Cómo tratar la flebitis con 5 soluciones de origen natural

20 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Carlos Fabián Avila
Manteniendo un estilo de vida saludable y activo es posible disfrutar de una buena calidad de vida, aún cuando se tenga flebitis.

La flebitis superficial es una enfermedad muy común que, por fortuna, tiene tratamiento. Por ello, quienes reciben el diagnóstico pueden llevar una vida normal y gozar de bienestar.

Por supuesto, a la par que siguen el tratamiento deben mantener buenos hábitos de vida. Esto quiere decir que deben comer sano, evitar los excesos (incluso de bebidas gaseosas) y hacer ejercicio a diario.

Ahora bien, es posible que te preguntes: ¿existen algunas soluciones de origen natural que puedan contribuir con el alivio? Sí, y te las comentaremos todas con detalle a continuación. ¡No te las pierdas!

¿Qué es la flebitis?

La flebitis es la inflamación venosa que se presenta acompañada por coágulos sanguíneos adheridos a la pared de la vena afecta. Es frecuente que aparezca en personas de la tercera edad, aunque esto no quiere decir que no pueda presentarse en personas de otras edades.

Los expertos del Texas Heart Institute aclaran que existen dos tipos de flebitis. La más común es la flebitis superficial, es decir, la que implica la hinchazón de una vena que se encuentre cerca de la superficie de la piel de la pierna.

Para entender esto mejor:

  • La flebitis superficial: es la más común y implica la hinchazón de una vena que se encuentra cerca de la superficie de la piel, generalmente en la pierna.
  • La flebitis profunda: es la hinchazón de las venas que se encuentran en el interior de la pierna es menos común pero más grave.

Por otra parte, habría que mencionar la tromboflebitis, que consiste en la inflamación venosa acompañada de la formación de un trombo (coágulo adherido a la pared); en el caso la comprometer a venas superficiales no suelen ser graves.

La afección nivel del sistema venoso profundo una tromboflebitis es complicada, pues se corre el riesgo de que los coágulos se muevan al resto del cuerpo y obstruyan las arterias en otros territorios con el consiguiente daño que eso implica. Esto causaría que se obstruyera el flujo sanguíneo, se murieran los tejidos e incluso podría acabar con la vida de la persona.

Descubre: 4 señales que te indican mala circulación sanguínea

Causas de la flebitis

La flebitis está causada por coágulos de sangre que inflaman las venas. Esto, a su vez, genera molestias como dolor, entumecimiento, ardor, enrojecimiento de la piel y fiebre. Cuando esos síntomas se presenten es importante acudir al médico para un chequeo, diagnóstico y tratamiento adecuado.

El origen de la flebitis puede variar. En muchos casos, los factores genéticos desempeñan un papel muy importante.

El sedentarismo es otra de las causas, ya que las personas que trabajan muchas horas sentadas tienden a presentar esta patología. Esto se debe a la falta de circulación de sangre en las venas.

La sangre espesa producto de las toxinas acumuladas en la sangre también es una causa de la flebitis. Los golpes, las infecciones, la obesidad y el sobrepeso también contribuyen con la obstrucción de las venas.

¿Cómo evitar la flebitis?

  • Manteniendo un peso saludable. 
  • Bebiendo abundante agua al día, en función de la sed.
  • Llevando una alimentación equilibrada y acorde a las necesidades del organismo. El plato de Harvard y la dieta mediterránea pueden ser buenas referencias.
  • Consumiendo con regularidad alimentos ricos en fibra y antioxidantes.
  • Minimizando el consumo de comida chatarra, comestibles y bebidas industriales y ultraprocesados. 
  • Además de las famosas grasas trans, las bebidas alcohólicas y el cigarrillo son perjudiciales, por lo que conviene eliminarlos por completo.
  • Realizando ejercicio a diario, mínimo 30- 40 minutos al día. Esto favorece en gran medida la circulación de la sangre y contribuye con el bienestar en general.

