Tratamientos para el dolor de espalda - Mejor con Salud

Tratamientos para el dolor de espalda

Tanto el calor como el frío nos pueden ayudar a aliviar el dolor. Asimismo, la práctica de ejercicio, adecuado a nuestras capacidades, puede ser muy beneficiosa para relajar los músculos

Todos en algún momento hemos padecido de un molesto dolor de espalda, lo más normal es que esperemos a que se pase por sí solo, pero podemos hacer algunos ejercicios que nos ayudaran a eliminarlo. Claro está, si el dolor es muy fuerte y constante es necesario que acudas al médico para que te mande tratamientos y te recete algún medicamento.

El dolor de espalda puede ser causado por muchas cosas, por ejemplo la osteoartritis, músculos torcidos o simplemente la mala posición que a veces tomamos con nuestro cuerpo. Como ya lo habíamos dicho, hay situaciones en que sólo se necesita de ejercicios para recuperar la salud de la espalda. A continuación te mostraremos algunos de ellos:

Masajea en el lugar afectado

espalda belleza
Con masajes puedes alivianar el dolor de espalda, generalmente estos dolores se dan por que los músculos están lesionados, lo que hacen que estén tensos y es allí donde surge el malestar. Coge una crema hidratante y masaje en círculos en la zona afectada, si no alcanzas pídele el favor a alguna persona allegada a ti, la idea es que con este masaje se libere la presión en los músculos tensos, haciendo que ellos se relajen y puedas sentirte mejor.

Bebe bastante agua

Es importante que hidrates tu cuerpo con al menos 8 o 10 vasos de agua al día, para que tus músculos se relajen a través de los impulsos nerviosos.

Ejercítate

Natacion
Actividades como la natación y la caminata estiran tu cuerpo, relajan los músculos tensos aliviando las molestias en las articulaciones. Antes de comenzar a hacer ejercicio estírate poco a poco, empieza suave y con el paso del tiempo vas acelerando para que no le exijas mucho a tu cuerpo desde el comienzo y la relajación de los músculos surja suavemente.

Usa el calor

Uno de los remedios más comunes y recomendados para los dolores no sólo de espalda sino en general para el cuerpo es ponerse calor en la zona afectada, ya sea una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica, esta te ayudarÁ a calmar el dolor y te dará una sensación de relajación.

Hielo

Hielo-deshaciendose
Utiliza una bolsa con hielo o un paquete de gel frÍo, esto es recomendado para mermar la inflamación. Deja actuar esta bolsa por unos 20 minutos, si no sientes que se va el dolor o la inflamación déjalo actuar por más tiempo.

Prevención ante todo

Así no sientas dolor de espalda pero haz tenido un día muy agitado o estás pasando por una etapa de estrés e intranquilidad, puedes tener en cuenta algunos detalles para que no haya oportunidad de afectar tu espalda. Por ejemplo, cada vez que vayas a recoger algún objeto pesado dobla las rodillas, para que el esfuerzo lo hagas en general con todo el cuerpo y no exigir un mayor esfuerzo a la columna; si tu trabajo te exige estar en una sola posición durante todo el día trata de estirarte de vez en cuando para que los músculos tengan movimiento y circule la sangre con mayor fluidez.

Estiramientos

Puedes combatir el dolor de espalda con estiramientos. Acuéstate en la cama boca a arriba y eleva las rodillas hacia el pecho, quédate así por unos 2º segundos, vuelve a anterior posición y descansa. Repítelo hasta que sientas que el dolor está mermando.

Practica la meditación

yoga
Actividades como el yoga pueden aliviar los dolores naturalmente, el suministro de oxígeno en tus músculos hace que te relajes y te sientas mucho mejor.

Reposa

El ejercicio es muy importante para aliviar el dolor de espalda, sin embargo guardar reposo también lo es, ya que debes descansar algunos días para no exigirle mayor esfuerzo a la zona afectada, así el tiempo le permitirá disminuir la inflamación y curar naturalmente.

Infusiones que ayudan a eliminar el dolor de espalda

  • Hierve 2 cucharadas de hojas de salvia en un litro de agua durante 15 minutos, retira del fuego y pasa por el colador, bébelo después de cada comida.
  • Hierve una cucharada de artemisa en un litro de agua, retira el fuego y deja que se enfríe un poco. No dejes enfriar mucho y aplícalo en la zona afectada con un paño.

No olvides que debes visitar al médico si el dolor es persistente, sobre todo cuando sientes cosquilleo repetitivo, un dolor intenso que no alivia por más ejercicios o analgésicos que te tomes, dificultad para orinar, debilidad, dolor de piernas, fiebre, y pérdida excesiva de peso.