Cómo tratar naturalmente las sibilancias

Yamila Papa 26 febrero, 2017
Para aliviar las sibilancias y que no interfieran en exceso en nuestra vida cotidiana podemos recurrir a diferentes remedios que, gracias a sus propiedades expectorantes y antiinflamatorias, nos ayudarán a mejorar la condición

Los silbidos de pecho suelen estar acompañados por una respiración jadeante o breve. Si no se trata a tiempo la persona puede sufrir dificultades para inhalar el aire.

En este artículo te contamos de qué manera se pueden reducir las sibilancias.

Qué son las sibilancias

Qué son las sibilancias

Se trata de los ruidos o silbidos que se producen en el conducto respiratorio al pasar el aire desde la nariz o boca hasta los pulmones.

Las sibilancias están consideradas una afección, como la bronquitis o el asma, y tienen su origen en los bronquios.

Si existe una inhalación ineficaz del aire la primera señal es la falta de aliento o sensación de “ahogo”.

Algunos pueden también experimentar mareos y letargos debido a la falta de oxígeno en el cuerpo y en el cerebro.

Los demás síntomas que acompañan esta condición son:

  • Tos nocturna
  • Goteo nasal
  • Dolor en el pecho
  • Escalofríos
  • Fiebre

La principal causa del silbido pectoral es el asma. Esta enfermedad provoca que el sistema inmunitario reaccione de forma inusual ante una sustancia o alérgeno.

Las vías respiratorias se inflaman y el aire no puede pasar con facilidad. El tabaquismo, las infecciones virales y la bronquiolitis son otros desencadenantes de este problema.

¿Quieres conocer más? Lee: Remedios naturales para limpiar los pulmones

Remedios caseros para las sibilancias

Gracias a las recetas naturales podemos reducir los síntomas o tratar las sibilancias para evitar que la condición se agrave. +

Te recomendamos los siguientes remedios caseros:

1. Salvia

Se trata de una planta medicinal que se emplea para tratar varias afecciones respiratorias, ya que brinda alivio inmediato y descongestiona gracias a sus propiedades expectorantes y antiinflamatorias.

Para aprovechar sus bondades debemos hacernos vapores de salvia blanca.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de hojas de salvia blanca (50 g)
  • Agua (la necesaria)

Preparación

  • Añade la salvia blanca en un recipiente con agua y lleva a ebullición.
  • Cuando rompa el hervor, acerca la cara al cazo, con cuidado para no quemarte, ponte una toalla sobre la cabeza e inhala los vapores durante unos 15 minutos.
  • Puedes hacer lo mismo con hojas de eucalipto.

2. Ajo

3. Ajo

Este superalimento nos ayuda en el tratamiento de muchas enfermedades. En el caso de las sibilancias aprovecharemos sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

  • Además el ajo es antibiótico y trata las infecciones virales.
  • Sirve para limpiar la congestión de los pulmones y reducir la inflamación de las vías respiratorias.
  • No dudes en consumir algunos dientes de ajos crudos en ensaladas (o si te animas en ayunas) o bien preparar sopas e infusiones que los contengan.

3. Cúrcuma

Es una de las especias más populares de la India que, además de utilizarse en la preparación de platillos típicos (para aportarles color y aroma característicos) también puede sernos útil como medicina natural contra el asma o el silbido de pecho.

La cúrcuma es un potente antiinflamatorio que se emplea en el Ayurveda desde la antigüedad para tratar todo tipo de problemas respiratorios.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma (10 g)
  • 1 cucharadita de agua (5 ml)

Preparación

  • En un recipiente coloca la cúrcuma y añade el agua.
  • Mezcla para formar una pasta.
  • Aplica en el pecho como cataplasma.
  • Coloca un paño tibio encima y deja pasar 10 minutos.

4. Jengibre

  • Un perfecto antiinflamatorio que puede ayudar en los casos de sibilancias (entre otras afecciones del aparato respiratorio).
  • Uno de sus compuestos, el gingerol, tiene la capacidad para relajar los músculos del torso y evitar los jadeos o la sensación de “pecho cerrado”.
  • Te aconsejamos que ralles un poco de raíz de jengibre en tus ensaladas, sopas o infusiones para disfrutar de sus bondades.
  • No emplees mucha cantidad ya que su sabor algo cítrico es fuerte, así como también su aroma.

5. Semillas de mostaza

Otro remedio casero muy eficaz para tratar silbidos de pecho si se usan molidas. Son descongestivas, mejoran la condición respiratoria y reducen el asma. Se emplea de forma similar que la cúrcuma.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de semillas de mostaza (20 g)
  • 1 cucharada de agua (10 ml)

Preparación

  • En un mortero coloca las semillas de mostaza y el agua.
  • Machaca hasta formar una pasta.
  • Unta en el pecho.
  • Cubre con un paño tibio (lo más caliente posible).
  • Deja actuar 15 minutos.

También se puede usar el aceite esencial de mostaza que se consigue en las tiendas naturistas. Se recomienda calentarlo un poco antes de aplicarlo por el pecho con movimientos circulares.

6. Higos

Higos-para-limpiar-el-pancreas

Estos frutos no solo son nutritivos y ricos sino que, además, mejoran la salud respiratoria al eliminar las flemas y mucosidades y reducir las dificultades para inhalar.

Comerlos periódicamente es esencial para las personas con asma o sibilancias.

  • Se recomienda consumirlos en ayunas al menos tres veces a la semana.

7. Cebolla

  • Con efectos similares a los del ajo, es un remedio ideal para tratar afecciones respiratorias.
  • La cebolla estimula la expectoración y la descongestión, es un antibiótico natural y refuerza las defensas.
  • Puedes comerla cruda en ensaladas o incluso dejar una partida al medio en la habitación para inhalar su aroma.

Visita este artículo: 5 remedios caseros con cebolla para aliviar la tos

8. Miel

Antiinflamatoria, antibacteriana y curativa. Muchas son las propiedades de la miel para nuestra salud en general.

Tiene la capacidad para luchar contra las bacterias que causan tos y para reducir los síntomas de los silbidos de pecho.

Además potencia el sistema inmunitario y ayuda en la eliminación de las flemas.

  • Una cucharadita para endulzar las infusiones es suficiente para disfrutar de todas las bondades de la miel.
  • Si lo prefieres puedes consumir una cucharada pequeña en ayunas y otra antes de dormir.

 

Te puede gustar