Cómo tratar la migraña con remedios caseros

Al igual que el desencadenante de la migraña y la intensidad del dolor varían de persona a persona también deberemos comprobar qué remedio es el más eficaz en nuestro caso

A pesar de la incomprensión que padecen las personas que sufren migraña, el dolor que experimentan es casi insoportable.

Los afectados aseguran que el día se les hace muy cuesta arriba. Apenas pueden trabajar, les molesta la luz y los ruidos duelen como agujas.

Sin embargo, aún no existen soluciones médicas satisfactorias.

Los analgésicos comunes no producen el efecto deseado y tampoco existen alternativas específicas para esta dolencia.

Por ello, los migrañosos están deseosos de encontrar remedios caseros que les ayuden a sobrellevar esta patología tan singular.

La falta de recursos químicos en este sentido tiene que ver con el desconocimiento.

Sabemos cuáles son los síntomas, que es el propio dolor, pero no se han detectado cuáles son sus desencadenantes específicos.

No obstante, poco a poco se va avanzando y se han identificado algunos elementos que pueden intervenir en su aparición. Entre ellos encontramos:

  • Genética
  • Variaciones hormonales
  • Estrés
  • Cambios de tiempo
  • Dieta.

Además, una misma persona puede ser sensible a una de estas cuestiones, a varias o a todas ellas.

No obstante, los últimos años están revelando que la tradición popular muestra una sabiduría que se ha ignorado durante mucho tiempo.

Nadie tiene las respuestas que buscamos aún, pero lo cierto es que el abordaje de la migraña con remedios caseros ha demostrado su eficacia.

Hoy en nuestro espacio queremos enseñarte los mejores.

Combate la migraña con remedios caseros

Té de jengibre y limón

Vaso de agua de jengibre con hielo y limón

La migraña tiene pocas cosas buenas, eso lo sabemos. Una de estas “ventajas”, por llamarlo de alguna manera, es el aura.

Nos referimos a esos destellos de luz que sirven como aviso de que una crisis de migraña está a punto de llegar. Gracias a su aparición, podemos empezar a actuar antes de que el dolor surja.

Poder adelantarse no tiene precio, ya que la solvencia del té de jengibre se potencia sobremanera.

Ingredientes

  • 2 limones
  • 5 cucharadas de jengibre fresco (50 g)
  • 2 litros de agua
  • Estevia al gusto

¿Qué debes hacer?

  • Corta los limones, sin pelar, en trozos medianos.
  • Añade el jengibre.
  • Ponlo todo en un vaso de batir y añade el agua.
  • Procesa todo hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Si lo deseas, endúlzalo con estevia.
  • Si prefieres tomarlo frío puedes meterlo en la nevera.

Modo de consumo

  • Desde el primer momento en el que percibas los primeros síntomas, incluyendo el aura, toma, al menos, tres vasos al día de este té.

Visita este artículo: Descubre los 5 beneficios del agua con jengibre

Paños de agua fría y caliente

Paños

Estimular la circulación sanguínea es un clásico a la hora de tratar la migraña con remedios caseros.

El dolor viene motivado por una deficiencia en la misma. En este sentido, es buena idea tomar medidas para iniciar un proceso de revascularización.

Para ello, la alternativa menos invasiva es la aplicación local de distintas temperaturas, con paños de agua fría y caliente.

¿Qué debes hacer?

  • El procedimiento es muy sencillo. Solo tienes que humedecer una toalla con agua muy fría, para colocártela después en la zona concreta donde te duele.
  • Después de cinco minutos, haz lo mismo pero con agua a una temperatura más elevada.
  • Puedes repetirlo todas las veces que necesites hasta que encuentres alivio.

Masajes con aceite de lavanda

Lavanda

La esencia de lavanda es muy práctica para paliar la migraña. Esta reduce la tensión y mejora la circulación, cuestiones vitales para terminar con el dolor.

Ingredientes

  • 1 taza de flores secas de lavanda (150 g)
  • 3 tazas de aceite de almendras (600 g)

¿Qué debes hacer?

  • Con un mortero, machaca las flores, pero sin dejarlas demasiado pequeñas. Reserva.
  • Vierte el aceite de almendras en una olla y calienta.
  • Cuando el aceite esté caliente, añade las flores: déjalo todo a fuego lento durante dos horas y media.
  • Cuela el aceite y almacénalo en un recipiente de cristal.
  • Tápalo y guárdalo en un lugar oscuro.

Modo de aplicación

Cuando se enfríe, podrás aplicarlo en las sienes, con movimientos circulares durante el tiempo que necesites. 

 Cuando el aceite se filtre por los poros de la piel, notarás un alivio considerable. Este aumentará si logras concentrarte en su aroma, ya que generarás una serie de sustancias relacionadas con el placer que funcionarán como verdaderos analgésicos.

Como has podido ver, se trata de remedios muy fáciles de elaborar en casa, pero, al mismo tiempo, muy eficaces.

De hecho, su simplicidad ha sido un factor determinante a la hora de seleccionarlos.

Sabemos que el tiempo que se necesita invertir en una actividad es determinante para decidirnos por ella y, en consecuencia, hemos elegido los más cómodos y prácticos.

Te puede gustar