Tratar la inflamación del hígado con jugo de limón

Valeria Sabater · 7 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu el 7 enero, 2020
Los citroflavonoides que se encuentran en la corteza de limón podrían ser útiles a la hora de mejorar los tratamientos hepáticos. Sin embargo, aún es necesario continuar profundizando al respecto. De momento, la evidencia hallada sigue siendo insuficiente.

Según algunas creencias el consumo de limón puede contribuir con la salud hepática, principalmente por su contenido de vitamina C.

Sin embargo, el limón no es solo una fuente de dicha vitamina, también contiene otros nutrientes que conviene tener en cuenta. De acuerdo con los datos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) este es un alimento que contiene ácidos orgánicos y flavonoides. Aunque no hay que olvidar que también es una fuente pectina, un tipo de fibra soluble.

Veamos a continuación de qué se trata la inflamación del hígado, por qué puede aparecer, cuál es la importancia de la dieta, entre otros aspectos.

La inflamación del hígado o hepatomegalia

La hepatomegalia puede presentarse por diversas causas, desde una alimentación incorrecta hasta enfermedades como pueden ser la hepatitis, la diabetes o incluso la obesidad.

La inflamación del hígado puede tratarse, siempre y cuando se conozca con seguridad qué origina este problema. Para ello, es importante tener los síntomas con los que puede cursar:

  • Náuseas.
  • Los episodios de fiebre pueden ser habituales.
  • Dolor en el centro del abdomen, sensación de pesadez y necesidad de sentarnos cada poco tiempo.
  • Es común levantarse con mucho cansancio, mal sabor de boca y con cefaleas.
  • Perdemos el apetito y cualquier cosa que comemos nos llena de inmediato.
  • Es habitual también tener problemas intestinales: episodios de diarrea y estreñimiento.
  • Muchos pacientes pueden mostrar ictericia, es decir, color de piel y de ojos ligeramente amarillento.

Para realizar el diagnóstico, los médicos pueden proceder a palpar el abdomen del paciente, pero siempre se necesitará realizar una ecografía y un análisis de sangre para confirmar la sospecha.

Es importante cuidar la salud del hígado mediante la práctica de buenos hábitos. Para entender esto, debemos tener en cuenta que, si llegamos a padecer de hígado graso y no prestamos la debida atención al tratamiento de esto, la enfermedad puede derivar a una hepatomegalia y otras complicaciones.

En caso de experimentar molestias en la zona del hígado y otras de manera regular, y cada vez más intensas, lo más recomendable es acudir al médico para una evaluación. Bajo ninguna circunstancia se deben ignorar los síntomas ni tampoco intentar tratarlos con remedios caseros, pues estos podrían resultar contraproducentes.

Conoce los mejores: Consejos para tratar el hígado graso

El limón como alimento para cuidar el hígado inflamado

Agua-tibia-con-limón

Algunas creencias sugieren que, en vista de su contenido de nutrientes, el consumo regular de limón puede ayudar a tratar la inflamación del hígado (hepatomegalia) y otras afecciones afines.

Dado que no se suele consumir el limón entero, sino más bien en jugos y otros tipos de bebidas, en el ámbito popular se suele recomendar con mayor frecuencia el consumo de jugo de limón para cuidar la salud, dentro de un estilo de vida saludable. 

  • Según un estudio realizado en conejos, el jugo de limón puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre.
  • De acuerdo con algunas hipótesis, los antioxidantes del jugo de limón podrían favorecer la salud de todo el organismo.
  • Ciertos citroflavonoides de las cáscaras de limón podrían contribuir con la reducción de los niveles de colesterol en la sangre y el hígado.
  • En su corteza, el limón contiene un tipo de flavonoide llamado hesperidina que, según hipótesis, tendría la capacidad de proteger al hígado de daños ocasionados por la inflamación o la acumulación de colesterol.
  • Además de la hesperidina, la corteza del limón contiene otros flavonoides (diosmina, naringenina, eriocitrina).

Beneficios del consumo regular de jugo de limón

Se cree que algo tan sencillo como empezar el día con un vaso de jugo de limón ayudará a mejorar las digestiones y:

  • Asimilar mejor los alimentos y absorber sus nutrientes a primeras horas de la mañana.
  • Prevenir el hígado graso y otras afecciones como el sobrepeso y la obesidad.
  • Aumentar la producción de ácido clorhídrico en el estómago y con ello mejorar la descomposición y la absorción de los alimentos.

Nota final

Si bien el consumo moderado de jugo de limón, dentro de un estilo de vida saludable, puede contribuir con la salud, no está demostrado científicamente que esa bebida vaya a prevenir o tratar enfermedades como la inflamación del hígado, por ejemplo.

Por lo tanto, lo más recomendable es beber el jugo de limón, como un complemento más. No como un remedio como tal para ninguna enfermedad.

  • Perez, L. (2011). El hígado. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition.
  • Josué Gonzalez. (2013). Colesterol. 1. https://doi.org/10.1109/FCST.2015.28.
  • Muñoz Bartolo, G. (2015). Hepatomegalia. Pediatria Integral.