Tratamientos caseros para cuidar las uñas

Daniela Castro · 21 enero, 2019
Para poder cuidar las uñas no solo es necesario hidratarlas con aceites esenciales, cremas y ungüentos varios. También es necesario mantener una buena alimentación y rutina de higiene adecuada. 

Cuidar las uñas debería encontrarse entre las prioridades a menudo y no solo cuando se desea causar una buena impresión. Y aunque por ‘cuidar’ se suele entender cortarlas y pintarlas, en realidad, implica mucho más que eso.

Realmente somos muy poco conscientes de los expuestas que están las uñas a todo tipo de agresiones, como las sustancias químicas de los productos de limpieza. Por ello, aplicar una capa de pintura, no basta para que estén saludables. 

Hoy en día hay una amplia variedad de productos que pueden utilizarse para el cuidado de las uñas. Sin embargo, la mejor opción siempre será nutrirlas y fortalecerlas a profundidad con ingredientes naturales.  De esta manera, se evita la sobreexposición a químicos y se evitan múltiples reacciones secundarias indeseadas.

Aspectos a considerar

  • Los siguientes tratamientos caseros son una ayuda para cuidar las uñas sanas. En su mayoría, están conformados por alimentos con propiedades antimicrobianas, por ejemplo.
  • En caso de que haya alguna infección, lo más conveniente es acudir al médico y seguir sus indicaciones.
  • Bajo ninguna circunstancia se debe prescindir de la ayuda profesional de haber alguna complicación.
  • Si se desea complementar el tratamiento pautado por el médico con alguna opción natural, se deberá consultar primero con el profesional.

1. Ajo y aceite de oliva

Mascarilla de ajo y aceite de oliva

El tratamiento hidratante de ajo y aceite de oliva es un buen complemento para mantener las uñas fuertes libres de agentes infecciosos y bien humectadas.

Los compuestos sulfurosos del ajo, unidos con los ácidos grasos del aceite de oliva, actúan sobre la estructura de la uña, la hidratan y previenen el quiebre. Además, ambos ingredientes inhiben el crecimiento de los hongos y bacterias, evitando así las infecciones.

Para prepararlo, solo es necesario tener a mano un diente de ajo crudo, triturarlo y luego mezclarlo con un poco de aceite de oliva (unos 10-15 g aproximadamente). A continuación, se frota la mezcla sobre las uñas con un masaje suave y se deja actuar uno 20 minutos.

Cabe destacar que, para que este tratamiento tenga efecto, es necesario repetirlo unas tres veces a la semana, como mínimo.

Descubre: 8 formas de utilizar aceite de oliva como producto de belleza natural

2. Infusión de cola de caballo

Los minerales contenidos en la infusión de cola de caballo son útiles para fortalecer las uñas, ya que ayudan a endurecerlas. También ayuda a contrarrestar los efectos de las agresiones ambientales.

Para aprovechar tales beneficios, es necesario preparar a diario la infusión de cola de caballo bien concentrada y sumergir los dedos en ella durante 15 minutos.

3. Vinagre blanco y aceite de árbol de té

Vinagre blanco

La mezcla de vinagre blanco y aceite de árbol de té es ideal para mantener las uñas libres de hongos, pues ambos ingredientes cuentan con propiedades antimicóticas. Para prepararlo, solo será necesario diluir unas cuantas gotas de aceite de árbol de té en agua y mezclarlas con vinagre blanco.

Se recomienda colocar el líquido en un recipiente con pulverizador para facilitar su uso. Ahora, lo más recomendable es rociarlo sobre las uñas, todos los días.

Descubre: 6 usos espectaculares que le puedes dar al vinagre blanco

4. Vitamina E

Es bien sabido que una de los nutrientes más importantes para la salud de las uñas, el cabello y la piel es la vitamina E. Así que, para conseguir unas uñas más fuertes y largas en poco tiempo, se puede tomar una cápsula y frotar el aceite de vitamina E con un masaje suave, a diario. 

Más tips para cuidar las uñas

Además de los elementos mencionados, se puede aplicar a diario un poco de aceite de coco, almendras o ricino para hidratar a profundidad las uñas y conseguir que estén sanas y fuertes. Ahora bien, esto solo debe realizarse sobre las uñas sanas, ya que en caso de infección, habrá que emplear otros tratamientos.

Para cuidar las uñas también es necesario mantener una buena alimentación así como evitar morderlas y manipular sustancias potencialmente dañinas sin guantes. Por otra parte, hay que evitar rasgar y cortar directamente con las uñas.