Tratamiento del trastorno por atracón

Daniela Castro 16 junio, 2018
El tratamiento para superar el trastorno por atracón incluye algunas medidas psicoterapéuticas y farmacológicas que ayudan a controlar las conductas compulsivas.

El tratamiento del trastorno por atracón es un complejo proceso en el que deben participar varios profesionales de la salud. Dado que el paciente puede tener continuas recaídas, como ocurre con cualquier adicción, es esencial una completa atención psicoterapéutica.

De igual forma, su objetivo es enseñar la práctica de hábitos saludables como vía para adoptar patrones de alimentación sanos. A su vez, pretende paliar el sobrepeso y obesidad, afecciones estrechamente relacionadas con este problema de conducta alimentaria.

El inconveniente para lograr una intervención oportuna es que los pacientes enfermos sienten vergüenza de su problema o no consiguen aceptarlo. Por eso, es importante que amigos y familiares se informen al respecto y se involucren en el proceso.

¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón es una conducta compulsiva en la cual una persona come grandes cantidades de comida de forma recurrente. Hace parte de las enfermedades de la conducta alimentaria y, de hecho, tiene algunas similitudes con la bulimia.

La diferencia con esta enfermedad es que una persona con trastorno de atracón no intenta compensarlo con ayuno, purgas o ejercicio intensivo. Aunque llega a sentir culpa o miedo a ganar peso, siente constantes impulsos de comer sin control.

También es habitual que el problema se acompañe con síntomas depresivos y crisis de ansiedad. Además, suele venir de la mano con el sobrepeso y obesidad, alteraciones que pueden incidir en patologías como la diabetes, hipertensión y problemas articulares.

Criterios para diagnosticar el trastorno por atracón

  • Ingesta de alimentos en un corto espacio de tiempo (por ejemplo cada dos horas), en cantidades superiores a lo normal.
  • Sensación de perder el control al comer o no poder parar de comer hasta sentir demasiada saciedad.
  • Atracones por lo menos una vez a la semana durante un periodo de tres meses.
  • No hay conductas compensatorias (métodos de purga, ayunos, entrenamiento intensivo).

¿Cómo es el tratamiento del trastorno por atracón?

Las estrategias del tratamiento del trastorno por atracón están centradas en disminuir la cantidad de atracones por día y, de paso, facilitar el control del peso. Ahora bien, dado que comer en exceso tiene relación con los problemas de autoestima, las medidas también se dirigen a este y otros factores psicológicos.

La terapia psicológica ayuda a tratar la esquizofrenia.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia conversacional, se puede llevar a cabo en sesiones individuales o grupales. A través de esta se busca oriental a la persona enferma para que intercambie los hábitos poco saludables por los que le ayudan a reducir los atracones.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Esta terapia tiene el objetivo de ayudar a afrontar los problemas que pueden desencadenar episodios de atracones, como la baja autoestima o la depresión. También ayuda a lograr un mejor control de la conducta y a adaptar los patrones de alimentación.

Psicoterapia interpersonal

Estas sesiones se centran en la relación del paciente con los demás. Su objetivo es mejorar las habilidades interpersonales para establecer mejores vínculos con familiares o amigos. Mediante esto disminuyen los atracones cuyos detonantes son las malas relaciones.

Terapia conductual dialéctica

Agrupa un conjunto de estrategias del comportamiento que aumentan la tolerancia a las situaciones de estrés o frustración. Promueve el control de las emociones y ayuda a ser conscientes del daño que hacen los atracones.

Medidas farmacológicas

El primer medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento del trastorno por atracón moderado o grave es el dimesilato de lisdexanfetamina (Vyvanse). Se trata de un fármaco que también se emplea para el control del trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Contiene componentes estimulantes que pueden causar adicción y dependencia. Asimismo, produce efectos secundarios leves como sequedad de boca a insomnio. No obstante, algunos pacientes desarrollan efectos secundarios más graves. Otros fármacos utilizados en el tratamiento del trastorno por atracón son:

  • Anticonvulsivo topiramato (Topamax): disminuye los atracones pero causa reacciones secundarias como mareos y cálculos renales.
  • Antidepresivos: los conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son de ayuda. Pueden producir dependencia.

Programas conductuales de pérdida de peso

La mayoría de las personas que tienen este trastorno de la alimentación intentan perder peso por su cuenta. Sin embargo, pasando por alto su enfermedad, se enfrentan una y otra vez al fracaso. ¿Por qué no es bueno hacer dietas sin antes controlar el problema?

Los programas de pérdida de peso no se implementan hasta disminuir los atracones, ya que hacer dieta desencadena más ansiedad por comer. Entonces, una vez se considere propicio, los planes para bajar de peso se hacen bajo supervisión médica. El profesional, que suele ser un nutriólogo, diseña un plan acorde a las necesidades de cada uno. Además, ayuda a establecer una relación sana con la comida para evitar recaídas.

Estilo de vida y remedios caseros

Es muy difícil que una persona pueda superar por sí misma esta condición. Sin embargo, como complemento para las demás medidas del tratamiento del trastorno por atracón, se pueden seguir algunos hábitos que ayudan a mejorar el pronóstico.

  • Acudir a todas las sesiones de terapia
  • Seguir al pie de la letra las recomendaciones de la alimentación
  • Evitar realizar dietas sin supervisión profesional
  • Desayunar todos los días
  • Mantener ocultos los alimentos “tentadores”
  • Asegurar un aporte adecuado de nutrientes esenciales
  • Mantener en contacto con familiares y amigos
  • Hacer ejercicio físico regular

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Tener un trastorno de la conducta alimentaria supone un constante riesgo de recaídas debido al contacto diario con la comida. Pero eso no quiere decir que superarlo sea un imposible. A continuación damos algunos consejos finales para enfrentarlo:

  • No aceptar la autocrítica, más bien, relajarse.
  • Identificar las situaciones que pueden influir en las conductas alimentarias peligrosas.
  • Realizar actividades que permitan aumentar la autoestima.
  • Hablar con un familiar o amigo que pueda comprender la situación sin juzgar.
  • Hacer actividades que generen placer, diversión o relajación.

Sentir compresión y apoyo emocional en la lucha contra el trastorno de atracón puede mantener la motivación para superarlo. Por consiguiente, los familiares y grupos de apoyo son claves para afrontarlo y evitar su reincidencia.

Bibliografía

Te puede gustar