Cómo tratar el síndrome del intestino irritable con una infusión de jengibre y manzanilla

16 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu
El síndrome del intestino irritable es un trastorno del tubo digestivo que causa dolor en el área abdominal y episodios de estreñimiento y diarrea. Para obtener el alivio, además de seguir el tratamiento pautado por el médico, se recomienda hacer algunos cambios en la dieta.

El síndrome del intestino irritable, también conocido como colon irritable, es una enfermedad que se caracteriza por periodos de distensión abdominal y cambios en el tránsito intestinal, alternando episodios de estreñimiento y diarrea.

Su causa exacta no está definida, pero se cree que tiene mucho que ver con factores psicológicos como el estrés, la ansiedad y el nerviosismo. La Dra. Moleski comenta que “en muchas personas con este trastorno, el sistema digestivo es especialmente sensible a una gran cantidad de estímulos”. Adicionalmente, los expertos consideran que está relacionado con algunos cambios hormonales, intolerancias alimentarias y predisposición genética.

El tratamiento del síndrome del intestino irritable

Según sea el caso, el tratamiento del síndrome del intestino irritable incluirá una serie de medidas u otras. Sin embargo, la Dra. Moleski comenta que, en líneas generales, los pacientes deben intentar hacer ciertos cambios en la alimentación. 

  • Evitar los alimentos irritantes que puedan desencadenar los episodios.
    • Restringir el consumo de alimentos con alto contenido de ciertos carbohidratos: oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles.
    • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, con cafeína y sustancias artificiales (sorbitol, sobre todo).
    • Evitar mascar chicles.
  • La fructosa, el azúcar que se encuentra en las frutas, bayas y algunas plantas, debe tomarse solo en pequeñas cantidades.
  • Comer en pequeñas cantidades, unas 5 o 6 veces al día preferiblemente. 
  • Comer despacio, sin prisas, masticando bien los alimentos y tomándose el tiempo necesario para disfrutar la comida.
  • Seguir las recomendaciones del médico respecto al consumo de medicamentos. 

Otras recomendaciones:

  • Evitar las situaciones de estrés que puedan desencadenar episodios.
  • Realizar actividad física con regularidad, para mantener el funcionamiento normal del tubo digestivo y así, evitar el estreñimiento.
  • La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a los pacientes a adquirir herramientas que les permita gestionar mejor el estrés y las emociones negativas que pueden causar episodios.

Remedios naturales para el alivio

En el ámbito popular se considera que existen algunos remedios que pueden resultar útiles a la hora de aliviar las molestias y mejorar la salud digestiva, uno de ellos es la infusión de jengibre y manzanilla, dos ingredientes naturales con propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Se dice que la mezcla de estos dos ingredientes conforman un remedio natural, suave para el estómago.

Beneficios del jengibre

jengibre

El principal compuesto activo del jengibre se conoce como gingerol. Esta es la sustancia que le confiere su característico sabor picante, además de sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y digestivas.

  • Durante siglos se ha utilizado como remedio alternativo contra las digestiones pesadas, ya que facilita la absorción de los nutrientes y promueve la eliminación de los desechos acumulados en el colon.
  • Contiene una sustancia conocida como oleorresina, que le confiere propiedades antiácidas, laxantes y antiespasmódicas.
  • Es un carminativo natural, es decir, ayuda a frenar la producción excesiva de gases.
  • Mejora la circulación de la sangre y, de paso, promueve la expulsión de las toxinas que viajan a través del torrente sanguíneo.
  • Entre otras cosas, es uno de los mejores remedios naturales contra las náuseas, la acidez y el reflujo.

Lee más: Jengibre para las náuseas

Beneficios de la manzanilla

manzanilla

Las flores de manzanilla se han utilizado en la medicina alternativa como complemento contra los dolores, la inflamación abdominal y los problemas de tránsito intestinal.

  • Contiene sustancias activas, como los ácidos orgánicos, terpenos y alcoholes, que le confieren efectos antiinflamatorios y calmantes.
  • Ayuda a reducir la distensión causada por el intestino irritable.
  • Controla la diarrea y el estreñimiento, y ayuda a reducir la acumulación de gases.
  • Tiene propiedades antiespasmódicas y antiácidas.

Receta de la infusión de jengibre y manzanilla

jengibre-manzanilla

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 1 cucharadita de jengibre rallado (5 g)
  • 1 cucharada de flores de manzanilla (10 g)
  • Opcional: 2 cucharadas de miel de abejas (50 g)

Preparación

  • Vierte las tazas de agua en una olla y ponlas a hervir.
  • Una vez alcancen su punto de ebullición, agrégales la raíz de jengibre rallada y las flores de manzanilla.
  • Reduce el fuego, y deja infusionar las plantas durante 2 o 3 minutos.
  • Luego, espera que repose a temperatura ambiente, 10 o 15 minutos más.
  • Cuela la bebida y, si gustas, endúlzala con un toque de miel de abejas y agrégale hielo (si lo deseas).

Modo de consumo

  • Consume con moderación. Nunca más de 3 tazas al día.
  • Si tu médico te ha indicado que no debes consumir jengibre, entonces evita esta preparación y coméntale qué otras opciones son válidas para ti.
  • A la par del consumo de esta bebida, sigue las instrucciones de tu médico y procura mantener, ante todo, un estilo de vida saludable.
  • No sustituyas el tratamiento farmacológico por este remedio, ya que puede resultar contraproducente.

La manzanilla y el jengibre son un complemento

¿Estás lidiando contra los síntomas del síndrome del colon irritable? ¿Tienes digestiones pesadas? Si es así, anímate a preparar esta bebida natural para aliviar las molestias, hidratarte y reconfortarte.

Por supuesto, para poder obtener buenos resultados, debes asegurarte de mantener una alimentación saludable, acorde a las instrucciones de tu médico.