Tratamientos para várices, naturales y caseros

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 14 noviembre, 2018
¿Qué son las várices? ¿Cómo tratarlas? Conoce tratamientos para várices naturales y caseros que te ayudarán a mejorar las várices existentes y prevenir la aparición de nuevas. Son simples cambios de hábitos saludables.

Las venas varicosas además de ser antiestéticas pueden ser dolorosas. Por esta razón, aquí te explicamos qué son las várices y te recomendamos tratamientos para várices que te ayudarán a retrasar su desarrollo o aliviar cualquier malestar.

¿Qué son las várices?

Las várices son un problema vascular, particularmente en las venas que son los vasos sanguíneos que llevan la sangre de todo el cuerpo hacia el corazón.

Las venas de las piernas, al llevar la sangre hacia el corazon, tienen que vencer la fuerza de gravedad. Dentro de las venas hay válvulas que funcionan en una sola dirección: se abren para dejar pasar la sangre y luego se cierran para impedir que vuelva.

Si estas válvulas se debilitan o se lesionan, la sangre puede volver atrás y acumularse en las venas. Si esto sucede, las venas se hinchan. Estas venas hinchadas se llaman várices.

Lee también: Los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas

¿Quiénes tienen más riesgo de tener várices?

Exiten algunos factores que pueden aumentar el riesgo de la aparición de várices, entre ellos:

  • Antecedentes familiares: Casi la mitad de las personas con várices tienen antecedentes familiares de este problema.
  • Edad avanzada: Los cambios propios de la edad pueden hacer que las válvulas de las venas se debiliten y no funcionen bien.
  • Género: Las várices son más frecuentes en las mujeres que en los hombres.
  • Embarazo: Durante el embarazo, el feto ejerce presión sobre las venas de las piernas de la madre.
  • Sobrepeso u obesidad: El sobrepeso o la obesidad pueden ejercer presión adicional en las venas, y dar origen a várices.
  • Falta de movimiento: Estar de pie o sentado por mucho tiempo, especialmente con las piernas dobladas o cruzadas, puede aumentar el riesgo de presentar várices.
tratamientos para varices

Tratamientos para várices

Aunque la formación de várices no se puede prevenir, sí se puede evitar que empeoren o retrasar la formación de nuevas várices.

A continuación te sugerimos tratamientos para várices que son naturales y caseros. Son pequeños cambios de hábitos que ayudarán a verte y sentirte mejor.

Muévete

Aunque el ejercicio no puede prevenir las várices, la actividad física puede disminuir los síntomas ya que mejora la circulación y tonifica los músculos. Esto evita que la sangre se acumule en las venas.

Casi cualquier ejercicio que ponga en movimiento las piernas es importante. Por  ejemplo, andar en bicicleta, tomar una clase de aeróbicos, caminar o correr, subir las escaleras en el trabajo o en casa. Todos estos son buenos tratamientos para várices que ya aparecieron, o para evitar el avance de otras.

Baja de peso

Healthy slimming diet

Tener un exceso de peso hace que la mayoría de las personas sean menos activas, lo que significa que los músculos de sus piernas trabajen menos.

Como resultado, el bombeo de la sangre desde las piernas hacia el corazón en las personas con sobrepeso por lo general es menos eficiente.

Come una dieta balanceada

Básicamente, una dieta balanceada ayudar a mantener un peso adecuado, y eso reduce la presión sobre las venas. Además, previene enfermedades cardiovasculares que pueden afetcar la circulación sanguínea.

Es decir que los buenos tratamientos para várices deben incluir una dieta saludable y balanceada.

Toma un descanso si estás de pie

Cuando estás de pie un rato largo, la sangre en las venas de las piernas hace un largo viaje cuesta arriba contra la fuerza de gravedad. Además, al no estar en movimiento, los músculos no se contraen y relajan, en consecuencia no colaboran con las venas.

Como resultado, la sangre tiende a acumularse en las piernas, lo que lleva al desarrollo de venas varicosas. Si es posible, toma descansos frecuentes para caminar o, preferiblemente, siéntate con los pies en alto.

Y cuando estés de pie en un lugar, cambia tu peso de una pierna a la otra. También, de vez en cuando levántate en puntas de pie, así los músculos de las piernas se contraerán y ayudarán a empujar la sangre hacia el corazón.

Eleva las piernas

Eleva los pies por encima del nivel del corazón. Es una manera de utilizar la gravedad para ayudar a mover la sangre desde los pies hacia el corazón.

elevar piernas tratamiento para várices

Así, túmbate en un sofá y apoya los pies en el brazo, o pon tres o cuatro almohadas debajo de ellos. O túmbate en el suelo y descansa los pies en una silla o en la pared. Trata de elevar las piernas durante diez minutos una vez cada hora.

No te sientes por mucho tiempo

 

jk_Chaussures

¡No cruces las piernas! Estar sentado mucho tiempo y cruzar las piernas puede ralentizar la circulación desde y hacia tus piernas. 

Las rodillas flexionadas y las caderas en el asiento complican y retrasan el retorno de la sangre al corazón. Así que si estás sentado mucho tiempo, es importante que te levantes y estires las piernas de vez en cuando. 

Lo mismo puede suceder si te sientas en una silla con un asiento que es demasiado profundo para tu longitud de pierna. El borde delantero de la silla se clava en la parte posterior de las rodillas y comprime los vasos sanguíneos.

Mientras estás sentado realiza ejercicios para aumentar el flujo.

Usa ropa cómoda

Evita los pantalones u otras prendas que te queden apretados en la cintura o en la ingle, ya que pueden restringir el flujo de sangre en estos puntos de circulación importantes.

Asimismo, usa calzado cómodo y evita los tacones altos. Los zapatos de tacones más bajos pueden servir para tonificar los músculos de la pantorrilla. Los músculos tonificados ayudan a la sangre a circular mejor por las venas.

Duerme con los pies elevados

¡Duerme con los pies elevados! Para aquellos con inflamación crónica en las piernas puede ayudar el poner unas almohadas debajo de tus pies mientras estás durmiendo.

¡Duerme con los pies elevados! Dormir con almohadas debajo de tus pies ayuda al tratamiento para várices y reduce la inflamación de las piernas.