Tres señales que indican que eres una persona ninfómana

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Alejandro Rodríguez
¿Conoces la diferencia entre la adicción al sexo y una libido sana? A continuación aprenderás varias claves que te permitirán identificar a cuál de los dos grupos perteneces

Antes se solía pensar que cuando alguien tenía tendencia a la promiscuidad, era una persona ninfómana. Sin embargo, lo que implica este término ha evolucionado hacia algo que hoy entendemos como ‘hipersexualidad’.

La hipersexualidad se refiere a la participación anormalmente mayor o extrema en cualquier actividad sexual. Sin embargo, hoy en día, existe una tendencia a clasificar todos los comportamientos que se desvían ligeramente de la norma como trastornos mentales.

Esto también puede observarse en el campo del sexo, donde cualquiera con un deseo sexual más alto de lo que se considera normal es llamado un adicto al sexo.

En este artículo te explicaremos las tres señales para identificar una persona ninfómana, o mejor dicho, que sufre adicción al sexo o hipersexualidad.

¿Qué es la hipersexualidad?

Mujer con pintalabios rojo mordiendo una cereza.

La hipersexualidad es una conducta humana que se describe como apetito sexual excesivo. En el pasado se utilizaba el término ‘ninfomanía‘ en relación a mujeres, mientras en el caso de los hombres se denominaba ‘satiriasis’.

Sin embargo, al hablar de conducta sexual y de la manera en que la ve la sociedad, hay que tener en cuenta diferentes factores: la época, los valores sociales y culturales, principios éticos y creencias religiosas.

Aunque no existe un consenso científico respecto a la definición del término, se habla de adicción al sexo cuando la práctica sexual se utiliza para aliviar un malestar y no para buscar placer.

En las últimas décadas, se ha empezado a tratar este problema como se haría con cualquier otro tipo de adicción. Sin embargo, cada diagnóstico se realiza analizando las características individuales del paciente y tiene mucho de subjetivo.

En lugar de etiquetar a alguien como una persona ninfómana, hoy en día se habla de hipersexualidad.

Existen muchas teorías entorno a las causas de la adicción al sexo

  • Impulsividad sexual.
  • Factores neurológicos: daño cerebral, cirugías, uso de agentes dopaminérgicos para el párkinson.
  • Psicodinámica: deseo sexual incontrolable para intentar experiencias sexuales negativas durante la niñez.
  • Predisposición genética. Al igual que en décadas anteriores, cuando se calificaba de ‘ninfómana’ a alguien, hoy en día se cree que la genética podría tener algo que ver con este tipo de comportamiento. Sin embargo, aún queda mucho por investigar al respecto.

Puede interesarte también: Adicción sexual masculina: cómo se manifiesta

3 señales de que una persona es ninfómana o hipersexual

Mujer sexy

Utiliza el sexo para sentirse mejor frente a sus problemas

El primer síntoma de cualquier tipo de adicción es la repetición compulsiva de un comportamiento para mejorar el estado de ánimo. La persona adicta al sexo, buscará tener relaciones sexuales a toda costa cuando esté teniendo problemas en su día a día ansiedad, depresión, aburrimiento).

En función de sus características individuales, podrá hacerlo mediante el uso de la masturbación y la pornografía, o con otras personas.

Aunque a primera vista esto parezca que no es dañino. Muy pronto habrá una pérdida de libertad por parte del sujeto y el sexo se convertirá en el centro de su vida. El tiempo consumido por fantasías, urgencias o conductas sexuales va a interferir con sus metas u obligaciones.

Si tiene pareja, la engaña a pesar de sentirse fatal por ello

La persona hipersexual es incapaz de resistirse a un encuentro sexual, incluso si este le perjudica. Por ello, en el contexto de una relación monógama, tendrá sexo fuera de la pareja si se le presenta la ocasión. Las ansias y fantasías sexuales serán recurrentes en el adicto al sexo, pero también el malestar emocional y la culpabilidad.

Esto no quiere decir, sin embargo, que todas las personas que le pongan los cuernos a sus parejas tengan una adicción al sexo. Así que, si le estás siendo infiel a tu pareja, pero ni siquiera lo disfrutas, pregúntate si no deberías comenzar a luchar contra tu adicción.

Conoce: Consejos que comparten los sexólogos sobre las relaciones

Busca nuevas sensaciones por encima de todo

Uno de los componentes de una libido sana es la búsqueda de variedad y nuevas emociones. Sin embargo, el adicto al sexo llega más allá.

La necesidad de experimentar nuevas sensaciones lo hará involucrarse en fantasías, conductas o urgencias sexuales sin medir riesgos. Puede caer en las parafilias más extremas consiguiendo cada vez menos estimulación de ellas.

La persona ninfómana tiene adicción al sexo.

¿Qué hacer en el caso de presentar estas señales?

La hipersexualidad ha existido desde siempre, aunque la forma de abordarla ha variado según el desarrollo y la cultura de cada sociedad. Ten en cuenta que implica un aumento de la actividad sexual que se asocia con la angustia y el deterioro funcional.

Puede deberse a múltiples factores, como puede ser el trastorno bipolar o, incluso, efectos adversos de los tratamientos. Por ello, si notas que tú o alguien cercano a ti muestra señales de adicción al sexo es importante la intervención de un especialista. Es una forma de cuidar nuestra salud sexual y nuestra calidad de vida.

Como has podido ver, ya no se habla de que una persona sea ‘ninfómana’, sino de que puede ser hipersexual.

  • Castro-Calvo, J., Ballester-Arnal, R., Salmerón-Sánchez, P. y Gil-llario, M. D. (2016). Traducción y validación preliminar del cuestionario de adicción al sexo en jóvenes. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 2, 319-328.
  • Reid, R. C., Garos, S. y Carpenter, B. N. (2011). Reliability, validity, and psychometric development of the Hypersexual Behavior Inventory in an outpatient sample of men. Sexual Addiction & Compulsivity, 18, 30-51.
  • Reid, R. C., Garos, S. y Fong, T. (2012). Psychometric development of the hypersexual behavior consequences scale. Journal of Behavioral Addictions, 1, 115-122.
  • Rettenberger, M., Klein, V. y Briken, P. (2015). The relationship between hypersexual behavior, sexual excitation, sexual inhibition, and personality traits. Archives of Sexual Behavior,  First Publ, 1-15.
  • Wines, D. (1997). Exploring the applicability of criteria for substance dependence to sexual addiction. Sexual Addiction & Compulsivity, 4, 195-220.
  • Frías Ibáñez, Á, & Vázquez Costa, M. (2012). Hipersexualidad primaria: Estatus nosológico, etiopatogenia y tratamiento. Revista De Psiquiatría Y Salud Mental, 5(3), 205-207. doi:10.1016/j.rpsm.2012.03.003
  • Codling, D., Shaw, P., & David, A. S. (2015). Hypersexuality in Parkinson's Disease: Systematic Review and Report of 7 New Cases. Movement disorders clinical practice, 2(2), 116–126. https://doi.org/10.1002/mdc3.12155
  • Asiff M, Sidi H, Masiran R, Kumar J, Das S, Hatta NH, et al. Hypersexuality As a Neuropsychiatric Disorder: The Neurobiology and Treatment Options. Curr Drug Targets. 2018;