Tratamientos naturales para la rosácea

La rosácea se produce por la dilatación de los capilares cercanos a la superficie de la piel, por lo que esta se ve enrojecida. Los lugares más frecuentes donde aparece son las mejillas, el mentón y la nariz. También puede presentar granos similares al acné, ardor y sensibilidad al tacto. Para contribuir a darle una solución a este inconveniente, te invitamos a conocer los mejores tratamientos naturales para la rosácea en el siguiente artículo.

La rosácea afecta mayormente a las mujeres de tez blanca entre los 30 y los 50 años de edad y en menor medida a los hombres. Además, se puede presentar en diferentes etapas de la vida y de manera intermitente. Si bien se desconocen las causas de la rosácea, algunos factores que la agravan son:

  • La predisposición genética.
  • Los desequilibrios hormonales como la menopausia o el embarazo.
  • La tensión emocional o el estrés.
  • El excesivo frío o calor.
  • El uso de cosméticos que contengan alcohol.
  • La toma de ciertos medicamentos como los vasodilatadores.
  • Las bebidas con alcohol o cafeína.
  • Las comidas muy condimentadas o fritas.

rosácea

Remedios populares para la rosácea

  • Elabora un zumo de tomate con rábanos y pepinos y bebe en ayunas, esto ayudará a balancear la distribución de la grasa o sebo que lubrica la piel del rostro.
  • Aplica directamente sobre la piel afectada la pulpa de un aloe vera o sábila en la zona afectada. La piel ha de estar limpia y es preciso verificar antes si se es o no alérgico. Coloca para ello un poco en la muñeca y si se pone de color rojo, no la utilices.

Aloe vera

  • Mezcla media taza de agua con una cucharada de vinagre de manzana. Aplica con un poco de algodón en el rostro.
  • Coloca unas gotas de aceite de oliva en los dedos y realiza masajes circulares hacia afuera, empezando en la nariz y terminando en las orejas. Repite durante cinco minutos antes de dormir cada día y no enjuagues.

El huevo

  • Hierve por diez minutos medio litro de agua y 20 gramos de hojas frescas o secas de ortiga. Apaga el fuego y tapa. Deja que infusione por 10 minutos y luego añade el zumo de un limón. Cuela y bebe dos tazas por día.
  • Realiza una infusión de té verde como si fueras a beberlo, pero en lugar de ello, deja enfriar y embebe un algodón con el líquido. Aplica en el rostro con movimientos circulares y deja que se seque solo.
  • Consumir un poco de vinagre de manzana en las comidas también puede ser un excelente remedio casero para la rosácea. Esto se debe a que estimula la liberación de enzimas digestivas que normalizan el equilibrio de bacterias en el intestino.

aceite-imagen

  • Frota copos de avena en la piel. Esto sirve para limpiar, humectar, aliviar la irritación, calmar la picazón y actuar como un potente antiinflamatorio.
  • Aplica aceite de árbol de té, cuyas propiedades son tanto antisépticas como antiinflamatorias.

Usos terapeuticos del aceite esencial del arbol del te

Recomendaciones para la rosácea

  • Come de manera saludable. Las deficiencias de nutrientes pueden empeorar el cuadro. Elimina los alimentos que contengan grasas trans, azúcar, sirope de maíz alto en fructosa, lácteos, glúten y frutos secos. En lugar de ello, come cereales integrales, vegetales como remolacha, zuchini, col rizada, brócoli, cebolla y espinaca, frutas como manzana, ciruela, pomelo, granada y cereza, además de pescados ricos en ácidos grasos omega E (salmón, sardina y mero).
  • Investiga si eres alérgico a un alimento en particular. Lleva un diario o agenda donde anotes todo lo que consumes y compara con el aspecto de tu piel. Cuando los detectes, deja de consumirlos.
  • Utiliza un jabón suave y natural, enjuaga con agua tibia o templada, nunca caliente o fría. Seca el rostro con una toalla de algodón, con golpecitos suaves.
  • Evita los productos abrasivos, como lociones after shave, jabones ásperos, astringentes, esponjas exfoliantes, etc. No uses cremas antiarrugas porque sus fórmulas enrojecen más la piel.
  • Evita usar ropa de lana, porque mantienen el cuerpo caliente, causando enrojecimiento y erupciones. Tampoco vayas a saunas o piscinas climatizadas.
  • Gallo, R., Drago, F., Paolino, S., & Parodi, A. (2010). Rosacea Treatments. American journal of clinical dermatology, 11(5), 299-303.
  • Hopkinson, D., Tuchayi, S. M., Alinia, H., & Feldman, S. R. (2015). Assessment of rosacea severity: a review of evaluation methods used in clinical trials. Journal of the American Academy of Dermatology, 73(1), 138-143.
  • van Zuuren, E. J., Gupta, A. K., Gover, M. D., Graber, M., & Hollis, S. (2007). Systematic review of rosacea treatments. Journal of the American Academy of Dermatology, 56(1), 107-115.