Cómo tratar las llagas en el paladar

Si presentas una llaga bucal y, a pesar de aplicarle tratamientos para acelerar la curación, perdura más de 7 días, es necesario acudir con el dentista de inmediato

¿Úlceras orales? Es una de las molestias más frecuentes en los tejidos blandos bucales. Todo comienza con dolor en el área de las mejillas, encías y, en este caso, nos enfocaremos a la zona del paladar.

Las llagas son lesiones inflamatorias. Por lo general se presentan en forma ovalada, con enrojecimiento alrededor y un fondo amarillo grisáceo.

Sin embargo, no son solo un problema estético. Su presencia interrumpe el habla y puede ser molesta a la hora de consumir alimentos.

Si persisten durante un periodo largo se recomienda hacer una extracción de tejido para examinarlo y descartar enfermedades.

Tipos de llagas

Aftas

Se trata de lesiones con enrojecimiento de tamaño pequeño. Muchas veces se confunden con herpes labial. En realidad la diferencia es que el virus del herpes se presenta fuera de la boca.

 Es posible que las aftas reaparezcan e igualmente pueden propagarse. Su aparición se debe a una deficiencia en el sistema inmunitario.

Asimismo, también influyen factores como el estrés, alergias o traumas.

Lee también: 6 remedios caseros para tratar las aftas bucales

Herpes labial

¿Por-qué-el-herpes labial siempre se repite

Se transmite por medio de un virus y es muy contagioso. Consiste en un grupo de ampollas que brotan alrededor de los labios, debajo de la nariz y el mentón.

Muchas veces no se detecta al principio, debido a que la gripe o el resfriado lo acompañan. Desde el momento que la persona contrae el virus se mantiene en el cuerpo, aunque sea en estado latente.

Leucoplasia

Se identifica porque la llaga tiene un tono blanquecino y una consistencia espesa en el interior del paladar.

Por lo regular su aparición se asocia como el hábito del tabaquismo, prótesis mal acomodadas o dientes rotos.

Candidiasis

Candidiasis

Esta infección se debe específicamente al hongo de la Candida albicans. Suele presentar placas de color amarillento cremoso o rojizo.

Son muy dolorosas y las personas con bajas defensas, boca seca o que llevan tratamientos con antibióticos de manera frecuente son más propensas a padecerlas.

Causas

La aparición de estas protuberancias puede deberse a cualquiera de los siguientes puntos:

  • Mordeduras accidentales
  • Golpes
  • Dientes dañados o quebrados
  • Infecciones
  • Aparatos de ortodoncia mal puestos
  • Abuso de bebidas alcohólicas y cigarrillos
  • Falta de higiene
  • Deficiencia de vitaminas
  • Relaciones sexuales vía oral sin protección
  • Fiebre

No te pierdas: Cómo cepillar nuestros dientes correctamente 

Síntomas

  • Sensación de ardor y dolor en el área.
  • Protuberancias blanquecinas, grisáceas o amarillentas con enrojecimiento.
  • Inflamación.
  • Problemas para masticar o pasar los alimentos.
  • Sensibilidad al picante y comidas calientes.
  • En el caso del herpes las ampollas pueden producir costras.

Tratamiento

  • Una llaga regular desaparece en un plazo máximo de 5 días. No obstante, si quieres que el proceso sea más rápido, puedes utilizar antisépticos en forma de spray de venta libre que favorecen la cicatrización.
  • Es importante ingerir pedazos de hielo, pues entumecen y desinflaman la zona.
  • Considera seguir una dieta blanda sin grasas ni picantes para lograr una mejor recuperación.
  • Siempre y cuando un especialista lo indique, puedes utilizar ungüentos o pomadas.

Remedios naturales

Agua con sal

Agua salada

No es necesario tener un antiséptico de la farmacia. En casa puedes hacer tu propio enjuague bucal con agua y sal y obtendrás los mismos resultados.

Ingredientes

  • 1 vaso con agua (200 ml)
  • 1 cucharada de sal (10 g)  

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar añade la sal en el agua y mezcla durante unos segundos.
  • Enseguida haz gárgaras y mantén el enjuague por 15 segundos.
  • Repite el procedimiento hasta terminar la mezcla.

Lee también: 8 sorprendentes beneficios de la sal marina 

Miel y limón

La miel es conocida por su potente efecto a la hora de cicatrizar. Si además la combinas con las propiedades antibacterianas del limón desaparecen las llagas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • El zumo de un limón 

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar vierte la miel en un recipiente y agrega el zumo de limón.
  • Combina hasta formar una mezcla homogénea.
  • Después de enjuagar tu boca y tus manos, con ayuda de las yemas de los dedos coloca el remedio en la zona afectada.
  • Repite el procedimiento después de cada cepillado.

Agua oxigenada

Agua oxigenada

El agua oxigenada es una solución salina que tiene propiedades desinfectantes, limpiadoras y favorece en la cicatrización.

Ingredientes

  • ½ vaso de agua oxigenada (100 ml)
  • ½ vaso de agua regular (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Combina el agua oxigenada con el agua regular (es muy importante que sea en partes iguales).
  • Haz gárgaras con la mezcla durante 1 minuto.
  • Repite el procedimiento 2 veces al día.

¿Listo para salvar a tu paladar?

 

Te puede gustar