Tratamientos de las lesiones vasculares

23 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
Las lesiones vasculares en la piel son todo un reto para el médico especialista. Algunas de estas alteraciones se encuentran en áreas visibles y son un gran estigma para el propio paciente. ¿Cómo se tratan?

Hoy en día, la tecnología láser es el gold estándar para el tratamiento de las lesiones vasculares. Ha dejado muy atrás a prácticas como la escleroterapia, que consiste en la inyección de una solución en el vaso que se quiere tratar.

El post tratamiento de este último, requiere de mas cuidados de los que hoy en día se llevan a cabo tras una sesión de láser. ¿Te interesa saber más al respecto? A continuación hablaremos de los beneficios que ha traído el láser para diversas patologías de la piel.

Causas de las lesiones vasculares

Casi el total de las personas tienen en su cuerpo alguna manifestación de tipo mancha en la piel. Estas lesiones pueden ser vasculares o pigmentarias. Son el acumulo de vasos sanguíneos que se originan por varios factores, como los que comentamos a continuación:

  • Daño solar.
  • Envejecimiento propio de la piel.
  • La ingesta de algún tipo de medicamento.
  • Estado de gravidez.
  • Causas congénitas.
Lesiones vasculares
El daño solar y el proceso de envejecimiento son factores que influyen en la aparición de lesiones vasculares.

Lee también: ¿Por qué aparecen las manchas de nacimiento?

¿Como actúan los láseres contra las lesiones vasculares?

Gracias a la llegada del láser vascular y su constante perfeccionamiento, se ha permitido que los pacientes mejoren su calidad de vida, al brindarles tratamientos no ablativos y ambulatorios.

La tecnología láser se basa en el principio de calentamiento selectivo y cierre posterior de los vasos sanguíneos.  Este calor se produce por la transformación de la energía que provocó la absorción de la luz emitida por el láser.

Permite tratar con mucha precisión y seguridad este tipo de lesiones, al reducirlas o eliminarlas, sin dañar el tejido circundante. La eliminación completa de la lesión tratada puede tardar varios meses. Depende de el tamaño y el alcance de la patología vascular, y de la cantidad de vasos sanguíneos tratados.

Lesiones vasculares posibles de tratar

Las lesiones vasculares, varicosidades o también llamadas arañas vasculares, que se presentan sobre todo en los miembros inferiores, son una patología que se observa con frecuencia en los adultos. Las mujeres las presentan con mayor asiduidad y, por una cuestión estética, son quienes concurren a la consulta con el profesional.

Quizás te interese: Tratamientos para las venas varicosas

Principales ventajas del uso del láser

  • Tratamiento no quirúrgico, poco invasivo. Esto quiere decir que no es necesario un contacto directo con la zona que se quiere tratar.
  • Muy rápido, en tan solo 30 minutos de sesión.
  • Seguro y eficaz para una problemática estética tan habitual.
  • No incapacita al paciente para realizar sus tareas habituales y puede maquillarse en caso que lo requiera.
  • No resulta necesario realizar vendajes compresivos sobre la zona intervenida.
  • En una misma sesión se puede tratar toda la pierna o la totalidad del cuerpo.
  • Tiene un riesgo bajo de hipopigmentaciones al interferir muy poco con la melanina.

¿Existen efectos secundarios?

No suele tener complicaciones, pero los principales efectos secundarios suelen ser la presencia de quemaduras de primer y segundo grado, las cuales desaparecen sin dejar secuela alguna en un período de dos a tres semanas.

Aquellas pigmentaciones hemosideróticas van a requerir de más tiempo y sesiones para su desaparición pero, de igual forma, se eliminan con el tiempo.

Luego de la sesión, puede observarse en la piel un ligero edema o eritema como resultado de la práctica médica. Ambos desaparecen en un corto lapso.

Tratamientos de las lesiones vasculares
En caso de lesiones vasculares, el tratamiento más atractivo es el láser. Es innovador y deja pocas secuelas.

¿Es doloroso el tratamiento?

Durante el procedimiento el paciente puede sentir una leve molestia, que puede ser evitada con la colocación previa de alguna crema anestésica en la zona. 

Recomendaciones posteriores a la sesión

  • Dejar pasar un tiempo prudencial de 3 a 4 semanas antes de realizar el tratamiento si el paciente ha estado expuesto al sol en los últimos días.
  • Lo ideal es no usar ropa muy apretada.
  • No exponerse a duchas muy calientes, piscinas, estufas, saunas, o realizar ejercicio físico en las horas previas al procedimiento. Esto evitará la vasodilatación.
  • No exponerse al sol, y en caso de hacerlo, usar factor de protección solar elevado hasta que la zona de la lesión tratada recupere la tonalidad normal. Tampoco se aconseja exponer la piel tratada al sol, sin una debida fotoprotección, durante el primer verano tras el tratamiento.

Hay que tener en cuenta que no es un tratamiento definitivo de por sí, ya que si mantienes malos hábitos, tienes predisposición genética o llevas una vida sedentaria, entre otros factores, es muy probable que nuevas lesiones vasculares surjan.

  • Jahnke MN. Vascular Lesions. Pediatr Ann. 2016;45(8):e299‐e305. doi:10.3928/19382359-20160720-08
  • Astner S, Anderson RR. Treating vascular lesions. Dermatol Ther. 2005;18(3):267‐281. doi:10.1111/j.1529-8019.2005.05025.x
  • Elluru RG. Cutaneous vascular lesions. Facial Plast Surg Clin North Am. 2013;21(1):111‐126. doi:10.1016/j.fsc.2012.11.001
  • Railan D, Parlette EC, Uebelhoer NS, Rohrer TE. Laser treatment of vascular lesions. Clin Dermatol. 2006;24(1):8‐15. doi:10.1016/j.clindermatol.2005.10.026