¿Tratar las infecciones urinarias con zumo de arándanos?

Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
28 julio, 2013
Así como es fundamental mantenerse bien hidratado a diario, consumiendo suficiente cantidad de líquido, en caso de tener una infección urinaria, es necesario prestar aún más atención a este hábito.

Cuando una persona tiene una infección urinaria, lo más común es que alguien le recomiende tomar zumo de arándanos rojos o bien, aprovechar esta fruta con tanta regularidad como pueda dentro de su dieta, para así mejorarse pronto. Sin embargo, ¿es esto realmente una buena medida para tratar el problema?

Las infecciones urinarias suelen ser más frecuentes en las mujeres que en los hombres, y pueden afectar cualquier lugar del sistema urinario (la uretra, la vejiga o los riñones). En el 80 % de los casos, la causa más común es la infección por Escherichia coli. Sin embargo, es posible que existan otras, como las infecciones de transmisión sexual (ETS).

Arándano

¿Por qué se creía que funcionaba?

En Estados Unidos, en el año 1991 se publicó un estudio que indicaba que el consumo de arándanos (rojos y azules) era conveniente para tratar las infecciones urinarias más comunes y, en especial, la causada por la bacteria E. coli.

Según la hipótesis planteada, el arándano contiene una gran cantidad de proantocianidinas, que minimizan la adhesión de la E. coli en las paredes de la vejiga y permiten que se elimine más fácilmente a través de la orina.

En consecuencia, se consideraba que la ingesta de zumo de arándanos podía resultar beneficioso para reducir significativamente la cantidad de bacterias en la vejiga.

Gracias a la difusión que tuvo este estudio y otros textos afines, hasta la fecha se ha extendido mucho la idea de que el consumo de arándanos funciona en la prevención de la cistitis y el tratamiento de infecciones urinarias.

En años recientes, los investigadores han revisado a fondo la literatura en la que se expone la supuesta acción de las proantocianidinas antes mencionada, pero han llegado a la conclusión de que no existen realmente pruebas que indiquen que el consumo del zumo de arándanos rojos sea eficaz en el tratamiento de las infecciones urinarias o en la prevención de la cistitis.

Lea también: Diferentes antibióticos para la infección de orina

¿Es válido apoyar el tratamiento con zumo de arándanos puro?

Zumo de arándanos

Quizá te interese: Cómo cultivar arándanos en casa de una manera fácil

Si bien es cierto que ingerir suficiente cantidad de líquido (para aumentar la frecuencia de micción diaria) es muy recomendable para eliminar más rápido las bacterias, el zumo de arándanos no viene a ser un producto que haga desaparecer la infección propiamente. Por lo tanto, si el paciente decide que desea beberlo, debe tener en cuenta que esta bebida no actuará como una cura.

El zumo de arándanos rojos no es milagroso. Puede beberse, siempre y cuando se sigan las pautas del médico y se toman las medidas necesarias para mejorar el estilo de vida.

Cabe destacar que durante el tratamiento no se debe consumir bebidas alcohólicas o cafeína, ya que promueven la deshidratación y causan una mayor irritación del tracto urinario.

Un estilo de vida saludable es la mejor forma de prevenir problemas de salud. Así pues, apóyate en una alimentación balanceada, una buena hidratación, entre otras medidas, para poder gozar de bienestar.

  • Ofek I, Goldhar J, Zafriri D, Lis H, Adar R, Sharon N. Anti- Escherichia coli Adhesin Activity of Cranberry and Blueberry Juices. N Engl J Med [Internet]. 1991 May 30 [cited 2018 Nov 28];324(22):1599–1599. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1674106
  • Jepson RG, Craig JC. A systematic review of the evidence for cranberries and blueberries in UTI prevention [Internet]. Vol. 51, Molecular Nutrition and Food Research. 2007 [cited 2018 Nov 28]. p. 738–45. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17492798
  • Minardi D, d’Anzeo, Cantoro, Conti, Muzzonigro. Urinary tract infections in women: etiology and treatment options. Int J Gen Med [Internet]. 2011 [cited 2018 Nov 28];4:333. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21674026