Tratamiento y prevención de las infecciones urinarias

Además de ser positivo para todos nuestros órganos, el consumo de agua nos ayuda a eliminar toxinas a través de la orina y a evitar la proliferación de bacterias

Las infecciones urinarias se pueden presentar en cualquier momento de nuestra vida y también en cualquiera parte de nuestras vías urinarias; ya sea en la vejiga, en los uréteres, en los riñones o en la uretra.

Por lo general estas infecciones se inician gracias a los gérmenes que ingresan a la uretra y posteriormente van a la vejiga; las infecciones urinarias las contraen con más facilidad las mujeres que los hombres, gracias a que su uretra es de menor tamaño y se encuentra más cerca al ano.

La idea principal el día de hoy de nuestro artículo, es ofrecerles una serie de recomendaciones para prevenir y tratar las molestias y peligrosas infecciones urinarias.

Síntomas antes de propagarse

La infección urinaria no siempre empieza en todo el sistema urinario, antes de propagarse por los riñones y demás estructuras, empieza en otras más específicas, como la vejiga. Aquí los síntomas principales.

  • Orina turbia o con sangre.
  • Orina con olor muy fuerte.
  • Fiebre baja (No todas las personas presentarán fiebre).
  • Ardor a la hora de orinar.
  • Presión en la parte inferior del abdomen, también se puede presentar en la zona lumbar de la espalda.
  • Necesidad de orinar muchas veces seguidas.

Síntomas se la infección se propaga; especialmente a los riñones

  • Escalofrío y temblores.
  • Sudores nocturnos.
  • Fatiga.
  • Fiebre por encima de 38° C.
  • Dolor en la espalda o la ingle.
  • Piel de color rojo.
  • Cambios mentales o confusión. (Generalmente en personas de la tercera edad)
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor en la zona abdominal muy intenso (No siempre).

Algunos factores que pueden incrementar las posibilidades de sufrir una infección urinaria

  • Tener diabetes.
  • Mal de Alzheimer y delirio (en adultos mayores).
  • Problemas para evacuar por completo la vejiga.
  • Incontinencia intestinal.
  • Próstata de tamaño más grande de lo normal, uretra estrecha u otro factor que impida el flujo normal de la orina.
  • Permanecer por mucho tiempo sin realizar actividad física.
  • Embarazo.

Cómo prevenir las infecciones urinarias

Siempre que escuchamos de una enfermedad o patología, por más mínima que sea buscamos la manera de prevenirla a toda costa, y las infecciones urinarias no son la excepción. Te recomendamos que tomes nota de las siguientes recomendaciones.

Mantén una higiene íntima

Siempre que vayas a realizar la limpieza del área genital, es muy importante que tengas en cuenta realizarlo de adelante hacia atrás, para evitar así arrastrar bacterias de la zona rectal a la uretra.

Bebe suficiente líquido

El-agua-en-ayunas

Beber buenas cantidades de líquido, especialmente de agua favorece la diuresis; de ésta forma también limitas la proliferación de bacterias.

Miccionar con frecuencia

Se recomienda vaciar por completo la vejiga; si no queda vacía por completo, se prestará para el crecimiento de gérmenes presentes en este órgano.

Orinar antes y después del coito

Cuando mantienes relaciones sexuales varios gérmenes aprovechan para alojarse en la uretra, pero si orinas después de ellas los podrás eliminar de buena manera.

Evita el uso de espermicidas

Los espermicidas afectan de mala manera el PH de nuestra zona íntima y favorece ampliamente la iniciación de nuevas patologías urinarias.

Tratamiento casero para las infecciones urinarias

Como todo en la vida, las infecciones urinarias tienen solución casera, pero ¡cuidado! El tratamiento casero sólo sirve si la infección fue detectada rápidamente, prácticamente en sus inicios; en caso de que la infección urinaria ya haya avanzado lo suficiente y el tratamiento casero no funciona para nada; se recomienda acudir a un profesional o a tu médico de confianza. A continuación algunas recomendaciones para el tratamiento casero.

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato_de_sodio

Cuando presentes los primeros síntomas de la infección urinaria prepara la siguiente bebida. Toma un vaso con 125 ml de agua, luego disuelve en él ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio.

Toma primero dos vasos de agua normal y luego bebes el que contiene bicarbonato.

Bebe suficiente agua

El agua es un purificador por excelencia y en este caso beber abundantes cantidades de agua a diario, nos ayudará a eliminar más gérmenes de nuestra vejiga; despejando así nuestras vías urinarias.

Jugo de arándano

Estudios afirman qué, el jugo de arándano contribuye a que las bacterias no se peguen o adhieran a las paredes del tracto digestivo, lo cual contribuye a que sean eliminadas más fácilmente.

Agua de coco

El agua de coco es muy efectiva para eliminar las impurezas de los riñones; por otra parte el aceite de coco es un efectivo antibacteriano que puede llegar a matar la bacteria E. Coli, aun cuando se ha hecho resistente a los antibióticos.

Te puede gustar