Tratamiento del síndrome del túnel carpiano: ¿en qué consiste?

Andrea Flores 1 julio, 2018
Se trata de una alteración médica en la cual se experimenta una presión anormal sobre el nervio mediano. Por normal general, este nervio se encarga de transmitir impulsos nerviosos que nos permiten mover las manos.

El síndrome del túnel carpiano se trata de una alteración médica en la cual se experimenta una presión anormal sobre el nervio mediano.  Por normal general, este nervio se encarga de transmitir impulsos nerviosos del cerebro para conseguir mover las manos. También les proporciona sensibilidad.

Esta afección se desarrolla en el túnel carpiano, un conjunto de ligamentos y huesos que se sitúan en la zona de la muñeca. Por otra parte, algunas condiciones médicas como fracturas, artritis o retención de líquidos aumentan el riesgo a padecer este trastorno. Sin embargo, hábitos como la repetición de movimientos que impliquen a estas extremidades pueden tener el mismo efecto.

En otras ocasiones, la afección presenta un origen desconocido o una causa idiopática. Representa hasta la mitad de los casos clínicos registrados en la actualidad.

Síntomas de la enfermedad

Así, los síntomas que se desarrollan con más frecuencia en los pacientes son los siguientes:

  • Dificultad para agarrar y sostener objetos en las manos. Asimismo, esta debilidad puede presentarse en una o en ambas manos.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en diversas zonas que puede aparecer en una o ambas manos. También se pueden originar otros problemas motores como la descoordinación entre los dedos de la mano.
  • Dolor o molestias en las manos que se agrava durante la noche y puede llegar a extenderse hasta los codos.
  • En los casos clínicos más graves los sujetos pueden llegar a presentar una atrofia del músculo situado por debajo del pulgar.

Lee también: Remedios caseros para aliviar el síndrome del túnel carpiano

Tratamiento del síndrome del túnel carpiano

Normalmente, el equipo médico llevará a cabo un examen físico en el paciente a fin de comprobar los síntomas que padezca. De esta manera, pueden identificar esta alteración y descartar otras con características similares.

Más tarde, los especialistas elegirán las mejores pautas para aliviar esas señales asociadas al trastorno:

Tratamiento etiológico

Consiste en el tratamiento de la alteración subyacente o causante del síndrome del túnel carpiano. Por norma general, es específico a cada enfermedad y puede variar según las características del paciente. Por ejemplo, entre las patologías desencadenantes más frecuentes se encuentran la diabetes, la artritis, trastornos relacionados con el funcionamiento del tiroides, etc.

Tratamiento conservador o no quirúrgico

De esta manera, podemos diferenciar entre:

  • Entablillado de la muñeca afectada. Normalmente el paciente usa una férula para inmovilizar la muñeca durante la noche. Así, se alivian los dolores y el entumecimiento durante este periodo de tiempo.
  • Uso de medicamentos. Para tratar el dolor a corto plazo se suelen utilizar los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o AINEs. Por otra parte, se pueden utilizar compuestos corticoesteroides como la cortisona para reducir la inflamación y la presión sobre el nervio mediano.

Ver también: Tratamiento del síndrome del túnel carpiano: ¿en qué consiste?

Tratamiento quirúrgico

Asimismo, se realiza una intervención quirúrgica para mitigar las molestias del paciente. En especial, cuando el sujeto ha experimentado síntomas graves durante un periodo extenso de tiempo. También puede llevarse a cabo cuando los tratamientos mencionados no han sido efectivos.

De esta manera, se reduce la presión sobre el nervio mediano cortando cuidadosamente el ligamento problemático. Por otra parte, podemos diferenciar entre dos subtipos de cirugías:

  • Cirugía endoscópica. Asimismo, el equipo médico puede utilizar un endoscopio para visualizar el interior del túnel carpiano. A continuación, los especialistas realizan varias incisiones en la zona de la muñeca o en la mano para liberar el nervio.
  • Cirugía abierta. En este caso, los cirujanos llevan a cabo un corte transversal en la mano o en la muñeca y otro menor sobre el ligamento de la zona.

Otros tratamientos

Por norma general, se trata de pautas recomendadas que el paciente debería adoptar para mejorar su calidad de vida. Por ejemplo, evitar realizar ejercicio físico intenso que implique a la extremidad afectada. También es importante mantener una dieta equilibrada y saludable y practicar una actividad física moderada.

El tratamiento más efectivo consiste en hacer hincapié en la prevención. Para ello es importante fomentar el uso de posturas fisiológicas y evitar repetir movimientos para no sobrecargar las estructuras anatómicas. Suele ser una enfermedad molesta, pero raramente llega a ser una patología incapacitante para la vida laboral.

Bibliografía

Te puede gustar