Tratamiento tópico y oral para prevenir y tratar las varices

Las varices son una de los problemas más comunes, lo más normal es que aparezcan en las piernas. Es muy importante que lleves una vida saludable y aquí te mostramos un tratamiento tópico y oral para tratar y prevenir las varices.

Las varices no son solamente una cuestión estética que preocupa a muchas personas. Son también el síntoma de una mala circulación que deberíamos tratar lo antes posible para evitar otros problemas de salud.

En este artículo compartimos un tratamiento natural muy completo a nivel tópico y oral para prevenir y tratar las varices de manera efectiva y sin efectos secundarios. 

¿Por qué salen las varices?

Por qué salen las varices

Las varices son el síntoma de que sufrimos una dificultad en el retorno venoso de la sangre que se dirige al corazón. La sangre no avanza como debería y se acumula en las paredes, de modo que las venas se dilatan y aparecen las varices.

Las piernas son la parte del cuerpo donde aparecen con más frecuencia, ya que la situación se complica más por la gravedad. Se dificulta entonces el retorno venoso hacia el corazón.

Hay diferentes grados de varices, ya que en etapas iniciales son finas y sin grosor y aparecen en forma de arañas vasculares. Con el paso del tiempo, si no se pone remedio, las venas se agrandan, oscurecen e incluso toman relieve.

Ver también: 6 maneras de prevenir las varices

Factores de riesgo

Estos factores nos predisponen a sufrir varices:

  • Sobrepeso.
  • Estreñimiento.
  • Anticonceptivos orales.
  • Sedentarismo.
  • Ropa demasiado ajustada y zapatos con tacones altos.
  • Clima.
  • Trastornos hormonales.
  • Embarazo.
  • Predisposición genética.

Tratamiento tópico

Aceites esenciales

Aceites esenciales

Con los aceites esenciales podemos hacer maravillas, ya que se pueden combinar con diferentes productos cosméticos como por ejemplo: con nuestro exfoliante de piernas, con la crema hidratante o con un aceite vegetal.

Los aceites esenciales que más convienen para mejorar la circulación y prevenir las varices son: el de hamamelis, el de castaño de indias o el de ciprés. Con unas gotas es suficiente, ya que en muy poca cantidad concentran muchos principios activos de la planta. 

Cuando nos apliquemos estos productos, aprovecharemos para darnos un masaje siguiendo siempre un movimiento ascendente para facilitar el retorno venoso.

Cepillado en seco

La técnica del cepillado en seco es excelente para favorecer la circulación y el drenaje linfático y nos ayuda a prevenir varices, celulitis, flacidez y estrías. Solamente necesitamos un cepillo con el cual friccionaremos la piel en dirección hacia el corazón. Con unos minutos cada día será suficiente.

Gel de aloe vera

Gel de aloe vera

Algunas personas que tienen varices sufren a menudo de pesadez e incluso dolor en las piernas, sobre todo, después de la jornada cuando llegan a casa. Para aliviar esa sensación, podemos usar gel de aloe vera natural y, si lo deseamos, añadirle unas gotas de aceite esencial de menta, el cual resulta muy refrescante y descongestionante, además de tener un delicioso aroma. La menta proporciona un efecto frío muy agradable en las piernas que podemos potenciar con un buen masaje.

Tratamiento oral

Alimentos rojos

Rojo

El tratamiento oral se basa en una alimentación equilibrada en la que predominan las frutas y los vegetales frescos, en especial los que son de colores rojizos. Estos favorecen la circulación, mejoran el funcionamiento del corazón y también son afrodisíacos:

  • Tomate.
  • Pimiento rojo.
  • Pimienta de cayena.
  • Frutos rojos: fresa, cereza, frambuesa, arándano rojo, etc.
  • Sandía.
  • Granada.
  • Manzana roja.

Te recomendamos leer: Cómo preparar un aceite reafirmante para las piernas

Plantas medicinales

Algunas plantas medicinales pueden mejorar la circulación y ayudarnos a prevenir la aparición de las varices:

  • Hamamelis.
  • Castaño de Indias.
  • Rusco.
  • Ciprés.
  • Romero.
  • Centella asiática.
  • Ginkgo biloba.

Podemos tomar estas plantas medicinales en infusiones o bien en cápsulas o comprimidos, si queremos un efecto más potente y rápido.

Buenos consejos

Buenos consejos

Además del tratamiento tópico y oral podemos seguir estos sencillos y efectivos consejos en nuestra rutina diaria:

  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • No estar sentados más de media hora seguida. Será suficiente con levantarnos durante unos segundos y realizar algún estiramiento de vez en cuando.
  • Por la noche o cuando estemos descansando en casa procuraremos elevar las piernas por encima de nuestro cuerpo con una almohada bajo los pies o bien realizando alguna postura de yoga de inversión.
  • Deberíamos ducharnos con agua tibia y terminar siempre con agua muy fría en las piernas, realizando movimientos ascendentes. También es muy beneficioso alternar temperaturas frías y calientes para activar la circulación.
  • Existen calcetines y medias especiales que realizan una presión para favorecer la circulación.
  • Salir a caminar cada día al menos media hora con ropa cómoda y un buen calzado.