Cómo tratar la cistitis en el embarazo con remedios caseros

Edith Sánchez·
09 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
07 Octubre, 2020
Siempre que haya sospecha de cistitis en el embarazo se debe consultar al médico. Hay algunos remedios naturales que pueden ayudar a prevenirla o contribuir al tratamiento, aunque esto no sustituye al antibiótico.

La cistitis en el embarazo es muy frecuente, ya que las características anatómicas de una mujer en gestación favorecen esta infección urinaria. Se estima que la padecen entre el 5 y el 10 % de las gestantes.

Esto se debe a que el aumento del tamaño del útero lleva a que la vejiga quede comprimida. Se favorece, así, la retención de líquidos y, con ello, el desarrollo de patógenos. Así mismo, si de forma concomitante se incrementa la presencia de glucosa en la orina, las bacterias crecen con más sustrato.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la cistitis?

La cistitis en el embarazo no tiene síntomas diferentes a los que tiene la enfermedad en una mujer que no esté encinta. La manifestación más característica es una sensación quemante al orinar que las afectadas describen como ardor, dolor, irritación o incomodidad.

También es muy usual que haya un síntoma conocido como polaquiuria, que consiste en orinar con mucha frecuencia, pero en pequeñas cantidades. Solo en algunos casos se produce la poliuria, que es un aumento del volumen de orina.

Así mismo, es habitual que la cistitis en el embarazo provoque nocturia o necesidad impostergable de orinar después de haberse acostado a dormir. Muchas de las mujeres con este problema también indican que tienen ganas de seguir orinando, inmediatamente después de haberlo hecho, pero sin conseguirlo.

Mujer embarazada toma agua.
La hidratación es clave en el embarazo, para favorecer la limpieza del sistema renal.

Sigue leyendo: Riñones: funcionamiento

Remedios caseros para la cistitis en el embarazo

La cistitis durante el embarazo debe tratarse tan pronto como se detecte, ya que todas las infecciones urinarias pueden ser peligrosas para el feto. Además de acudir al médico y seguir sus indicaciones, hay varios remedios caseros que pueden ser una buena ayuda.

Aumentar el consumo de líquidos

Un estudio publicado en JAMA Internal Medicine y elaborado en Estados Unidos señala que el incremento en el consumo diario de líquidos puede reducir hasta en un 50 % el riesgo de padecer cistitis recurrentes. Lo recomendable es beber entre dos y tres litros de agua al día para acelerar la liberación de toxinas.

La hidratación es un aspecto relevante siempre, pero sobre todo durante los meses de embarazo. Si la mujer vive en climas cálidos o atraviesa gran parte de la gestación en verano, será imprescindible que esté atenta al consumo de agua.

Orinar con frecuencia

Mantener activos los riñones y vaciar la vejiga con cierta frecuencia ayuda a prevenir la cistitis en el embarazo. Esto se debe a que, si se acumula orina residual por no vaciar de forma total, aumenta el riesgo de infección por contaminación bacteriana.

En ningún caso es conveniente retener la orina. Una forma extrema de este cuadro es la retención aguda del embarazo, situación en la que se bloquea la salida del líquido hacia el exterior.

Tomar probióticos

Numerosos estudios han probado que los probióticos que contienen lactobacilos son eficaces para repoblar la flora vaginal. Gracias a esto se estabiliza la microbiota y se impide que se desarrollen patógenos como Escherichia coli, Proteus mirabilis, Staphylococcus saprophiticus y Klebsiella pneumoniae.

Esto previene la aparición de cistitis en el embarazo. Lo más adecuado es asociarlos al tratamiento inicial con antibióticos y luego continuar ingiriéndolos de forma regular para evitar las recaídas.

Tomar jugo de arándanos

Varias investigaciones han señalado que los arándanos poseen propiedades astringentes y antisépticas. Son una opción adecuada para prevenir la cistitis en el embarazo, ya que impiden que las bacterias se aferren a las paredes de las vías urinarias.

Lo más aconsejable es licuar media taza de arándanos en una de agua y beber este jugo por la mañana, durante 10 días. Hoy es posible encontrar hasta formulaciones comerciales en el mercado.

