Tratamientos para uñas encarnadas o enterradas

8 febrero, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Para evitar que la uña se curve y se entierre en la piel, debemos cortarlas siempre rectas. De este modo, los bordes pueden salir y no se encarnan. ¿Qué hacer cuando esto ya ha ocurrido?

Las uñas de los dedos de los pies se encarnan o se entierran cuando una de sus esquinas se dobla y se mete en la piel; esto provoca inflamación y enrojecimiento. Puede suceder en cualquier dedo, pero con mayor frecuencia se produce en los dedos ‘gordos’. ¿Qué tratamiento para uñas encarnadas podemos poner en práctica?

Uñas encarnadas: causas más frecuentes

Este problema suele presentarse cuando el corte de las uñas se hace de manera incorrecta. Si se les da una forma redonda, se causa un crecimiento anormal. Para que la uña pueda crecer de una manera normal, hay que cortarla recta y permitir que las esquinas salgan y no se doblen.

Por otra parte, otro desencadenante suele ser el uso de zapatos muy apretados o con un tacón muy alto. Esto también afecta el libre crecimiento de las uñas y provoca que estas se entierren.

Asimismo, cuando no se hace una limpieza adecuada de los pies las uñas recogen suciedad, lo que puede producir el efecto de que se entierren.

En último lugar, al recibir golpes repetidos en los dedos de los pies, ya sea por la práctica de algún deporte o por cuestiones laborales, se afectan las uñas. La encarnación puede ser una consecuencia.

Síntomas

Las uñas encarnadas pueden cursar con enrojecimiento e inflamación del área, dolor, sensibilidad y, si la herida se infecta, otras molestias. Todo ello puede causar dificultades a la hora de calzarse.

Las personas que sufren de artritis, obesidad y trastornos circulatorios, así como quienes tienen las defensas bajas, son las que tienen mayor riesgo de padecer de las uñas encarnadas. Afortunadamente para ellos, siempre es posible optar por un tratamiento para uñas encarnadas.

Te puede interesar: 5 soluciones para eliminar las verrugas de los dedos

¿Son recomendables los remedios caseros?

Para las uñas encarnadas existen diversos tipos de remedios caseros, tales como ajo machacado, zumo cebolla, mezclas con aceite de árbol de té, etcétera. Todos ellos con el objetivo de eliminar la infección y aliviar las molestias en un periodo de tiempo corto.

Sin embargo, los remedios caseros no son una opción recomendable. Lo más adecuado es acudir al médico y seguir sus instrucciones. Sobre todo si se sufre de diabetes o cualquier tipo de padecimiento crónico.

El uso de remedios caseros puede empeorar el problema y aumentar el riesgo de infección. Por otra parte, los baños con sal, tintura de caléndula y afines, pueden ayudar a mantener la humedad y causar (o empeorar) la infección.

Recomendaciones para el correcto crecimiento de las uñas

dolor en los pies

Además de seguir las instrucciones del médico cuando se presenta el problema, es fundamental aprender a tener un buen cuidado de los pies. La prevención siempre será la mejor opción. 

  • Para propiciar un buen crecimiento de las uñas, debemos cortarlas de manera recta, nunca ovalada, ya que cuando la uña se curva, se entierra en la piel.
  • Asimismo, es esencial calzarse con zapatos adecuados. Los zapatos tienen que ser amplios en la parte delantera, para que los dedos tengan el espacio suficiente. En tanto, su altura debe ser preferiblemente de dos centímetros y medio, como máximo.
  • Usar sandalias en casa también es muy útil, ya que permite mantener ventilado el pie y, así, reducir el riesgo de infección por retención de humedad.

Por supuesto, mientras dure la inflamación, camina con cuidado y evita los tropiezos. Cuando una uña está enterrada y se sufre un fuerte tropiezo, esto puede provocar que la uña se encarne mucho más.

Finalmente, no descartes consultar al médico. Si la persona afectada padece de diabetes, lo primero que tiene que hacer cuando se presente el primer síntoma de una uña enterrada, es acudir con un profesional, ya que se puede presentar alguna complicación por la mala circulación.

  • Haneke, E. (2012). Controversies in the Treatment of Ingrown Nails. Dermatology Research and Practice. https://doi.org/10.1155/2012/783924
  • Watabe, A., Yamasaki, K., Hashimoto, A., & Aiba, S. (2015). Retrospective evaluation of conservative treatment for 140 ingrown toenails with a novel taping procedure. Acta Dermato-Venereologica. https://doi.org/10.2340/00015555-2065
  • Zuber, T. J. (2002). Ingrown toenail removal. American Family Physician.
  • Daniel, C. R., Iorizzo, M., Tosti, A., & Piraccini, B. M. (2006). Ingrown toenails. Cutis.