Tratamiento del síndrome de la sirena

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 25 noviembre, 2018
Por su similitud con la parte inferior del cuerpo de una sirena, este síndrome se denomina así. Se trata, de hecho, de una anomalía cuyas consecuencias pueden llegar a ser fatales.

Por norma general, un equipo médico utiliza el término síndrome de la sirena para referirse a una alteración de carácter congénito. De esta manera, los afectados la desarrollan durante el crecimiento embrionario y la muestran en el nacimiento.

Se trata de un trastorno que aparece con una frecuencia muy reducida en la actualidad. Por lo tanto, el síndrome de la sirena es considerado una enfermedad rara.

Además, suele aparecer con más frecuencia en el sexo masculino, pero también existen casos clínicos en mujeres. Generalmente, el síndrome de la sirena se encuentra estrechamente relacionado con la aparición de malformaciones.

Dentro de ellas, se destacan las de las extremidades inferiores, que muestran el tejido fusionado. Este cambio hace que esta región corporal se asemeje a la cola de estos seres fantásticos.

Por desgracia, las lesiones derivadas de este conjunto de malformaciones provocan en un gran porcentaje el fallecimiento del bebé.

En algunas ocasiones, el bebé nace muerto; en otros casos, sobrevive a las complicaciones durante un período limitado de tiempo.

Normalmente, estos pequeños no superan la primera semana de vida. Sin embargo, hay bebés que pueden sobrevivir durante más semanas, e incluso varios meses.

En la actualidad, existe un número realmente escaso de niños que hayan sobrepasado ese período de tiempo.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

Médica haciendo una ecografía.
El síndrome de la sirena es una complicada situación en recién nacidos que requiere cirugía.

Desgraciadamente, el tratamiento para esta enfermedad es complicado. Como se explicó antes, en la gran mayoría de los casos, no se es capaz de salvar la vida del bebé.

Por norma general, un grupo de especialistas llevará a cabo una serie de intervenciones quirúrgicas para corregir las malformaciones congénitas. Esta cirugía suele incluir normalmente la separación completa de las extremidades inferiores.

Sin embargo, las alteraciones no solo afectan a esta región corporal, sino que aparecen de forma general. De esta manera, el bebé presentará una gran variedad de problemas.

Entre los más comunes, podemos identificar alteraciones a nivel óseo, como la ausencia de ciertas estructuras. Por ejemplo, el hueso sacro o una porción de la columna vertebral.

También se producen anomalías en las vías urinarias, que suelen encontrarse relacionadas con la posibilidad de que los niños nazcan sin uno de los riñones, lo que se conoce como displasia renal.

Otros cambios frecuentes son a nivel pulmonar y gastrointestinal. En otras ocasiones, los pacientes han llegado a desarrollar problemas a nivel del sistema nervioso central, como es el caso de la hidrocefalia. Este conjunto de complicaciones se intentan corregir con cirugía, sin éxito en la mayoría de los casos.

Lee también: ¿Qué son las enfermedades raras?

¿Existe algún tipo de prevención frente al síndrome de la sirena?

Cirugía para el síndrome de la sirena.
En la prevención del síndrome de la sirena, un estilo de vida saludable juega un papel esencial.

Gracias a los estudios clínicos e investigaciones sobre esta enfermedad, los expertos han sido capaces de examinar esta alteración. Hoy en día, se piensa que la malformación congénita se puede desarrollar por diversos factores.

Por un lado, se está comprobando cómo afecta la diabetes en la madre, puesto que la hiperglucemia constituye un factor de riesgo.

Asimismo, también se está estudiando el efecto de la práctica de ciertos hábitos insalubres, como es el caso del tabaquismo y el consumo de alcohol o drogas. La cocaína contribuye especialmente a la aparición de anomalías congénitas..

Te puede interesar: Enfermedades quirúrgicas del recién nacido

Otros agentes en el Síndrome de la sirena

Por otro lado, las exposiciones excesivas a otros agentes teratogénicos pueden influir en el desarrollo del síndrome de la sirena.

Otras causas se pueden relacionar a la administración de ciertos medicamentos y los cambios genéticos; estas alteraciones en la información genética o ADN reciben el nombre de mutaciones, que pueden ser perjudiciales.

De esta manera, una posible medida de prevención frente a esta enfermedad rara, así como para otras alteraciones, es evitar el contacto con estos agentes. Sin embargo, no constituyen un método infalible frente al desarrollo del síndrome de la sirena.

Parte de este desconocimiento se debe a las complicaciones para estudiar completamente esta alteración por su reducida frecuencia y la variedad de las características de los casos clínicos.

En cualquier circunstancia, es importante estar al tanto de sus graves consecuencias e informarse para resolver las dudas y preguntas sobre este trastorno. No dudes en acudir a tu centro médico más cercano para contactar con el grupo de especialistas si estás embarazada y deseas un diagnóstico.

  • Bracho V, GA., Tovar J.R., Rodríguez M. , Moreno B. (2005). Sirenomelia. Estudio de cinco casos y revisión de la literatura. VITAE Academia Biomédica Digital. Disponible en línea: http://www.bioline.org.br/pdf?va05012
  • Jorge Álvarez Pita; , Tania Marín Álvarez; Betsy Ernestina Rodríguez González; Nélida Orozco Hechavarría. (2017). Un caso de sirenomelia. Rev. Ciencias Médicas de Pinar del Río. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/rpr/v21n2/rpr16217.pdf
  • Seidahmed, M. Z., Abdelbasit, O. B., Alhussein, K. A., Miqdad, A. M., Khalil, M. I., & Salih, M. A. (2014). Sirenomelia and severe caudal regression syndrome. Saudi Medical Journal. https://doi.org/10.1109/HICSS.2005.391
  • Liu, R., Chen, X. lin, Yang, X. hong, & Ma, H. jing. (2015). Prenatal diagnosis of sirenomelia by two-dimensional and three-dimensional skeletal imaging ultrasound. Journal of Huazhong University of Science and Technology - Medical Science. https://doi.org/10.1007/s11596-015-1530-2
  • Dharmraj, M., & Gaur, S. (2012). Sirenomelia: A rare case of foetal congenital anomaly. Journal of Clinical Neonatology. https://doi.org/10.4103/2249-4847.106006