Descubre este increíble tratamiento para la piel grasa

A continuación te presentamos este increíble tratamiento para la piel grasa que te ayudará a regular esta condición y a reducir ese brillo molesto.

La piel grasa es una condición muy común en las personas. Se caracteriza por el exceso de grasitud debido a que los poros tienden a producir mayor cantidad de sebo sobre la epidermis. Y lo cierto es que en este asunto inciden varios factores: genética, condición hormonal, hábitos alimenticios, higiene, y, por supuesto, el ambiente.

Afortunadamente, hay muchas alternativas para tratar la piel grasa. Por esta razón, compartiremos contigo un tratamiento muy sencillo, pero eficaz que te ayudará a cuidar mejor de tu rostro de ahora en adelante. Sin dejar de lado la nutrición de la piel ni la hidratación cutánea, dos aspectos fundamentales.

Ahora bien, independientemente del tipo de piel que se tenga, hay que cuidarse siempre de los rayos solares con un filtro apropiado. Recordemos que la suma de los buenos hábitos siempre potencia la acción de los tratamientos especializados. También, hay que cuidar el tipo de productos que se usan para maquillarse, ya que hay muchos que no dejan respirar la piel correctamente.

Mascarilla para la piel grasa

Podemos aprovechar las propiedades de los ingredientes naturales para mejorar el estado de la piel de nuestro rostro. En este caso, la mascarilla más idónea está compuesta por los siguientes:

  • 1 cucharada de cúrcuma (10 g).
  • 2 cucharadas de soda (20 g).
  • Unas gotas de limón (5 mL).
  • 1 cucharada de miel (10 g).
  • 1 penca u hoja de sábila (30 g).

Lo mejor de esta mascarilla, es que tiene efectos depurativos, antibióticos, antiinflamatorios y rejuvenecedores. Y puede aplicarse en todo el rostro, incluida la zona de las ojeras (de hecho, lo único que deberás evitar serán los párpados y los labios).

La preparación es muy sencilla, se deben mezclar todos los ingredientes cuidando la higiene de los utensilios. Al hacer una emulsión homogénea, se debe aplicar sobre el rostro limpio y bien seco, y dejar actuar durante 20 minutos. Posteriormente, se retira con abundante agua fría. Por otra parte, es preferible aplicar esta mascarilla por las noches.

Al principio, puede enrojecer levemente la piel, pero es un efecto momentáneo de los principios activos incluidos en la mezcla. En caso de piel sensible, es prudente colocar un poco de la emulsión en la parte trasera del cuello, justo donde termina el nacimiento del cabello; se deja actuar por 10 minutos y observar la reacción.

¿Por qué es bueno el aloe vera?

El aloe vera es uno de los ingredientes naturales más versátiles y útiles para la piel. Incluso puede actuar como antibiótico natural. Aporta muchos nutrientes, y lo más importante, es que resulta muy ligero pero altamente nutritivo. Por ello se absorbe rápidamente y penetra en las diversas capas de la piel.

Tiene la capacidad de regenerar las células dañadas y minimizar la acción de los radicales libres. Hidrata y suaviza. Esto es muy importante cuando se tiene la piel grasa, ya que, el exceso de sebo se ve favorecido por la deshidratación. Así, se genera un desequilibrio del manto lipolítico, lo cual ocasiona la aparición de impurezas.

¿Por qué es buena la cúrcuma?

La cúrcuma es una especia muy usada en la india que tiene increíbles propiedades antiinflamatorias, antisépticas y antibacterianas. Algunos, la conocen como ‘azafrán de la India’. Proporciona alivio a las quemaduras producidas por el sol. Sirve como agente exfoliante, y ayuda a eliminar las células muertas. 

Esta especia es muy bien conocida por su acción favorecedora en casos de hirsutismo, así como también en las manchas en la piel, el acné y el envejecimiento prematuro. Se trata de un excelente cicatrizante.

El limón

El limón contiene vitamina C, que funciona como un potente antioxidante natural. Reduce efectivamente la producción de sebo y actúa como desincrustante de puntos negros. Es conocido también por desmanchar y por su acción blanqueadora. Además, deja la piel luminosa y lozana, mejorando su aspecto y regulando el pH.

La miel

La miel de abeja posee diversas propiedades nutritivas y antibióticas. Actúa como bálsamo regenerador de las células cutáneas superficiales. Además, tiene capacidad de nutrir las capas más profundas de la piel.

Algunos podrían resultar muy sensibles a las gotas de limón, por ello, pueden sustituirse fácilmente por agua de rosas o, prescindir de ellas. La miel, también puede sustituirse por aceite de coco. Aunque suene paradójico, los ácidos grasos presentes en el aceite de coco no son un incentivo para la producción de sebo. Al contrario, fomentan el equilibrio del manto lipídico.

Gracias a esta mascarilla, podemos lograr esa piel radiante, sana y sin exceso de grasa. Es importante aplicarla de manera constante, al menos, 3 veces a la semana. Mientras baja el exceso de sebo, podemos bajar la frecuencia de la mascarilla.