Algunos tratamientos de la diverticulitis

La diverticulitis es una enfermedad de sumo cuidado. Consumir una dieta rica en fibra y tomar suficiente agua es parte del tratamiento. Evite llegar a una intervención quirúrgica.

Los divertículos son pequeñas protuberancias en forma de saco que se pueden formar en el revestimiento del aparato digestivo. Sin embargo, a veces, uno o más de los sacos se pueden inflamar o infectar. Esa afección se conoce como «diverticulitis».

En este artículo te daremos algunos consejos y tratamientos alternativos que puedes seguir para ayudar a aliviar sus síntomas. Recuerda que es muy importante consultar con tu médico, y seguir al pie de la letra sus indicaciones.

El cuerpo siempre debe estar en constante cuidado. Es importante sumar cada vez más hábitos que permitan mantener la calidad de vida y así evitar contratiempos.

Cuando de la salud se trata, no se puede titubear, mucho menos descuidar los detalles, por eso siempre debe comunicar cualquier situación que considere preocupante a su médico de confianza.

Como mencionamos, anteriormente, uno de los padecimientos a los que no debe dejar de prestarle atención es la diverticulitis. Su punto de concentración, el intestino grueso, puede pasar de ser un mal menor a uno de magnitudes letales; por eso se recomienda hacer todo lo posible por respetar las costumbres alimenticias que evitan el desarrollo de esta enfermedad.

Cómo tratar la diverticulitis

brocoli

La misión del tratamiento contra la diverticulitis es prevenir que los sacos formados (divertículos) causen dolencias al organismo.  En ese caso, el especialista debe invitar al paciente a seguir distintos procesos.

Un punto muy importante es la alimentación. Lo prioritario es cumplir al pie de la letra una dieta rica en fibra. De hecho, para prevenir la enfermedad y evitar males mayores, es recomendable el consumo de frutas, vegetales y granos.

Se sugiere incrementar la ingesta de alimentos ricos en fibra de forma gradual para adaptar al cuerpo y así eliminar las probabilidades de sufrir dolor abdominal. Esto si la enfermedad aún no ha alcanzado un alto nivel de gravedad.

Entre los alimentos que suelen ser de ayuda frente a la difícil situación están las coles, especialmente, el brócoli, papas, pan integral y manzanas también suman en el aspecto positivo.

¿Qué es una dieta para la diverticulitis?

El objetivo de esta dieta es reducir la posibilidad de desarrollar diverticulosis. Una dieta para diverticulitis es básicamente una dieta alta en fibra. Una dieta normal también debe ser alta en fibra. Sin embargo, la dieta habitual contiene menos fibra de lo que se considera saludable.

El objetivo de una dieta para diverticulosis es incrementar la cantidad de fibra en su dieta. La dieta del promedio incluye solamente de 12 a 15 gramos (g) de fibra al día. Se recomienda un total de 20 a 35 gramos de fibra en la dieta diaria. Debe aumentar gradualmente la fibra en su dieta.

Si la incrementa con demasiada rapidez puede provocar gas abdominal y diarrea. El incremento de la fibra debe ayudar al paso del alimento digerido a través de su intestino. Permitirá evacuaciones más normales y reducirá el dolor abdominal. Además de incrementar la fibra en su dieta, y aunque no se ha demostrado se recomienda evitar comer alimentos que puedan tapar los orificios de los divertículos, como palomitas de maíz, uvas o pasas con pepa, grano entero de maíz y maní.

Hay varios alimentos que aportan fibra.

Tratamientos para diverticulitis

La diverticulitis suele presentarse en dos fases, para ello la dieta para diverticulitis debe adaptarse a los síntomas.

Fase aguda

  • Evita las proteínas de la leche (leche, yogures y queso) y el gluten (presente en todos los cereales excepto en el maíz y en el arroz) pues, con frecuencia agravan los síntomas.
  • Evita: alcohol, café, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), hidratos de carbono refinados, grasas desfavorables (saturadas y trans), aditivos, colorantes y conservantes, alimentos procesados o muy elaborados.
  • Sigue una dieta pobre en residuos. Evita alimentos con mucha fibra: cereales integrales, legumbres, verduras, hortalizas, frutas y carne fibrosa. Procura no ingerir alimentos con semillas (tomate, kiwi, fresas, pan de cereales…) o quítalas antes de comerlos.
  • Evita irritantes: condimentos picantes, café, té, coca cola, alcohol…
  • No tomes líquidos a temperaturas muy frías o muy calientes.
  • Come tranquilo/a sin discusiones ni tensiones.
  • Mastica bien los alimentos y reposa después de las comidas.

Fase de mantenimiento

Cuando la fase aguda se controla, es necesario prevenir otro brote mediante la regulación del tránsito intestinal.

Aproximadamente el 80% de las células del sistema inmunitario se localiza en el intestino. Por ello es importante cuidar la microbiota (antes denominada flora intestinal), que ejerce una barrera de defensa activa contra los microorganismos y regula el tránsito intestinal.

Consume alimentos ricos en probióticos, pues las bacterias que forman la flora intestinal trasforman los hidratos de carbono solubles en ácidos grasos de cadena corta que sirven como alimento a las células epiteliales del intestino (enterocitos) y las reparan en caso necesario.

En tu dieta para diverticulitis conviene aumentar el consumo de espárragos, espinacas, remolacha, queso de cabra, manzana rallada, cebolla y aceite de oliva de primera presión en frío, que aportan prebióticos.

Otras recomendaciones

Establece un horario fijo de 5-6 comidas:

  • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa e hidratos de carbono.
  • Tres comidas principales y dos/tres tentempiés.
  • No dejes pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
  • No dejes pasar más de 4-5 horas entre comidas.
  • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarte, debes tomar un snack (tipo media mañana o merienda).

Atención a las medicinas

Problemas relacionados con los medicamentos (PRM)

Te recomendamos leer: 5 remedios para bajar la fiebre sin necesidad de medicamentos

En ocasiones se puede recomendar también un suplemento que contenga fibra. De apuntarse a esta alternativa como la solución, es normal que el doctor pida a la persona consumirla tres veces al día, dado que las dosis de dichos suplementos le otorgan al cuerpo máximo 10 gramos.

  • Stollman NH, Raskin JB. Diagnosis and management of diverticular disease of the colon in adults. Ad Hoc Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology. Am J Gastroenterol 1999;94:3110-21.
  • Rocco A, Compare D, Caruso F, Nardone G. Treatment options for uncomplicated diverticular disease of the colon. J Clin Gastroenterol 2009;43:803-8.
  • D’Inca R, Pomerri F, Vettorato MG et al. Interaction between rifaximin and dietary fibre in patients with diverticular disease. Aliment Pharmacol Ther 2007;25:771-9.
  • Latella G, Pimpo MT, Sottili S et al. Rifaximin improves symptoms of acquired uncomplicated diverticular disease of the colon. Int J Colorectal Dis 2003;18:55-62.