Tratamientos naturales para combatir la depresión

Thais Guillén Otero·
04 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
28 Febrero, 2019
Entre otras alternativas, el ejercicio físico es una de las pautas que puedes seguir para combatir la depresión.
 

Ante los múltiples factores que pueden influir en nuestro estado de ánimo, conocer las estrategias que podemos seguir para combatir la depresión se presenta como la primera clave para favorecer el bienestar emocional.

A su vez, solicitar ayuda profesional resulta imprescindible si el malestar es persistente y causa una gran interferencia en el funcionamiento cotidiano.

Sigue leyendo este artículo y conocerás algunos remedios naturales para abordarla.

¿Por qué nos deprimimos?

La depresión es un trastorno emocional que se caracteriza sobre todo por el decaimiento y la tristeza profunda. Entre los desencadenantes que se asocian con mas frecuencia a estos síntomas figuran los siguientes:

  • Predisposición genética.
  • Trauma por accidente, violación o tragedia.
  • Muerte de un ser querido.
  • Estrés.
  • Decepción sentimental.
  • Problemas laborales y/o económicos.
  • Abuso de sustancias tóxicas (alcohol y/o drogas).
  • Malas rachas en la vida o crisis vitales.

De hecho, como vemos, el estrés también afecta a la salud psicológica, por lo que aprender a manejarlo es parte del camino a seguir.

En este sentido, una investigación del grupo de Matthew J. Zawadzki obtiene resultados reveladores.

Remedios naturales para combatir la depresión

Remedio 1: comer plátanos o bananas

Aunque no existe evidencia científica que respalde su eficacia, comer bananas es un remedio que se emplea de manera popular en casos de depresión.

En cualquier caso, el plátano contiene diferentes vitaminas (A, C, E y del grupo B) y minerales (potasio, calcio y fósforo) necesarios para el organismo, por lo que incluirlo en nuestra dieta es, a su vez, una decisión saludable.

 

Leer más: Torta de plátanos y avena sin harina ni azúcar

Remedio 2: macerado de ajos

Esta mezcla se usa con frecuencia para combatir la depresión. No obstante, no se dispone de hallazgos consistentes que demuestren su efecto en la reducción de los síntomas.

Si deseas prepararlo, estos serían los ingredientes:

  • Ajos frescos.
  • Vinagre de manzana.
  • Agua mineral.
  • Miel.

Pela los ajos y pícalos en trozos. Colócalos en un recipiente de boca ancha que puedas cerrar y cúbrelos con el vinagre y el agua que añadirás a partes iguales.

Luego añade la miel y cierra el bote. Debes conservarlo en un lugar fresco y oscuro durante al menos una semana, removiéndolo cada día.

Para terminar filtra el macerado mediante un paño de muselina o lino y almacénalo en un recipiente hermético.

Remedio 3: deléitate con el chocolate negro

Las pruebas no son firmes al respecto, pero de manera tradicional se consume chocolate negro en los estados de desánimo.

Si eres de los que se pierde por el chocolate, es también una opción tomarlo como un estímulo en esos momentos más difíciles.

Descubre: 5 grandes y curiosas razones para consumir chocolate negro

Remedio 4: jarabe de aloe y miel

Cuando la melancolía te invada, cuando sientas que no te quedan energías, este sirope puede ser una interesante alternativa.

A pesar de que no hay estudios que certifiquen su capacidad para actuar sobre la depresión, la receta común incorpora pencas de Aloe vera (sábila) y miel.

Para prepararla primero quítale las espinas a la sábila. Después lávala y extrae la pulpa.

 

Luego coloca la miel y el Aloe en la batidora y continua hasta obtener una bebida cremosa.

Vierte la mezcla en un recipiente y guárdalo en un lugar fresco.

Otros remedios para combatir la depresión

Además de las soluciones anteriores, existen otras estrategias que se basan sobre todo en cambiar los hábitos que configuran nuestro estilo de vida. Veamos algunos de ellos.

Remedio  5: reduce el consumo de azúcar

Como sugiere un estudio del University College de Londres, una ingesta más reducida de azúcar se asocia a una mejor salud psicológica.

