Tratamientos para los problemas más habituales de la boca

El bicarbonato equilibra el nivel de acidez de nuestra boca, evitando que aparezcan gingivitis, aftas o caries. También es muy efectivo para curar llagas o cualquier herida en el interior de la boca.

Aftas, gingivitis, caries, sarro, dientes debilitados… los problemas bucales pueden empeorar mucho nuestra calidad de vida y ser un verdadero quebradero de cabeza y un gasto importante en el dentista.

Explicamos cuáles son los motivos principales de padecer desequilibrios en la boca y detallamos algunos tratamientos sencillos para prevenirlos y tratarlos con ingredientes tan naturales como el aceite, el bicarbonato, el tomillo o el agua de mar.

Posibles causas

  • Alimentación: ésta es la causa principal de los problemas bucales, ya que el sistema digestivo se refleja en la boca. Cuando éste no funciona bien o está sobrecargado genera un exceso de acidez, aunque no lo percibamos, y esta acidez altera el pH natural de la boca, ocasionando gingivitis, aftas o facilitando la aparición de la caries y el sarro. Por eso el tratamiento principal deberá empezar por una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras frescas, frutos secos, legumbres, cereal integral, etc.
  • Azúcar blanco: el azúcar blanco merece una mención a parte, ya que es un veneno para nuestros dientes y nuestra salud en general. Recomendamos eliminarlo totalmente de nuestra dieta y vigilar aquellos alimentos que lo contengan.
  • Tabaco y café: El tabaco y el café ensucian nuestros dientes, alteran el pH, causan sarro y los descalcifican.
  • Mala higiene bucal: la higiene es imprescindible. No sólo con el cepillo de dientes, sino también la limpieza de la lengua (hay limpiadores específicos) y entre los dientes (con el hilo o seda dental).
  • Productos químicos: los dentífricos que compramos habitualmente contienen ingredientes para hacer mucha espuma que no agresivos con el pH de la boca y pueden empeorar problemas como la gingivitis o las aftas. Recomendamos comprarlos en herbolarios o tiendas de productos naturales o bien preparar nuestro propio dentífrico casero.

A continunación explicamos cuatro tratamientos naturales para prevenir y tratar los problemas bucales.

Infusión de tomillo

El tomillo es una planta medicinal con propiedades antisépticas que desde la antigüedad se ha usado para problemas bucales como las aftas, heridas o gingivitis. Podemos beber la infusión dirariamente pero sobre todo recomendamos realizar enjuagues. Para preparar la infusión herviremos un litro de agua mineral con 60 gramos de tomillo durante 5 minutos, dejándola reposar otros cinco minutos. Cuando la infusión esté tibia podremos realizar los enjuagues, repitiéndolos varias veces al día hasta que notemos mejoría.

999447_10151789212732293_1369002404_n

 

Una pizca de bicarbonato

Como hemos comentado, la mayoría de problemas bucales surgen por un exceso de acidez en la saliva, causado por varios factores. Una manera, por lo tanto, de combatir esta acidez es alcalinizándola directamente, aplicando dosis mínimas de bicarbonato. Recomendamos conseguir un pequeño recipiente que podamos llevar a lo largo del día, en el cual pondremo bicarbonato. Varias veces al día humedeceremos el dedo para coger un poco de bicarbonato, el cual pondremos en nuestra lengua.

Es importante hacerlo varias veces y en dosis muy pequeñas, para que la alcalinización se desarrolle lo más naturalmente posible, sin alterar el pH de la boca.

Este remedio nos irá bien para cualquiera de los problemas citados anteriormente, incluso para prevenir caries.

Agua de mar para remineralizar la dentadura

Muchas veces los dientes se debilitan por falta de minerales, debido sobre todo a una mala alimentación, y eso hace que sean más vulnerables a cualquier enfermedad.

Para evitarlo deberíamos tomar calcio, pero también muchos otros minerales, por lo que recomendamos el agua de mar para realizar enjuagues diariamente. La conseguiremos en herbolarios o dietéticas, e incluso en algunos supermercados. Si tenemos el mar cerca también podemos ir a recogerla directamente, mirando que sea fuera de temporada, a primera hora de la mañana, llenando una botella y evitando la capa superior del agua, donde se acumulan residuos. Otra alternativa es mezclar sal marina pura con agua natural.

mar CubaGallery

Buches de aceite

Este antiguo tratamiento ayurvédico es ideal para los problemas de la boca pero también para todo el tracto digestivo, ya que permite sacar toxinas al exterior y limpiar nuestra boca en profundidad. Lo recomendamos especialmente para infecciones de la boca, problemas de las encías, placa dental, gingivitis, dentadura oscurecida y dientes flojos.

Sólo necesitaremos aceite de girasol o de sésamo de primera presión en frío. En este artículo explicamos detalladamente cómo se realizan.

Imágenes por cortesía de fturmog y CubaGallery

Te puede gustar