Tratar las infecciones urinarias con zumo de arándanos

La hidratación es fundamental para eliminar las bacterias a través de la orina. Bebiendo mucha agua y zumo de arándanos prevendremos mejor las infecciones urinarias.

Las infecciones urinarias son frecuentes en las mujeres y pueden ocurrir en cualquier lugar del sistema urinario, como la uretra, vejiga y riñones. La causa más común en el 80% de los casos, es la infección por E. Coli. Sin embargo, pueden existir otras causas, como las infecciones de transmisión sexual que pueden contribuir a su desarrollo.

Debido a la presencia de una sustancia antiadhesiva contra E.coli en los arándanos, el zumo puro de los mismos resulta eficaz para la prevención y podría ser util en el tratamiento de las infecciones del tracto urinario.

Cabe recordar, que para el correcto tratamiento de esta enfermedad lo mejor es visitar al médico. Así, este nos guiará y nos recomendará la mejor forma de actuar. Sin embargo, el zumo de arándanos puede ser perfecto para acompañar al tratamiento, pero no olvides consultar al médico si es compatible con el tratamiento ANTES de tomarlo.

SÍNTOMAS DE UNA INFECCIÓN URINARIA

Los síntomas generales iniciales de una infección del tracto urinario que se sienten son:

  • Primero, deseos frecuentes de orinar
  • Disminución del volumen de orina
  • Sensación de vaciado incompleto de la vejiga
  • Quemazón al orinar
  • Dolor pélvico en la mujer
  • Orina turbia, oscura y concentrada con mal olor. La orina también puede tener una apariencia lechosa o un tinte rojizo si la sangre está presente.
Las infecciones urinarias

Lea también: Diferentes antibióticos para la infección de orina

CÓMO FUNCIONA EL ZUMO DE ARÁNDANO

Un estudio ha demostrado que el arándano evita que la bacteria  E. Coli,  que comúnmente causa infecciones urinarias, se adhiera a la pared de la vejiga, lo que disminuye la capacidad adhesión de  esta bacteria.

El zumo de arándano puede resultar beneficioso cuando se experimentan infecciones urinarias recurrentes, especialmente en mujeres y podría reducir significativamente la cantidad de bacterias en la vejiga.

CÓMO APOYAR EL TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES URINARIAS CON ZUMO PURO DE ARÁNDANOS

Quizá te interese: Cómo cultivar arándanos en casa de una manera fácil

Bebe un vaso de unos 200 ml. de zumo puro de arándanos tres veces al día; sólo el zumo puro de arándanos es eficaz, no sirven los zumos de sucedáneos de arándanos o azucarados. Existe zumo de arándano concentrado, que puedes encontrar disponible en herboristerías.

Consume, al menos, de dos litros a dos litros y medio de agua diariamente, para ayudar a diluir la orina y la concentración de bacterias, lo que ayudará al sistema inmunológico a luchar y eliminar las bacterias.

Después de tratar la infección urinaria y para prevenir sucesivas infecciones, podría ser aconsejable tomar unos 200 ml. al día de zumo puro de arándanos.

No se debe mezclar con bebidas alcohólicas o con cafeína y menos, cuando se sufre de una infección urinaria, porque aumentan la deshidratación y causan una mayor irritación del tracto urinario.

Recuerda que este remedio de arándanos no es milagroso. Por ello, debe utilizarse en compañía de un tratamiento pautado por el médico y siempre debes consultar a tu médico si puedes tomarlo antes de iniciar su toma. Aún así, es un muy buen aliado para prevenir estas infecciones urinarias.

 

  1. Ofek I, Goldhar J, Zafriri D, Lis H, Adar R, Sharon N. Anti- Escherichia coli Adhesin Activity of Cranberry and Blueberry Juices. N Engl J Med [Internet]. 1991 May 30 [cited 2018 Nov 28];324(22):1599–1599. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1674106
  2. Jepson RG, Craig JC. A systematic review of the evidence for cranberries and blueberries in UTI prevention [Internet]. Vol. 51, Molecular Nutrition and Food Research. 2007 [cited 2018 Nov 28]. p. 738–45. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17492798
  3. Minardi D, d’Anzeo, Cantoro, Conti, Muzzonigro. Urinary tract infections in women: etiology and treatment options. Int J Gen Med [Internet]. 2011 [cited 2018 Nov 28];4:333. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21674026