¿Cómo tratar la pérdida auditiva en los adolescentes?

Francisco María García 17 febrero, 2018
El uso de los auriculares por periodos de tiempo prolongados puede dar a lugar a la pérdida auditiva a largo plazo.

El mundo de la tecnología y el sonido de alta definición tienen efectos negativos en los adolescentes. Se ha demostrado que la pérdida auditiva parcial ha aumentado en las nuevas generaciones.

El uso de audífonos, por periodos de tiempo prolongados, es la causa principal del déficit auditivo en niños y adolescentes. No obstante, asistir a locales ruidosos, conciertos, tocar instrumentos musicales eléctricos y hasta los trabajos en cabinas telefónicas son causantes de este problema.

¿Cuándo existe la pérdida auditiva?

Los médicos establecen que existe pérdida auricular cuando una persona no es capaz de tener un umbral auditivo igual o superior a los 25 dB.

También se realiza el diagnóstico cuando la pérdida de este sentido es superior a los 40 dB en los adultos, o de 30 dB en la población menor de edad. Se supone que estos últimos deben tener mejor disposición a escuchar.

La discapacidad existe cuando una limitación impide el despliegue de las capacidades a plenitud, causando serias dificultades en nuestra vida cotidiana.

Ver también: ¿Qué significan los zumbidos en los oídos?

La detección

La detección

Lamentablemente hay casos de sordera juvenil que no se diagnostican a tiempo. Lo que no siempre se conoce es que el tiempo suele ser clave a la hora de generar mejoras considerables en la condición del paciente.

En el caso de los neonatos es necesario realizar la detección a tiempo para abordar su formación educativa adecuadamente. Esta debe incluir, desde temprana edad, el aprendizaje del lenguaje de señas.

Otro problema es la detección de la sordera parcial. La pérdida de audición comprende muchos niveles y es generada por causas congénitas y también adquiridas. El desgaste puede comenzar en el momento menos esperado.

Aparición de acúfenos

Existen algunos síntomas que pueden ayudarnos a saber que algo no está marchando bien con nuestros oídos. El acúfeno quizás es la mejor señal de una posible pérdida auditiva futura.

Los acúfenos son fenómenos auditivos que se caracterizan por la audición de pitos y zumbidos que en realidad no existen en el ambiente externo. Estos son notas, campanilleos y otros sonidos un tanto incómodos y fuera de lo común.

Por lo general este síntoma podría ser el comienzo de una posible enfermedad auditiva. Sin embargo la única forma de demostrarlo es someternos a una prueba de audiometría. Lo importante es realizar el respectivo chequeo ante su manifestación.

El peligro de la sobreexposición al ruido

El peligro de la sobreexposición al ruido

Hoy en día se ha registrado un repunte de la pérdida auditiva y enfermedades debido a la sobreexposición continua al ruido. Según la Organización Mundial de la Salud, el 50% de los jóvenes con ingresos medios y altos corren riesgo de sufrir este tipo de padecimiento.

Esta estadística comprende a las personas que se sitúan entre los 15 y 35 años de edad. La fuente principal de riesgo es el uso abusivo de dispositivos electrónicos como: MP3, audífonos, teléfonos, etcétera.

La OMS también estima que el 40% corre peligro debido a la exposición regular al ruido en discotecas, bares, conciertos y demás ambientes en donde se registran un índice alto de ruido mediante bocinas o amplificadores.

Lee también: 4 cosas que nunca debes hacerle a tus oídos

Tratamientos

Cuando la sordera no es total se puede recurrir a ciertos dispositivos que permiten la amplificación del sonido para que el paciente pueda escuchar con cierta facilidad. Todo depende de la severidad de su cuadro clínico.

Una de las soluciones más utilizadas es el audífono retroauricular que se adapta a la forma de la oreja y su cavidad desde el exterior. Este puede utilizarse en casi todos los tipos de sordera.

También existen los implantes cocleares, los que trabajan con las partes que no funcionan dentro odio interno, permitiendo transmitir las señales sonoras hasta el cerebro del afectado. Este tratamiento puede ser un tanto más costoso.

¿Cómo evitar la sordera adquirida?

Cómo evitar la sordera adquirida

Las dificultades auditivas en la adolescencia pueden prevenirse con un comportamiento moderado con respecto a la exposición del sonido. Lo principal es evitar el volumen excesivo en dispositivos de audio. No es solo la música, sino también los videojuegos.

El uso de tapones es aconsejable para los jóvenes que se dedican a tocar algún instrumento musical, sobre todo si es eléctrico. La carga auditiva en sala de ensayo no debe superar los 100 dB. Se debe regular también el tiempo de exposición para evitar la pérdida auditiva.

Por otra parte, las personas que hacen visitas continuas a discotecas o conciertos tienen mayor probabilidad de sufrir problemas en su sistema auditivo. Por eso es fundamental regular este tipo de actividades y en caso de asistir a ellos, debemos procurar alejarnos lo más que podamos de las bocinas.

Te puede gustar