Tratamientos naturales para la tos nocturna

Si padecemos de tos nocturna, es muy importante que bebamos mucho líquido, preferiblemente caliente o tibio, para hidratar la garganta y ayudar a eliminar el exceso de mucosidad. Los zumos de fruta además nos aportarán vitaminas.

Si bien la tos puede aparecer en cualquier momento del día, es preciso que seamos precavidos sobre todo cuando se produce por las noches. En el siguiente artículo, encontrarás tratamientos naturales para la tos nocturna y algunos consejos para aliviarla.

Tos nocturna: qué saber

Seguro te habrá pasado de estar enfermo y que por la noche te “ataque” un episodio de tos que no puedes detener con nada. Quizás hayas estado durmiendo o no, pero la tos se hizo más continua y fuerte.

La noche es el momento crítico para el catarro porque la congestión empeora y se agudizan los síntomas. A la hora de ir a la cama, es probable que tosas más que durante el día, cuando estás haciendo otras actividades.

La razón principal por la cual la tos nocturna es más acentuada que la diurna tiene que ver con la posición. Si estamos tumbados o acostados, las vías respiratorias se obstaculizan. Las consecuencias de esto son:

  • Irritación en la garganta.
  • Falta de descanso por despertarse a cada rato.
  • Molestias para las personas que viven o duermen cerca.
  • Posibilidad de ahogarse con la saliva o las flemas.

¿Cómo tratar o evitar la tos nocturna?

Presta mucha atención a los siguientes consejos y recomendaciones para que la tos no te moleste por las noches, o bien que sea menos aguda.

Zumo de limón y miel

Descubre la cura del limón para depurar y mejorar tu salud

Ingredientes

  • 1 vaso de agua templada (200 ml).
  • El zumo de 1 limón.
  • 1 cucharadita de miel.

Preparación

El único paso consiste en mezclar bien todos los ingredientes y bebe de a sorbos antes de ir a la cama. Así, disfrutarás de las propiedades sedantes y suavizantes de las mucosas y vías respiratorias. Además, el limón aporta vitamina C, que mejora las defensas y es un gran antiséptico y antibacteriano.

Por su parte, la miel es antiséptica y antioxidante, además de servir para aclarar la garganta. Si quieres, puedes añadir una bolsa de té en lugar de agua sola.

Se cree también que este remedio casero para la tos nocturna, al ser dulce y caliente, provoca una mayor secreción de saliva que “limpia” el moco de las vías áreas.

Te recomendamos leer: 6 mascarillas caseras con miel de abejas

Gárgaras de agua y sal

Usos-cosmeticos-sal

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal gruesa (5 g).
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).

Preparación

  • Mezcla los ingredientes en un vaso.
  • Coloca en la boca y haz gárgaras.
  • Recuerda que no tienes que tragar el agua. Deséchala una vez que hayas terminado.

Caramelos

Consumir caramelos duros (pueden ser de miel, de menta, etc.) sirve para refrescar la boca y la garganta. No obstante, eso no es todo: también ayudan a aumentar la cantidad de saliva que, como ya se indicó, ablanda las mucosidades y flemas.

Ajo y cebolla

Ajo

Estos dos vegetales tienen un gran poder antiséptico y antibacteriano, que permite eliminar cualquier virus o bacteria que esté provocando la tos. Además de consumirlos crudos en tus comidas, se aconseja hacer un caldo de la siguiente manera:

Ingredientes

  • ½ cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • Cantidad necesaria de agua.

Preparación

  • Coloca todo en un cazo y calienta.
  • Filtra y bebe como si fuera un té o una sopa.

Hay que aclarar que es muy probable que no te agrade tanto el sabor de este remedio. Por eso, puedes añadirle unas gotas de limón. Debes consumirlo antes de ir a la cama.

Bebidas y líquidos

Si la tos nocturna es frecuente, es necesario dejar una botella con agua siempre al lado de la cama, para los episodios en la madrugada. También se aconseja beber más cantidad de agua o líquidos durante el día.

Las infusiones de hierbas, los zumos naturales de frutas y el agua mineral son las alternativas más aconsejadas. Algunas opciones de té que te pueden ayudar son el de anís, el té verde y el de hinojo.

Si bien es más probable que la tos aparezca en invierno, muchas personas también la sufren durante los meses estivales. En vez de consumir el té caliente, se puede filtrar en una botella y llevarla a todos lados para beber durante el día. Esta, además, es una gran manera de evitar la deshidratación.

Leche

Leche

Este remedio tiene sus controversias, debido a que para muchas personas los lácteos son sinónimo de aumento de la mucosidad. Sin embargo, en el caso de que no seas intolerante o cuando consumirlos no tenga esos efectos en ti, puedes disfrutar de una taza de leche caliente o tibia endulzada con miel un rato antes de dormir. Te ayudará a conciliar el sueño, y también a relajar la garganta.

Lee también: ¿Conoces la leche de alpiste? Descubre varias razones para empezar a tomarla

Hábitos para evitar la tos nocturna

Más allá de aprovechar las bondades de los remedios naturales para la tos nocturna, puedes acondicionar la habitación para que sea más “benéfica” con tu problema. En este sentido, se recomienda:

  • Instalar un humidificador: Muchas veces, la tos aparece cuando el ambiente está muy seco. Con este aparato, no solo mejorarás la humedad de la habitación sino que, además, evitarás la proliferación de ciertos virus y bacterias.
  • Poner cojines adicionales: Como la tos en la noche empeora por la posición del cuerpo, trata de que eso no sea un inconveniente. Puedes dormir con más cojines para levantar la cabeza y el torso. Así, los pulmones y la garganta estarán elevados con relación al resto del cuerpo, lo que reducirá el drenaje de mucosidad hacia la garganta que activa el reflejo de toser.

evitar-la-tos-nocturna

  • Elevar la cama: Si no te es muy cómodo dormir con cojines extra, puedes poner unos tacos en las patas de la cabecera de la cama. El efecto es el mismo, y quizás evites dolores en el cuello o espalda.

Con estos sencillos remedios y recomendaciones, podrás paliar un poco las molestias que ocasiona la tos nocturna y, como consecuencia, descansar mejor. Por supuesto, la consulta con un médico es más que aconsejable si los síntomas son intensos o si se prolongan en el tiempo.