Tratamientos naturales para el acné

Es importante recordar que los tratamientos naturales no son una cura para el acné sino una ayuda. Por ello siempre se debe atender a las indicaciones del dermatólogo.

Los tratamientos naturales para el acné están compuestos por una serie de ingredientes naturales de uso común que, al aplicarse de forma tópica, ayudan a mejorar el aspecto de la piel.

Y a diferencia de lo que se suele pensar, no están pensados como tratamiento principal sino como complemento a las medidas indicadas por el dermatólogo.

Por otra parte, cabe destacar que estos tratamientos no están indicados para todos los tipos de piel o todos los casos de acné, sino más bien para aquellos de tipo leve. 

Recordemos que, de acuerdo al número y extensión de lesiones de la piel, se determina la severidad del tipo de acné. De allí la importancia de consultar siempre con el profesional.

Algunas consideraciones

  • En caso de sufrir alergias de la piel, es necesario consultar con el médico acerca del uso de ingredientes naturales como tratamiento para el acné.
  • Antes y después de aplicar los diferentes tratamientos, es necesario enjuagar muy bien la zona con agua y jabón neutro.
  • Adicionalmente a la aplicación de cualquier tratamiento, es necesario el uso de protección solar, a diario.
  • Se debe evitar manipular los granos y espinillas y, en general, tocarse la zona afectada, ya que esto puede favorecer el esparcimiento de la infección.
  • Los cambios hormonales también pueden causar la aparición de brotes. En estos casos, para tratar el acné, también será necesario atender el problema a nivel hormonal.
  • No todos los tratamientos surten el mismo efecto, por ello es importante informarse bien y consultar con el médico.

¿La dieta influye?

A pesar de que existe discrepancia en cuanto a si la alimentación influye significativamente o no en la aparición de acné, se recomienda mantener una dieta equilibrada. Algunas de las recomendaciones más habituales incluyen:

  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina A, que se puede encontrar en la zanahoria, las algas marinas y, en general, en todas las frutas y verduras de color anaranjado.
  • De igual manera es importante aumentar el consumo de la vitamina C, que la podemos encontrar en los cítricos, en el brócoli, la col y las algas marinas.
  • Evitar las frituras y las grasas, en general.
  • Se deben evitar los azúcares refinados y las harinas blancas.
  • En lo posible no consumir leche, queso y otros productos derivados.
  • No se deben consumir en exceso: embutidos, frituras y alimentos procesados. Asimismo, evitar los alimentos precocidos, las golosinas y las bebidas gaseosas.
  • Preferir los cereales integrales a los cereales de grano entero.
mitos de la alimentación

Tratamientos naturales para el acné

Dentro de los tratamientos naturales para el acné más populares, se tiene la elaboración y aplicación de mascarillas faciales hechas con ingredientes como la avena, el yogur natural (sin azúcar) y la miel.

La avena es un ingrediente natural que debido a sus propiedades antiinflamatorias y antiirritantes tiene la capacidad de ayudar a combatir los problemas de acné. Tras su aplicación, la piel queda suave y tersa.

Mascarilla a base de avena

Ingredientes

  • 2 cucharadas de avena molida (20 g).
  • 1 cucharada de leche en polvo (10 g).
  • Yogur natural (sin azúcar) o aceite de oliva.

Si el tipo de piel tiende a ser seca, el ingrediente final debe ser el aceite de oliva o la crema de leche; si por el contrario la piel es grasa, se debe elegir el yogur.

Preparación

  • Mezclar los ingredientes hasta obtener una pasta suave.
  • Aplicar en todo el rostro, incluyendo el cuello, mediante un masaje suave.
  • Se deja actuar durante veinte minutos y si tienes el tiempo y la posibilidad, debes quedarte recostada mientras la mascarilla actúa.
  • Luego se debe enjuagar con abundante agua tibia.
  • Esta mascarilla se puede repetir dos veces a la semana, ya verás como desaparecen los puntos negros y los granos de tu rostro.
agua.de.avena.para.adelgazar3

Recomendaciones finales

Quienes desean combatir el acné deben procurar utilizar un jabón facial adecuado, libre de agentes irritantes, sin fragancias y, por supuesto, anticomedogénico.  

Lo más recomendable es lavarse la cara una o dos veces al día con este jabón y, durante el transcurso de la jornada, no abusar del uso de tónicos faciales, toallines de limpieza y afines.

A la hora de utilizar una crema hidratante es importante consultar primero con el dermatólogo para que indique la más adecuada, según el caso.