En dicho trabajo se observa que los componentes de las bebidas dulces provocan consecuencias a largo plazo en el bienestar emocional.

Los alimentos que comemos representan, por tanto, una condición primordial en la que podemos hacer mucho para cuidarnos.

Tal vez te interese: Cuáles son los motivos por los que debemos empezar una dieta saludable

Remedio 6: realiza ejercicios físicos

El sedentarismo es la base de graves problemas como la obesidad, la diabetes o los trastornos cardiovasculares.

Por su parte, revisiones como la realizada por José Luis Trejo y su equipo destacan cómo el ejercicio físico puede influir sobre el estado de ánimo.

De nuevo, comprobamos que la modificación de algunas rutinas, como es en este caso nuestro nivel de actividad, se presenta como una circunstancia elemental.

Reflexiones sobre cómo combatir la depresión

Aunque haya acontecimientos que escapen a nuestro control, sigue habiendo algunas alternativas que pueden ayudarnos a encontrarnos mejor.

 

Además, es importante recordar que pequeñas variaciones en las actividades cotidianas llegan a significar un gran avance en nuestras emociones y bienestar.

Ante el desánimo, recuerda estas claves y, por supuesto, no dudes en pedir ayuda si lo necesitas. 

  • Ferrer-Cascales, R., Albaladejo-Blázquez, N., Ruiz-Robledillo, N., Clement-Carbonell, V., Sánchez-SanSegundo, M., & Zaragoza-Martí, A. (2019). Higher Adherence to the Mediterranean Diet is Related to More Subjective Happiness in Adolescents: The Role of Health-Related Quality of Life. Nutrients, 11(3), 698. https://doi.org/10.3390/nu11030698
  • Gómez-Juanes, R., Roca, M., Gili, M., Garcia-Campayo, J. y García-Toro, M. (2017). Estilo de vida saludable: un factor de protección minusvalorado frente a la depresión, Psiquiatría Biológica,24(3), 97-105. https://doi.org/10.1016/j.psiq.2017.10.004
  • Gradari, S., Pallé, A., McGreevy, K. R., Fontán-Lozano, Á., & Trejo, J. L. (2016). Can Exercise Make You Smarter, Happier, and Have More Neurons? A Hormetic Perspective. Frontiers in Neuroscience, 10, 93. https://doi.org/10.3389/fnins.2016.00093
  • Hogarth, L., Hardy, L., Mathew, A. R., & Hitsman, B. (2018). Negative mood-induced alcohol-seeking is greater in young adults who report depression symptoms, drinking to cope, and subjective reactivity. Experimental and Clinical Psychopharmacology, 26(2), 138–146. https://doi.org/10.1037/pha0000177
  • Ju, S., & Park, Y. K. (2019). Low fruit and vegetable intake is associated with depression among Korean adults in data from the 2014 Korea National Health and Nutrition Examination Survey. Journal of Health, Population and Nutrition, 38(1), 39. https://doi.org/10.1186/s41043-019-0204-2
  • Knüppel, A., Shipley, M. J., Llewellyn, C. H., & Brunner, E. J. (2017). Sugar intake from sweet food and beverages, common mental disorder and depression: prospective findings from the Whitehall II study. Scientific Reports, 7(1), 6287. https://doi.org/10.1038/s41598-017-05649-7
  • Mammen, G. and Faulkner, G. (2013). Physical activity and the prevention of depression: a systematic review of prospective studies. American Journal of Preventive Medicine, 45(5), 649-57. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2013.08.001
  • Rogerson, M., Gladwell, V., Gallagher, D., & Barton, J. (2016). Influences of Green Outdoors versus Indoors Environmental Settings on Psychological and Social Outcomes of Controlled Exercise. International Journal of Environmental Research and Public Health, 13(4), 363. https://doi.org/10.3390/ijerph13040363
  • Zawadzki, M. J., Sliwinski, M. J., & Smyth, J. M. (2018). Perseverative Cognitions and Stress Exposure: Comparing Relationships With Psychological Health Across a Diverse Adult Sample. Annals of Behavioral Medicine, 52(12), 1060–1072. https://doi.org/10.1093/abm/kay009