¿Se puede tratar la diabetes de manera natural?

Carolina Betancourth·
26 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
26 Julio, 2020
Aunque hay algunos remedios y actividades que contribuyen a controlar la diabetes, se debe consultar cualquier cambio con el especialista.
 

¿Se puede tratar la diabetes de forma natural? Esta pregunta se realiza cada vez más debido a la expansión que tiene esta afección en los seres humanos.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que el cuerpo pierde o reduce su capacidad para regular los niveles de glucosa en la sangre. Según los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los trastornos cuya prevalencia ha aumentado de forma alarmante en los últimos años.

Esta misma entidad estima que en 2030 se convertirá en la séptima causa de muerte en el mundo. Además, hoy en día se vincula con la aparición de otras patologías graves.

Por lo tanto, su detección oportuna es clave para adoptar medidas para su control. Si bien no hay una cura definitiva, algunos hábitos y remedios pueden impedir que afecte a la calidad de vida. A continuación, se repasan varios datos importantes sobre su desarrollo y se ofrecen algunas recomendaciones para combatirla de forma natural.

Tipos de diabetes

Las manifestaciones crónicas de la diabetes se distinguen en dos tipos:

  • Diabetes tipo 1. Ocurre porque las células del páncreas que producen insulina dejan de trabajar. Quienes la padecen deben utilizar inyecciones diarias de insulina.
  • Diabetes tipo 2. Es la forma más común. Se produce porque el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o no la utiliza de manera adecuada.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Cuando la enfermedad atraviesa su etapa inicial es difícil detectarla debido a la falta de síntomas.

 
fatiga
La sintomatología va apareciendo de forma progresiva. Con lo cual, la enfermedad se detecta con más precisión a medida que la enfermedad avanza.

Conforme avanza, varios sistemas del cuerpo van sufriendo alteraciones, lo que desencadena una serie de molestias:

  • Sed excesiva y boca seca.
  • Visión borrosa.
  • Sensación de fatiga.
  • Cambios en la orina.
  • Pérdida de peso.
  • Problemas en los pies.
  • Heridas que tardan en cicatrizar.
  • Infecciones urinarias.
  • Dificultades para conciliar el sueño.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo diagnosticar la diabetes

¿Se puede tratar la diabetes? ¿Cómo controlar la enfermedad?

Tras confirmar el diagnóstico, el médico sugerirá algunos medicamentos que faciliten su control. Sin embargo, como complemento a estos, es conveniente realizar modificaciones en el estilo de vida.

En este sentido… ¿Es posible tratarla de forma natural? Sin interferir en el resultado médico, sí hay métodos naturales que apoyan su tratamiento.

Hacer ejercicio físico

Según los resultados de un estudio publicado por la Revista Cubana de Endocrinología, la actividad física es una excelente aliada para el control de los niveles altos de azúcar en la sangre. Sus efectos benefician el buen funcionamiento del metabolismo, mejorando la utilización de la glucosa.

 

Lo ideal es dedicarle, por lo menos, 20 o 30 minutos diarios; combinando ejercicios aeróbicos y de fuerza.

Mejorar la alimentación

Parte de la rutina que apoya el buen tratamiento de la diabetes consiste en mejorar los hábitos alimenticios. En este aspecto, es fundamental excluir los azúcares refinados; ya que pueden causar complicaciones.

Asimismo, los expertos en nutrición aconsejan consumir más frutas, vegetales frescos y alimentos que contengan fibra.

Dejar de fumar contribuye a tratar la diabetes

Los fumadores diagnosticados con diabetes deben considerar abandonar este hábito lo antes posible. Las toxinas que contiene el cigarrillo son capaces de influir en los problemas derivados de esta enfermedad.

Consumir ácidos grasos omega 3

A lo largo de los años se ha pensado que, tanto los alimentos como los suplementos de omega 3, pueden ayudar a elevar la sensibilidad a la insulina en casos de diabetes. En este sentido, se recomendaba su consumo al menos 2 veces a la semana.

deficiencia-omega3

No obstante, investigaciones realizadas en los últimos años (como bien indica la Organización Mundial de la Salud) han demostrado que de momento no hay suficientes evidencias que demuestren esta afirmación. De esta manera, consulta al médico sobre las últimas novedades en relación a su efectividad.

