Cómo tratar naturalmente las sibilancias

4 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Según creencias populares, algunos remedios caseros podrían ayudar a aliviar las sibilancias. SIn embargo, ninguno de ellos ha demostrado tener utilidad desde el punto de vista científico.

Las sibilancias son sonidos agudos (silbidos) que se producen al respirar cuando existe una obstrucción en cualquier punto de las vía respiratorias cuando están parcialmente bloqueadas. Sus causas más comunes son el asma y la bronquitis. En otros casos la causa puede ser una insuficiencia cardíaca o una reacción alérgica grave.

El Dr. Lechtzin señala que e objetivo principal del tratamiento es la resolución del trastorno subyacente (es decir, la causa) y añade que «el control a largo plazo de las sibilancias persistentes causadas por asma puede requerir corticoesteroides inhalados, estabilizadores de los mastocitos y antagonistas del receptor de leucotrienos».

Remedios caseros para las sibilancias

En el ámbito popular se han llegado a recomendar varios remedios caseros para el alivio de ciertas molestias. No obstante, estos remedios no son una solución para las sibilancias ni tampoco opciones infalibles. No tienen un fundamento científico, sino especulativo. Por ende, es conveniente consultar con el médico antes de considerar utilizarlos como tratamiento coadyuvante.

1. Salvia

Se dice que la salvia es una planta que puede brindar alivio en caso de congestión puesto que tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias.

Para aprovechar sus bondades en caso de tener sibilancias, debemos hacernos vapores con salvia blanca.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de hojas de salvia blanca (50 g)
  • Agua (la cantidad necesaria)

Preparación

  • Añade la salvia blanca en un recipiente con agua y lleva a ebullición.
  • Cuando rompa el hervor, acerca la cara al cazo, con cuidado para no quemarte, ponte una toalla sobre la cabeza e inhala los vapores durante unos 15 minutos.
  • Puedes hacer lo mismo con hojas de eucalipto.

2. Cúrcuma

Como a esta especia se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, se considera que puede resultar útil a la hora de aliviar la inflamación que puede estar causando las sibilancias y otras molestias.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma (10 g)
  • 1 cucharadita de agua (5 ml)

Preparación

  • En un recipiente coloca la cúrcuma y añade el agua.
  • Mezcla para formar una pasta.
  • Aplica en el pecho como cataplasma.
  • Coloca un paño tibio encima y deja pasar 10 minutos.

3. Jengibre

Dado que el jengibre también tiene propiedades antiinflamatorias, se considera que puede ser un remedio útil en caso de congestión y molestias varias, como las sibilancias.

Se dice que uno de sus compuestos, el gingerol, tiene la capacidad para relajar los músculos del torso y evitar los jadeos o la sensación de tener el “pecho cerrado”.

  • Te aconsejamos que ralles un poco de raíz de jengibre en tus ensaladas, sopas o infusiones para disfrutar de sus bondades.
  • No emplees mucha cantidad ya que su sabor algo es fuerte, así como también su aroma.

Descubre: Jengibre para las náuseas

4. Semillas de mostaza

Del mismo modo que los anteriores, las semillas de mostaza son otro remedio casero muy eficaz para tratar silbidos de pecho si se muelen y consumen. Se les atribuyen descongestivas y, como remedio, se emplean de forma similar que la cúrcuma.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de semillas de mostaza (20 g)
  • 1 cucharada de agua (10 ml)

Preparación

  • En un mortero coloca las semillas de mostaza y el agua.
  • Machaca hasta formar una pasta.
  • Unta en el pecho.
  • Cubre con un paño tibio (lo más caliente posible).
  • Deja actuar 15 minutos.

Nota: también se puede usar el aceite esencial de mostaza que se consigue en las tiendas naturistas. Se recomienda calentarlo un poco antes de aplicarlo por el pecho con movimientos circulares.

5. Higos

Higos-para-limpiar-el-pancreas

En el ámbito popular se dice que estos frutos no solo son nutritivos y ricos sino que, además, mejoran la salud respiratoria al ayudar a eliminar las flemas.

Aunque se dice que comerlos periódicamente es esencial para las personas con asma o sibilancias, no existe evidencia científica que indique que realmente brinden un beneficio en concreto. 

Se pueden consumir higos dentro de una dieta equilibrada y obtener, en conjunto, los beneficios que brinda una buena alimentación.

6. Cebolla

Al igual que el ajo, se dice que la cebolla es un buen remedio para la congestión y otras molestias. Sin embargo, no existe evidencia de que este alimento, por sí solo, brinde algún tipo de beneficio en caso de afecciones respiratorias.

Se suele decir que la cebolla estimula la expectoración y la descongestión y que es una especie de «antibiótico natural«.

Lee: 5 remedios caseros con cebolla para aliviar la tos

7. Miel

tarro de miel

Generalmente se dice que la miel es un alimento con propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Y se considera que tiene la capacidad para luchar contra las bacterias que causan síntomas tan molestos como la tos; por otra parte, facilita la eliminación de las flemas.

Nota final

Aunque en el ámbito popular se recomienden este tipo de remedios para tratar las sibilancias, debes tener siempre en cuenta que estos no cuentan con validez científica y que su base es meramente especulativa.

Si deseas probarlos, procura consultarlo primero con el médico y, si este los autoriza, recuerda que lo mejor es incluirlos dentro de un estilo de vida saludable para poder obtener verdaderos beneficios.

  • Aguilera Zamarroni, F., & Huerta López, J. G. (2016). Sibilancias tempranas recurrentes y factores de riesgo para el desarrollo futuro de asma. Alergia, Asma e Inmunología Pediátricas25(1), 12-23.
  • Castro-Rodríguez, J. A. (2006). ¿ Cómo evaluar el riesgo de asma bronquial en lactantes y preescolares?. Archivos de Bronconeumología42(9), 453-456.
  • Romero-Tapia, S. D. J. (2002). Prevención de alergia y Asma. Salud en Tabasco8(2), 83-86.
  • Yocum, R. F. (2003). Registros de enfermería: Cuidados de calidad. Nursing (Ed. española)21(3), 22-27.