Tratamientos para el dolor en la planta de los pies

El exceso de presión en los pies, que es el causante de la fascitis plantar, puede deberse a muchas causas, desde sobrepeso a un mal uso del calzado

El dolor en la planta del pie o fascitis plantar, se produce más exactamente en la parte baja del talón —aunque puede irradiarse por todo el pie o tener otro foco de inicio—, este dolor puede ser provocado por el exceso de presión en los pies, causando una ruptura de los ligamentos, y generando un intenso dolor y sensación de rigidez en la parte del talón.

Causas de fascitis plantar

La fascitis plantar puede ser provocada principalmente por:

  • el exceso de peso
  • el embarazo
  • jornadas laborales demasiado pesadas
  • el mal uso del calzado
  • o por presentar pies planos o con mucho arco.

Síntomas de la fascitis plantar

Los síntomas que produce esta condición suelen ser:

  • dolor
  • ardor en la parte baja del talón (o en todo el pie)
  • rigidez

Por lo general, este problema se presenta sólo en un pie, aunque puede afectar los dos pies a la vez .

Esta afección es mucho más fuerte en las mañanas, cuando se dan los primeros pasos luego del descanso de la noche o si se ha estado muco tiempo sentado descansando, también se puede sentir luego de haber realizado una larga jornada de ejercicios o cualquier actividad en la que se ha permanecido mucho tiempo de pie.

Tratamientos para el dolor de la planta del pie

El tratamiento indicado para el dolor en la plante del pie es fundamentalmente reducir al máximo la inflamación.

Remedios caseros

Caminar descalzos

Lo primero que se debe hacer es quedarse descalzo el mayor tiempo posible, además aplicar hielo por lo menos cuatro veces al día, durante veinte minutos cada vez. Esto ayuda a desinflamar la zona afectada.

En el zapato se debe colocar un soporte que apoye el arco del pie, de este modo se reduce el dolor.

Dedicar por lo menos veinte minutos diarios a la práctica de ejercicios de estiramiento.

Tomar algunos medicamentos anti-inflamatorios —puede ser ibuprofeno—, será de gran ayuda, pero sin abusar.

Tratamientos médicos

Si los anti-inflamatorios no hacen el efecto que se busca, se recurre a un tratamiento mucho más fuerte y efectivo, como puede ser la aplicación de una inyección de corticosteroides. Estos se aplican directamente en la parte afectada del ligamento, en la piel del talón o en el arco del pie; a continuación se aplica una corriente eléctrica que no causa ningún dolor, así el esteroide penetra la piel y el músculo.

Además el profesional puede optar por una terapia física, donde se hacen estiramientos de la fascia plantar y los tendones de Aquiles. De igual forma se recomiendan ejercicios para fortalecer los músculos inferiores de la pierna.

En algunos casos es primordial la utilización de férulas nocturnas, las cuales ayudan a estirar la pantorrilla y el arco del pie, permitiendo que el pie se mantenga flexionado alargando la fascia plantar y el tendón de Aquiles, teniendo como resultado la reducción del dolor y la rigidez en las mañanas.

En los zapatos se pueden utilizar algunos aparatos ortopédicos que ayudan a distribuir la presión, de esta manera se previenen y evitan daños de mayor importancia en la fascia plantar.

Recuerda…

Es sumamente importante que estés atento a todos y a cada uno de los síntomas que presentas. Si al iniciar un tratamiento con los remedios caseros que te recomendamos no sientes mejoría. lo mejor es acudir de inmediato a tu médico de confianza y seguir el tratamiento que este te recomiende.

Categorías: Tratamientos Etiquetas:
Te puede gustar