 

Tomar jugo de arándanos

Los arándanos no son una cura milagrosa para la diabetes. A pesar de esto, se consideran un excelente complemento para controlar y evitar problemas relacionados con la enfermedad.

Como bien detalla un artículo publicado en 2017 por la Revista de alimentos funcionales, su alta concentración de compuestos antioxidantes protege los vasos capilares y ayuda a prevenir complicaciones relacionadas con los problemas de diabetes tipo II y obesidad. Por esta razón, se recomienda incluirlo en la dieta 3 veces a la semana.

Visita este artículo: Beneficios de los arándanos para tu salud

Consumir té verde

Los pacientes que beben té verde disfrutan de varios beneficios. En primer lugar, sus nutrientes ayudarían a regular los niveles de glucosa en la sangre; mejorando la capacidad para utilizar la insulina.

Por otro lado, un estudio realizado por expertos del Centro de Investigación del Cáncer sugiere que es un impulso para el metabolismo. En este sentido, su consumo moderado resulta clave en la prevención del sobrepeso, la disminución del estrés oxidativo y el control de ciertos problemas cardiovasculares que aparecen junto a esta condición.

Tomar ginseng, ¿un remedio efectivo para controlar y tratar la diabetes?

El extracto de ginseng concentra principios activos que serían beneficiosos para los pacientes. 

Según creencias de la medicina oriental china, su consumo contribuiría a mantener la glucosa en niveles estables. En este sentido, consultarlo con el médico es la mejor opción para tomarlo tanto en infusión como en comprimidos.

 

La realidad de tratar la diabetes de forma natural

Considerando que la enfermedad es capaz de provocar daños en otros órganos, es fundamental solicitar revisiones médicas regulares. Aunque a veces se controla con facilidad, ciertos casos requieren más atención.

Por lo tanto, no utilices estos consejos sin un tratamiento previo recomendado. Siguiendo unas buenas pautas, es posible evitar que influya en el estilo de vida.

  • Hernández Rodríguez, José, & Licea Puig, Manuel Emiliano. (2010). Papel del ejercicio físico en las personas con diabetes mellitus. Revista Cubana de Endocrinología21(2), 182-201. Recuperado en 26 de julio de 2020, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-29532010000200006&lng=es&tlng=pt.
  • Durán Agüero, S., Carrasco Piña, E., & Araya Pérez, M.. (2012). Alimentación y diabetes. Nutrición Hospitalaria27(4), 1031-1036. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2012.27.4.5859
  • Pooya, Sh., Jalali, MD, Jazayery, AD, Saedisomeolia, A., Eshraghian, MR, y Toorang, F. (2010). La eficacia de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en los niveles plasmáticos de homocisteína y malondialdehído en pacientes con diabetes tipo 2. Nutrición, metabolismo y enfermedades cardiovasculares, 20 (5), 326–331. https://doi.org/10.1016/j.numecd.2009.04.002
  • Shidfar, F. , Keshavarz, A. , Hosseyni, S. , Ameri, A. y Yarahmadi, S. (2008). Efectos de los suplementos de ácidos grasos omega-3 sobre los lípidos séricos, las apolipoproteínas y el malondialdehído en pacientes con diabetes tipo 2. EMHJ - Eastern Mediterranean Health Journal, 14 (2), 305-313, 2008 https://apps.who.int/iris/handle/10665/117440
  • Shi, M., Loftus, H., McAinch, AJ y Su, XQ (2017). El arándano como fuente de compuestos bioactivos para el tratamiento de la obesidad, la diabetes tipo 2 y la inflamación crónica. Journal of Functional Foods, 30, 16-29. https://doi.org/10.1016/j.jff.2016.12.036
  • MC, S., K, S. y Kuttan, R. (2002). Actividad antidiabética de los polifenoles del té verde y su papel en la reducción del estrés oxidativo en la diabetes experimental. Revista de Etnofarmacología, 83 (1–2), 109–116. https://doi.org/10.1016/s0378-8741(02)00217-9
  • Xie, J.-T., Mehendale, S. y Yuan, C.-S. (2005) Ginseng y Diabetes. The American Journal of Chinese Medicine, 33 (03), 397–404. https://doi.org/10.1142/s0192415x05003004