Descubre: Alimentación saludable y ejercicio, la combinación perfecta

5 soluciones naturales para tratar la flebitis

A continuación te comentaremos algunas soluciones naturales para tratar la flebitis. Recuerda que estas deben complementar un estilo de vida saludable y las pautas que te haya dado tu médico.

1. Compresas frías o calientes

De acuerdo con el Dr. James D. Douketis: “por lo general, la trombosis venosa superficial desaparece por sí sola. Aplicar compresas calientes y administrar analgésicos, como la aspirina (ácido acetilsalicílico) u otro antiinflamatorio no esteroideo (AINE) suele aliviar el dolor”.

Si se tienen en casa unas compresas para aliviar los dolores de cabeza o musculares, también pueden usarse para combatir la flebitis. Además, un baño de agua caliente contribuye a aliviar los síntomas.

  • En primer lugar, coloca unas compresas de gasas o paños de algodón en agua fría o caliente y aplícalas sobre la zona para aliviar la hinchazón.
  • Intercálalas durante, al menos, 10 minutos.

2. Árnica

La árnica es una planta que cuenta con propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Por ende, contribuye con el alivio de las molestias. A partir de ella se obtiene un aceite que, según se cree, puede resultar muy útil en el tratamiento coadyuvante de la flebitis.

Nota importante: se debe evitar aplicarlo si la piel tiene alguna herida abierta.

3. Infusión de ginkgo biloba

El contenido de flavonoides y antioxidantes del ginkgo biloba lo hacen una solución perfecta para mejorar la circulación de la sangre. También evita la formación de coágulos.

  • Coloca las hojas o las bolsas de ginkgo biloba en una taza con agua caliente y deja infusionar durante unos 5 minutos.
  • Consume a media tarde.
  • Evita beber más de dos tazas al día.

4. Infusión de cola de caballo

La infusión de cola de caballo es muy conocida por su efecto diurético, que resulta ideal para eliminar líquidos retenidos y obtener el alivio cuando hay hinchazón y otras molestias en las piernas.

Como también ayuda a desinflamar, se considera una bebida apta para apoyar el tratamiento de la flebitis y otros trastornos de la circulación sanguínea.

  • Se recomienda beber dos tazas diarias de la infusión, como máximo (o la cantidad que el médico recomiende).
  • También se puede tomar un baño relajante con la infusión de cola de caballo.

5. Comer piña

La piña es una fruta con un alto contenido de agua.

La piña tiene una enzima llamada bromelina que puede descomponer las proteínas. Además, entre sus múltiples beneficios, ha demostrado ser un antiinflamatorio natural muy provechoso. Incluso se ha utilizado en tratamientos posoperatorios porque además de evitar la hinchazón, disminuye el dolor.

  • Toma la cáscara de la fruta y córtala en trozos pequeños.
  • Colócala en un recipiente con agua hirviendo y deja infusionar media hora.
  • Consume con moderación a lo largo del día.
  • También puedes comer la fruta en tus meriendas.

Descubre: 3 ensaladas con piña perfectas para tus cenas

Mantén un estilo de vida saludable siempre

Para hacerle frente a la flebitis, es indispensable que, ante todo, sigas las instrucciones de tu médico tratante y te apoyes en unos buenos hábitos de vida.

Recuerda que no es recomendable que bases tu bienestar solamente en el consumo de una bebida, remedio o alimento, pues esto no te brindará beneficios significativos ni a corto ni a largo plazo.

  • Dziwenka, M., & Coppock, R. W. (2016). Ginkgo biloba. In Nutraceuticals: Efficacy, Safety and Toxicity. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-802147-7.00049-8
  • Alves, R. S., Leite, N. S., & Fernandes, R. P. M. (2009). Estudos bioquímicos da enzima bromelina do Ananas comosus ( abacaxi ). Scientia Plena.
  • Wright, C. I., Van-Buren, L., Kroner, C. I., & Koning, M. M. G. (2007). Herbal medicines as diuretics: A review of the scientific evidence. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2007.07.023