Tratar y prevenir aftas bucales

En algunas ocasiones la aparición de aftas bucales está relacionada con la carencia de alguna vitamina, el estrés, cambios hormonales o bajada de defensas.

Las aftas bucales son un tipo de úlcera o llaga abierta que puede llegar a ser muy dolorosa. Pueden aparecer en cualquier parte de la cavidad bucal. Las aftas bucales suelen ser muy molestas, ya que pueden interferir en la actividad diaria.

Se pueden clasificar en función de su morfología :

  • Aftas menores: engloban al 80% de los casos. Aparecen en solitario y suelen curarse de forma espontánea a los 7 días.
  • Aftas mayores: tienen un tamaño superior a 1 centímetro, se resuelven en semanas, pudiendo dejar una cicatriz .
  • Herpetiformes: son los casos en los que salen numerosas aftas bucales, con un tamaño pequeño y que desaparecen en semanas.

Asimismo, se pueden diferenciar entre.

  • Agudas.
  • Crónicas.
  • Recurrentes: las de este tipo, afectan al 20% de la población, y suelen aparecer por primera vez durante la infancia. Sin embargo es en la adolescencia y al comienzo de la edad adulta cuando más nos afectan.

Aftas bucales

Por qué salen las aftas bucales

No se trata de una afección contagiosa. Algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar este tipo de úlceras, aunque en la mayoría de los casos pueden desencadenarse por: suelen salir por varias causas:

  • Infección viral.
  • Falta de algunas vitaminas.
  • Estrés.
  • Alergias a ciertos alimentos.
  • Cambios hormonales.

    Lee también: Usos del enjuague bucal

¿Cómo prevenir las aftas bucales?

Te contamos algunas recomendaciones para ayudarte a prevenir la aparición de aftas bucales.

Vitaminas y minerales

Como hemos dicho, una de las causas de la aparición de las aftas bucales es el déficit de algunas vitaminas, por no seguir una alimentación adecuada.  Los efectos del déficit de vitaminas del grupo B, se pueden paliar aumentando el consumo de verdura de hoja verde, carnes rojas, cereales integrales y lácteos.

El déficit de ácido fólico esta es asociado a estas afecciones. Sin embargo, para tomar suplementos de ácido fólico, es aconsejable el control por parte de su médico. Debes asegurarte de que tu dieta contenga estos elementos.

disminuye el estrés para prevenir aftas bucales

Disminuye el estrés

La ansiedad y el estrés son uno de los factores de la aparición de aftas bucales. Intenta evitar estas situaciones en la medida de lo posible o ayudarte de remedios naturales y técnicas de relajación.

Alimentación equilibrada

Evita comer alimentos demasiado calientes, así como las comidas muy especiadas y picantes. Además, modera el consumo de frutos secos y frutas ácidas.

Buena higiene bucal

Es muy importante mantener una buena higiene bucal. Cepillarse los dientes tres veces al día para asegurar una limpieza adecuada. Mientras se padecen aftas, es aconsejable utilizar cepillos suaves. También es importante emplear enjuagues adecuados y sedas o cintas dentales.

También te puede interesar: Consejos para cuidar los dientes

Los medicamentos empleados en el tratamiento de las aftas bucales tienen como objetivo:

  • Disminuir el dolor: se emplean corticoesteroides como la triamcinolona y fluocinonida. Además, antiinflamatorios como la bencidamina.
  • Cicatrización de la úlcera: de esta función se encargan los agentes cicatrizantes como el plocresuleno.
  • Eliminar las bacterias que se desarrollan en la herida: para la acción antibiótica incorporan en las formulas la tirotricina y el sulfato de neomicina.

Existen distintas formas para el tratamiento en forma de cremas, gel, spray y enjuague bucal.

Además del tratamiento farmacológico, puedes tomar algunas medidas caseras para disminuir la inflamación y facilitar la cicatrización. Se trata de hacer enjuagues, dos o tres veces al día, preferiblemente después de cepillarse los dientes, con:

  • Extracto de manzanilla.
  • Miel.
  • Extracto de propoleo.
  • Té de hojas de albahaca.

 

  • Rioboo, M., & Bascones, A. (2011). Aftas de la mucosa oral. Avances En Odontoestomatología.

  • Parent, D., & Vaillant, L. (2008). Aftas, aftosis, enfermedad de Behçet. EMC - Dermatología. https://doi.org/10.1016/S1761-2896(08)70354-6

  • Kimura, Y., Nakatani, Y., & Watanabe, K. (2015). Aftas palatales en la enfermedad de Crohn. Acta Otorrinolaringologica Espanola. https://doi.org/10.1016/j.otorri.2013.12.010