Cómo tratar las heridas superficiales con 5 ingredientes antisépticos

Aunque los ingredientes naturales no suelen presentar reacciones adversas, si notamos algún tipo de picor o ardor en la herida en cuestión al aplicarlos deberemos suspender su uso

Todos estamos expuestos a sufrir cortes o heridas superficiales que, aunque no son graves, pueden volverse un foco de infecciones si no se les brinda un tratamiento adecuado.

Ante estas es necesario recurrir a productos con propiedades antisépticas cuya aplicación desinfecta y protege, favoreciendo el proceso de curación.

Por lo general, se pueden adquirir en farmacias y supermercados, ya que la industria farmacéutica se ha encargado de producirlos en decenas de presentaciones.

Sin embargo, también hay alternativas de origen natural que, además de frenar el crecimiento de los gérmenes, promueven la cicatrización y reparación de los tejidos.

En esta oportunidad queremos compartir 5 opciones para que no dudes en aplicarlas cuando tengas alguna emergencia.

¡Apunta!

1. Tomillo

¿Para-qué-sirve-el-tomillo

Las propiedades antisépticas del tomillo se han utilizado desde la antigüedad como complemento natural para desinfectar la piel en caso de cortes o heridas.

Sus aceites esenciales inhiben el crecimiento de los gérmenes y, de paso, estimulan la actividad celular para una rápida reparación de los tejidos afectados.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de tomillo (20 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando alcance su punto de ebullición, agrégale el tomillo.
  • Deja reposar la infusión a temperatura ambiente, hasta que se enfríe.

Modo de uso

  • Sumerge un paño limpio o algodón en el líquido, y aplícalo sobre la zona afectada.
  • Repite su uso 2 veces al día, hasta curar la herida.

Lee también: Las propiedades antiparasitarias del tomillo

2. Nogal

El nogal es uno de los antisépticos naturales que favorecen la regeneración de la piel, alterando el ambiente que necesitan los microbios para proliferarse.

Sus antioxidantes protegen las células y optimizan el proceso de cicatrización para lograr un rápido alivio de la herida.

Ingredientes

  • 1 cucharada de nogal (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la cucharada de nogal en una taza de agua y déjalo hervir 5 minutos.
  • Pasado este tiempo, espera que se enfríe y aplícalo.

Modo de uso

  • Humedece un algodón o gasa con la bebida y aplícalo sobre la lesión.
  • Úsalo 2 o 3 veces al día para mejores resultados.

3. Orégano

Orégano

El orégano contiene aceites esenciales con poder antiséptico que pueden proteger la piel para evitar infecciones en caso de cortes.

Sus propiedades antiinflamatorias calman el ardor en la zona afectada y, a su vez, favorecen la actividad celular durante el proceso de regeneración.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de orégano (10 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

  • Tritura las hojas de orégano y mézclalas con el aceite de oliva.

Modo de uso

  • Frota el tratamiento sobre la herida y déjalo actuar durante 40 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y úsalo 2 veces al día.

4. Árnica

Las flores de árnica tienen compuestos antisépticos que ayudan a limpiar la piel para evitar complicaciones en casos de heridas leves.

Sus antioxidantes y antiinflamatorios mejoran el proceso de regeneración y ayudan a cicatrizar en menos tiempo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de árnica (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vierte las flores de árnica en una olla con agua y ponlas a hervir a fuego bajo durante 2 minutos.
  • Cuando esté lista, espera que se enfríe y cuélala.

Modo de uso

  • Rocía la infusión sobre la herida y déjala actuar sin enjuagar.
  • Úsala 2 o 3 veces al día, si lo consideras necesario.

Visita este artículo: Dos remedios imprescindibles en casa: árnica y caléndula

5. Lavanda

Aceite esencial de lavanda

Las flores de lavanda concentran activos emolientes, antibacterianos y antiinflamatorios que pueden ser útiles para el alivio de cortes o heridas cutáneas.

Su aplicación, ya sea en infusión o aceite, desinfecta la superficie afectada y reduce el ardor y la hinchazón.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de lavanda (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Hierve una taza de agua y agrégale las flores de lavanda.
  • Espera que repose y fíltrala con un colador.

Modo de uso

  • Rocía el líquido sobre la herida y déjalo absorber sin enjuagar.
  • De modo opcional, diluye el aceite esencial en partes iguales con agua tibia y aplícalo con la ayuda de un algodón.
  • Repite el tratamiento 2 veces al día, hasta que la herida se cure por completo.

¿Sufriste una herida o corte accidental? Como puedes ver, son varias las opciones para desinfectarlas y aliviarlas.

Elige el remedio que más te llame la atención y aplícalo continuamente hasta que la piel cicatrice por completo.

Si notas alguna reacción desfavorable al utilizarlos, suspende su uso.