Cómo tratar la flebitis con 5 soluciones de origen natural

Martín Perez · 1 mayo, 2018
La flebitis puede resultar peligrosa si no se trata a tiempo, por lo que debemos tomar medidas para evitar complicaciones que puedan poner en riesgo nuestra salud

La flebitis es una patología que afecta la circulación de la sangre y puede traer graves complicaciones para el cuerpo. Como casi toda dolencia, esta se puede prevenir manteniendo una vida activa y saludable. Sin embargo, existen causas genéticas contra las que es complicado luchar. Para los casos en los que se presente esta enfermedad, existen diferentes soluciones de origen natural muy efectivas.

¿Qué es la flebitis?

Piernas con varices.

La inflamación de una vena es una patología llamada flebitis. Es frecuente que aparezca en personas de la tercera edad. Existen diferentes tipos de flebitis: la superficial, que afecta las venas ubicadas entre las capas de la piel. Esta es benigna y no significa un gran peligro. También está la tromboflebitis, que consiste en la inflamación por coágulos de sangre.

La flebitis profunda o tromboflebitis es complicada, pues se corre el riesgo de que los coágulos se muevan al resto del cuerpo. Esto causaría que se obstruyera el flujo sanguíneo, se murieran los tejidos e incluso podría acabar con la vida de la persona.

Ver también: Los 3 mejores remedios caseros para la flebitis

¿Qué causa la flebitis?

La flebitis está causada por coágulos de sangre que inflaman las venas. Esto, a su vez, genera molestias como dolor, entumecimiento, ardor, enrojecimiento de la piel y fiebre. Cuando esos síntomas se presenten es urgente ir al médico para comenzar un tratamiento que corresponda a la complicación.

El origen de la flebitis puede variar. En muchos casos, los factores genéticos desempeñan un papel muy importante. La vida sedentaria es otra de las causas, ya que las personas que trabajan muchas horas sentadas tienden a presentar esta patología. Esto se debe a la falta de circulación de sangre en las venas.

La sangre espesa producto de las toxinas acumuladas en la sangre también es una causa de la flebitis. Los golpes, infecciones o el sobrepeso contribuyen de igual modo a la obstrucción de las venas.

¿Cómo evitar la flebitis?

  • Beber al menos 1,5 o 2 litros de agua diarios es sumamente provechoso para el cuerpo, pues lo mantiene hidratado y previene enfermedades como la flebitis.
  • Una buena y balanceada nutrición es fundamental. Se recomienda incluir con más frecuencia alimentos que colaboren en la mejora de la circulación como la fibra y los antioxidantes.

La comida alta en grasas trans, las bebidas alcohólicas y el cigarrillo siempre hacen daño al organismo. Evitar su consumo puede ayudar prevenir la enfermedad.

Esto, aunado a una rutina de ejercicios y caminatas seguidas, reduce el riesgo y mejoran la circulación de la sangre.

 5 soluciones naturales para tratar la flebitis

Para toda enfermedad se puede conseguir una solución en la naturaleza y la flebitis no es la excepción. Entre otras muchas opciones, te presentamos 5 de las soluciones más efectivas:

1. Compresas frías o calientes

Este tratamiento se aplica cuando la flebitis es superficial. Si se tienen en casa unas compresas para aliviar los dolores de cabeza o musculares, también pueden usarse para combatir la flebitis. Un baño de agua caliente contribuye igualmente a aliviar los síntomas.

¿Qué necesitas?

  • Compresas de agua fría o caliente

¿Qué debes hacer?

  • Coloca unas compresas de gasas o paños de algodón en agua fría o caliente y aplícalas sobre la zona para aliviar la hinchazón.
  • Intercálalas durante, al menos, 10 minutos.

2. Árnica

Árnica contra la feblitis.

El árnica es una planta floral que cuenta con propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Además, es capaz de reactivar el flujo de la sangre. De ella puede obtenerse un aceite muy útil que es ideal en el tratamiento de la flebitis.

¿Qué necesitas?

  • Aceite de árnica (cantidad necesaria)
  • 1 cucharada de vinagre (15 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Toma la cantidad que desees aplicar del aceite de árnica y añádele una cucharada de vinagre.
  • Aplica la mezcla en las zonas afectadas durante 5 o 10 minutos prolongado y luego remueve con agua.

Nota: Se debe evitar aplicarlo si la piel presenta alguna herida abierta.

3. Infusión de ginkgo biloba

El alto contenido de flavonoides y antioxidantes del ginkgo biloba lo hacen una solución perfecta para mejorar la circulación de la sangre. También evita la formación de coágulos.

¿Qué necesitas?

  • 2 cucharadas de hojas de ginkgo biloba o bolsas de té preparado (30 g)
  • 1 taza de agua caliente (250 ml)
  • Edulcorante (al gusto)

¿Qué debes hacer?

  • Hierve las hojas o las bolsas en agua caliente hasta que se forme la infusión. Añádele miel u otro edulcorante si deseas un sabor más dulce.
  • Se recomienda beber un té de las hojas de esta planta al menos 2 veces al día.

4. Infusión de cola de caballo

La acción antiinflamatoria de esta planta trae múltiples beneficios para el cuerpo humano. Entre ellos, previene el endurecimiento de las arterias, mientras mejora la circulación de la sangre.

¿Qué necesitas?

  • 2 cucharadas de cola de caballo (30 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Miel (al gusto)

Lee también: Diferentes formas de lucir una cola de caballo

¿Qué debes hacer?

  • Toma las hojas de la planta de cola de caballo y déjalas hervir en agua caliente. Si vas a beberlo, puedes añadirle un toque de miel.
  • Se recomienda beber dos tazas diarias de su té o tomar un baño caliente y relajante con la infusión de cola de caballo.

5. Comer piña

Comer piña contra la flebitis.

 

La piña tiene una enzima llamada bromelina que puede descomponer las proteínas. Además, entre sus múltiples beneficios, ha demostrado ser un antiinflamatorio natural muy provechoso.

Incluso se ha utilizado en tratamientos posoperatorios porque además de evitar la hinchazón, disminuye el dolor.

Ingredientes

  • 4 trozos de piña
  • Agua o jugo natural

¿Qué debes hacer?

Remueve la cáscara de la fruta y córtala en trozos. Come unos 4 trozos y acompáñalo con agua o con algún jugo de tu preferencia. En general, se recomienda comer piña en ayunas e incluirla en la dieta diaria.

Como ves, esta patología puede ser tratada aprovechando diferentes productos naturales. Estos te ayudarán a controlarla o incluso a lograr que desaparezca por completo.