Tratamiento y prevención de ciática

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Carlos Fabián Avila
Se recomienda mantener reposo absoluto las primeras 24 horas. Asimismo, procuraremos dormir boca arriba y colocaremos una almohada bajo las rodillas para mejorar la condición

La ciática es la irritación del nervio ciático por compresión del nervio o hernia discal en la zona lumbar o sacra como causas más comunes. Cursa con dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo por todo el recorrido del nervio, es decir, zona lumbar, nalgas, parte posterior del muslo y parte posterior de la pierna, llegando al talón.

Los síntomas pueden empezar con un simple hormigueo y agravarse de repente por una mala postura, cargar excesivo peso, mantener una misma posición mucho tiempo, etc., hasta tal punto que resulte invalidante para caminar o moverse y obligue a mantener reposo.

Si bien el dolor puede llegar a ser severo, la mayor parte de los casos se resuelve en cuestión de semanas con la ayuda de tratamientos no quirúrgicos. ¿Cómo intervenir? ¿Cuáles son las medidas aconsejadas para su rehabilitación?

Tratamiento de la ciática

Existen algunos cuidados básicos que apoyan la recuperación ante el dolor por ciática. Sin embargo, para un adecuado manejo de esta condición, es importante consultar al médico o fisioterapeuta. El profesional podrá determinar un tratamiento apropiado en función de la causa del dolor. Además, podrá evaluar si existe otra condición asociada.

Además de la exploración física, se pueden sugerir pruebas como radiografías, resonancia magnética (RM), tomografía computarizada (TC) y electromiografía, como nos indican desde la Clínica Mayo. Posteriormente, en función del diagnóstico, el tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos: antiinflamatorios, relajantes musculares y tranquilizantes.
  • Fisioterapia: el programa puede incluir ejercicios para corregir la postura y fortalecer los músculos que sostienen la espalda.
  • Inyecciones de esteroides: se emplea solo en casos puntuales, por tiempo limitado debido a los posibles efectos secundarios.
  • Cirugía: es una opción que se reserva solo para casos graves. Por ejemplo, cuando el nervio comprimido provoca una debilidad severa o problemas para controlar los esfínteres.

Ver también: Hernia discal: todo lo que debes saber

Unas manos enseñan varios blisters de medicamentos.

Estilo de vida y cuidados contra la ciática

Para complementar el tratamiento médico de la ciática, podemos considerar algunos cuidados y cambios en el estilo de vida. Estos contribuyen a calmar el dolor y, además, disminuyen el riesgo de complicaciones. Por supuesto, antes de aplicarlos, es conveniente preguntar al médico. Así pues, desde MedlinePlus nos recomiendan:

  • El reposo en cama no se recomienda.
  • En los dos primeros días aplíquese hielo en la zona que duela para bajar la inflamación, los siguientes días, aplíquese calor para mejorar la circulación y recuperación.
  • Puede tomar medicamentos de venta libre como ibuprofeno o paracetamol. Sin embargo, si está tomando otros medicamentos, consulte primero al médico.
  • Cuando el dolor desaparezca, debe estar unas semanas sin realizar ejercicio físico intenso.

Ver también: 5 analgésicos naturales para aliviar el dolor

Prevención de la ciática

Dormir en una posición adecuada

La ciática tiende a repetirse; en tal caso, es primordial acudir nuevamente al médico para que determine la causa. Hay unos consejos básicos para evitar que los ataques agudos se repitan con asiduidad, aunque la prevención varía según la causa del daño al nervio.

  • Duerma en un colchón firme y use siempre almohada para evitar forzar la posición del cuello y columna.
  • Cuando esté de pie, reparta su peso entre las dos piernas, manteniendo la espalda recta.
  • Mantenga la cabeza y los hombros hacia atrás mientras camina.
  • Use zapatos de tacón bajo o talón elevado, evitar los que son totalmente planos.
  • Si está sentado mucho tiempo, apoye la espalda y manténganla recta; las rodillas y la cadera deben estar a la misma altura, usando un taburete para los pies si es necesario.
  • Al levantar un objeto, hágalo con la espalda recta y usando los músculos de las piernas para levantarse.
  • Cuando conduzca, mantenga la espalda pegada al respaldo y si el viaje es largo, descanse cada poco tiempo.
  • Realice ejercicio que fortalezca los músculos de la espalda y zona lumbar como natación, yoga o pilates.

En definitiva, hay varios tratamientos disponibles para paliar el dolor causado por la ciática. Además, algunas medidas preventivas disminuyen el riesgo de su reaparición. En cualquier caso, lo mejor es consultar al médico para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

  • Valat, J. P., Genevay, S., Marty, M., Rozenberg, S., & Koes, B. (2010). Sciatica. Best Practice and Research: Clinical Rheumatology. https://doi.org/10.1111/ijfs.13672
  • Casazza, B. A. (2012). Diagnosis and treatment of acute low back pain. American Family Physician. https://doi.org/10.1136/bmj.332.7555.1430
  • Boyle, K. L., & Demske, J. R. (2009). Management of a female with chronic sciatica and low back pain: A case report. Physiotherapy Theory and Practice. https://doi.org/10.1080/09593980802622677
  • Yavin D, Hurlbert RJ. (2017). Nonsurgical and postsurgical management of low back pain. In: Winn HR, ed. Youmans and Winn Neurological Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 281.
  • Maslo, P. (2001). Las dolencias de la espalda: hernia, lumbago, ciática, tortícolis... Editorial Paidotribo.
  • Fernández, M. P. (2001). Lumbalgia y ciática. Farmacia profesional, 15(7), 54-59.