctica una serie de autocuidados.

¿Qué incluye es el tratamiento para la dermatitis?

Como mencionamos anteriormente, el tratamiento para la dermatitis dependerá de la causa. Sin embargo, en líneas generales este suele contemplar:

Autocuidados

Además de cumplir con el tratamiento pautado por el médico será fundamental que el paciente aprenda a aplicar una serie de autocuidados. A continuación, te comentamos algunos de ellos.

  • No rascarse, ya que esto puede producir lesiones en la piel y elevar el riesgo de que se produzca una infección. Para aliviar la picazón, se pueden aplicar compresas frías y húmedas.
  • Tomar un baño de agua tibia con un poco de avena cruda o molida.
  • Usar ropa de algodón, para que la piel pueda transpirar.
  • Utilizar detergentes suaves para la ropa. Por otra parte, es recomendable evitar excederse con las cantidades al lavar la ropa (tanto a mano como a máquina).
  • Mantener humectada la piel con lociones o cremas humectantes apropiadas; para ello se debe consultar con el médico o el dermatólogo.
  • Evitar el contacto con las sustancias que producen reacciones (como puede ser el sarpullido).
  • Evitar recurrir a baños de lejía y remedios naturales sin la autorización del médico. 

Conclusión

En definitiva, es fundamental que el paciente con dermatitis siga las instrucciones de su médico y, antes de modificar cualquier hábito o suspender el uso de un medicamento, consulte con el profesional. De lo contrario, se corre el riesgo de agravar el problema y sufrir molestias aún mayores.

  • Breuer, K., & Werfel, T. (2012). Atopic dermatitis. In Kanerva’s Occupational Dermatology, Second Edition. https://doi.org/10.1007/978-3-642-02035-3_20
  • Peng, W., & Novak, N. (2015). Pathogenesis of atopic dermatitis. Clinical and Experimental Allergy. https://doi.org/10.1111/cea.12495
  • Berke, R., Singh, A., & Guralnick, M. (2012). Atopic dermatitis: An overview. American Family Physician. https://doi.org/d10377 [pii]
  • Bourke, J., Coulson, I., & English, J. (2011). Contact Dermatitis: Guidelines for the Management of Contact Dermatitis. In British Association of Dermatologists’ Management Guidelines. https://doi.org/10.1002/9781444329865.ch1