También te puede interesar: 5 remedios con arándanos rojos que no conocías

Aumentar ingesta de vitamina C

No hay suficientes estudios sobre la eficacia de la vitamina C para evitar o tratar las infecciones urinarias. Sin embargo, algunos autores señalan que esta sustancia contribuye a acidificar la orina y esto, a su vez, ayudaría a las personas que tienen este problema.

El consumo en un adulto sano debe ser de entre 75 y 90 miligramos por día. En quienes tienen cistitis la indicación es mayor, pero es el médico quien debe determinarlo.

Cómo prevenir la cistitis durante el embarazo

La mejor manera de prevenir la cistitis en el embarazo es manteniendo activos los riñones, ingiriendo una dieta adecuada y aplicando unas medidas de higiene correctas. Siempre será preferible evitar los cuadros clínicos que llegar al consumo de antibióticos.

Medidas higiénicas

Es importante limpiar la zona genital de forma adecuada después de orinar. Se debe hacer de adelante hacia atrás para evitar que restos de materia fecal ingresen en la vagina.

Así mismo, es recomendable usar ropa interior de algodón que no sea muy ajustada. Es conveniente orinar antes y después de tener relaciones sexuales, también.

Arándanos para la cistitis en el embarazo.
El consumo de arándanos se ha asociado a la reducción de las infecciones urinarias de la gestación.

Comidas y bebidas

Beber suficiente agua durante el día y vaciar la vejiga por completo cada vez que se sientan ganas de orinar son medidas simples de prevención. El objetivo es mantener los riñones activos y evitar la orina residual.

De otro lado, evitar el consumo de bebidas ricas en azúcar y alcohólicas reducirá los factores que favorecen la colonización bacteriana. Así mismo, no es aconsejable la ingesta habitual de picantes, alimentos grasos o fritos. En lugar de ello, aumentar la presencia de verduras ricas en agua y frutas rojas, como los arándanos.

Controlar la evolución de la cistitis en el embarazo

Si el dolor o ardor al orinar comienzan a disiparse tras una infección, se considera que hay mejoría. Si, por el contrario, la molestia aumenta, se incrementa la frecuencia de las micciones y la orina tiene un aspecto extraño, significa que la condición ha empeorado. Se debe notificar de esto al médico tan pronto como sea posible.

  • Hooton, T. M. (2018, 1 noviembre). Effect of Increased Daily Water Intake in Premenopausal Women With Recurrent Urinary Tract Infections: A Randomized Clinical Trial. Urology | JAMA Internal Medicine | JAMA Network. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2705079
  • Mulero, Lorena Amador, et al. "Efectividad de la ingestión de arándano rojo sobre las infecciones del tracto urinario en embarazadas." Matronas profesión 2 (2014): 50-55.
  • Jiménez-Pacheco, A., & Jiménez-Pacheco, A. (2013). El uso de probióticos como alternativa en la prevención de las infecciones urinarias recurrentes en mujeres. Revista médica de Chile, 141(6), 809-810.
  • Martínez, E., Osorio, J., Delgado, J., Esparza, G. E., Motoa, G., Blanco, V. M., ... & Ospina, W. (2013). Infecciones del tracto urinario bajo en adultos y embarazadas: consenso para el manejo empírico. Infectio, 17(3), 122-135.
  • García Hurtado, Kely Deyanira. Prevalencia de infecciones de vías urinarias en el embarazo. BS thesis. JIPIJAPA-UNESUM, 2019.
  • Martínez, Jesús Francisco Hernández, et al. "Efecto del embarazo en la prevalencia de vejiga hiperactiva." Anales Médicos de la Asociación Médica del Centro Médico ABC 57.4 (2012): 276-279.
  • Kanashiro, A., et al. "Retención de orina en el embarazo y el postparto." Departamento de servicios médicos-Dirección: Vacante (asume: H. Isábal) (2013): 121.
  • Osorio, María José Alonso. "Cistitis, una infección de alta incidencia." El farmacéutico: profesión y cultura 576 (2019): 21-26.