Tomates para reducir el dolor de las venas varicosas

Valeria Sabater · 6 abril, 2020
Aunque los tomates no van a solucionar el problema de las venas varicosas, sí pueden ayudarnos a paliar los síntomas y reducir la inflamación a nivel externo.

Es posible que el enunciado de este artículo te sorprenda. ¿Pueden los tomates ayudarnos a resolver el problema de las venas varicosas? Aunque no van a solucionarlo por completo, lo que sí van a conseguir es reducir la inflamación y el dolor.

Como ya sabes, el problema de las varices más gruesas y llamativas solo puede desaparecer mediante una intervención quirúrgica. Ahora bien, los tomates pueden ser unos buenos aliados si buscamos reducir la presión y bajar la hinchazón. Te invitamos a descubrir toda la información en el siguiente artículo.

Tomates para reducir el dolor y la hinchazón de las venas varicosas

Causas de las venas varicosas

En ocasiones, los remedios más sencillos y naturales pueden ser muy eficaces. Seguro que, en más de una ocasión, has llegado a casa con las piernas cansadas y las varices muy inflamadas.

Las venas varicosas o la insuficiencia venosa se dan tanto en hombres como en mujeres. Los factores que determinan su aparición son múltiples, desde la simple herencia genética hasta los habituales problemas de circulación.

  • Las válvulas unidireccionales en las venas de las piernas impiden que la sangre circule de forma fluida y normal hacia el corazón. De esta forma, no hay un retorno venoso óptimo y las venas se inflaman.
  • La sangre acumulada ocasiona dolor, presión y un molesto hormigueo.
  • Podemos llegar a situaciones más serias, cuando dicha acumulación de sangre ocasiona coágulos y cambios en el color de la piel.

Una vez explicadas las causas de este problema, veamos ahora por qué los tomates pueden ayudarnos a reducir estas molestias.

Descubre: 8 reglas que debes seguir si quieres curar las varices

El tomate es rico en licopeno

El tomate es rico en un tipo de carotenoide llamado licopeno. Este poderoso antioxidante tiene como principal virtud actuar como un excelente antiinflamatorio. 

  • Investigadores del INRA de Marsella (Francia) han realizado diversos estudios donde se concluye que gracias a este tipo de antioxidantes que contienen los tomates se reduce la producción de citocinas y quimiocinas, dos moléculas que propician la inflamación.
  • Los beneficios del licopeno pueden obtenerse bien consumiendo los propios tomates o incluso aplicándolos de forma externa, es decir, sobre la piel.

Los tomates actúan como un anticoagulante

Seguro que más de una vez habrás notado un ligero escozor cuando tocas la pulpa del tomate. Es muy ácido, en especial, sus semillas, ahí es donde se encuentran sus mejores propiedades para aliviar el problema de las venas varicosas.

  • En un artículo publicado en el British Journal of Nutrition se analizaron los beneficios de los tomates para combatir la formación de coágulos, ese problema tan común en personas con problemas vasculares.
  • Las semillas de los tomates y la pulpa de su alrededor contienen una sustancia que actúa como potente antiagregante plaquetario.
  • Así, el consumo regular de tomates, nos ayudaría a evitar la formación de coágulos y mejorar, además, el retorno venoso.

Descubre: Consejos para cuidar la salud del corazón

Remedio con tomates para reducir el dolor de las venas varicosas

Tratamiento con tomate verde.

Puedes utilizar cualquier tipo de tomate, no obstante, existe una variedad de tomate verde muy adecuado para utilizarlo en este tipo de remedios externos. A pesar de que tengan este color están maduros y resultan muy saludables.

Una vez tengas el tomate, deberás seguir los siguientes pasos:

  • Primero, lava bien los tomates y córtalos en rodajitas finitas.
  • A continuación, aplica estas láminas de tomate ahí donde tengas las venas varicosas. Seguidamente, venda la zona para que nuestro remedio pueda llevarse a cabo dejando que la pulpa y las semillas de los tomates reduzcan la inflamación.
  • Evita apretar las vendas. Se trata solo de que sujeten y se mantengan en el lugar correcto.
  • Intenta relajarte al menos 20 minutos o hasta que el «ardor» te lo permita. Piensa que esta pulpa de tomate está actuando como una especie de aspirina externa.
  • Pasados 15 o 20 minutos retira el vendaje y date una ducha en las piernas con agua fría para favorecer la circulación.

Puedes realizar este procedimiento dos veces al día. Notarás un notable alivio y, si te acostumbras a hacerlo de forma regular, mejorarás tu calidad de vida. No obstante, ya sabes que esto es solo un complemento y que nunca va a resolver el problema de las venas varicosas.

Lo mejor que puedes hacer es, de ser posible, acudir al médico para que te dé un tratamiento completo y emplear este remedio como coadyuvante, para ayudarte a aliviar las molestias.

Quizás te interese:  5 claves para las piernas hinchadas por el calor

Recomendaciones complementarias

Avena.

Eleva tu consumo de omega 3 y omega 6. Este tipo de ácidos grasos nos ayudan a combatir la inflamación. Puedes encontrarlos en lo siguientes alimentos:

  • Aguacates
  • Salmón
  • Sardinas
  • Anchoas
  • Nueces

Aumenta también tu dosis de vitamina E. Esta puede ayudar a dilatar los vasos sanguíneos y evitar así la formación de coágulos. No dudes pues en consumir:

  • Perejil
  • Espárragos
  • Kiwis
  • Frutos secos
  • Avena
  • Aceitunas
  • Trigo sarraceno

¿Cómo eliminar las molestias de las venas varicosas?

Como ves, es importante cuidar nuestra dieta, esta puede ayudarnos a reducir las molestias ocasionadas por las venas varicosas. Esta, combinada, con remedios tópicos como este con tomate que te presentamos puede mejorar tu calidad de vida y aliviar las molestias.

Y es que, como has podido comprobar, los compuestos antioxidantes de los tomates pueden ayudar a aliviar la inflamación y fortalecen los vasos sanguíneos. ¡Pruébalo!

También te recomendamos que hagas algunos cambios en tu vida: cuidar tu alimentación, no usar ropa ajustada, elevar las piernas… Trata de seguir nuestras recomendaciones y verás como se reducen las molestias.