Tricomoniasis: síntomas y tratamiento

Andrea Flores 15 diciembre, 2017
Esta afección puede ser especialmente perjudicial en el caso de mujeres gestantes, pues su tratamiento puede poner en peligro al feto.

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una infección provocada por un parásito llamado Trichomonas vaginalis. Se trata de un protozoo del género Trichomonadida que parasita únicamente a humanos.

Signos y síntomas de la tricomoniasis

La sintomatología de esta enfermedad varía según el sexo del paciente. De este modo distinguimos:

Síntomas en mujeres

Remedios contra el exceso de flujo vaginal

En algunos casos la paciente es asintomática, es decir, no refiere síntomas. Esto ocurre en aproximadamente el 25 % de los casos, mientras que en el 75 % restante, aparecen unos síntomas muy característicos. Estos síntomas son los que nos permiten sospechar de la enfermedad. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Flujo vaginal abundante de aspecto espeso y espumoso, de tonalidades verdes, amarillentas o grisáceas, que aumenta más en los días posteriores a la menstruación.
  • Vulvitis: la vulva se presenta inflamada y enrojecida, con pequeñas hemorragias en el cuello cervical, dando lugar al llamado “cérvix en cuello de fresa”.
  • Dispareunia o coitalgia: la paciente suele presentar dolor durante las relaciones sexuales.

En la exploración se suelen observar gránulos de un color blanquecino. También se puede observar que la orina es más densa de lo normal. Si el médico sospecha de tricomoniasis, realizará un cultivo microbiológico para verificar el diagnóstico.

Te recomendamos leer: ¿Cómo pueden protegerse las mujeres de las ETS?

Síntomas en hombres

Es más difícil de diagnosticar esta enfermedad en hombres que en mujeres. Un alto porcentaje de los pacientes no presenta síntomas. El resto suele presentar secreción uretral, picor y escozor al orinar. En caso de sospecha se realizará nuevamente un cultivo microbiológico.

Transmisión de la tricomoniasis

Los 7 mitos sexuales más populares e irreales

La tricomonas vive exclusivamente en el aparato genitourinario, por tanto su transmisión es exclusivamente sexual. Cuando se padece esta infección es muy importante poner tratamiento tanto al paciente como a la pareja sexual. De este modo se evita que se vuelva a repetir el contagio.

Visita este artículo: Las relaciones sexuales durante el ciclo menstrual

Tratamiento

El tratamiento para la infección por Trichomonas es el metronidazolfármaco que puede ser suministrado por vía oral o vía vaginal. Normalmente con una sola toma (en el caso de los hombres) y una sola aplicación de óvulo vaginal (en el caso de las mujeres) es suficiente. A veces la infección no cesa y hace falta repetir el tratamiento hasta que se elimine el parásito por completo. En los casos más graves puede ser necesario repetirlo hasta en siete ocasiones.

Tricomoniasis y embarazo

Embarazo-35-años

En pacientes gestantes hay que tener especial cuidado, sobre todo durante los tres primeros meses de embarazo.

El tratamiento durante ese periodo se hará por vía vaginal. Si es necesario completarlo por vía oral habrá que esperar hasta el segundo trimestre de gestación. Los estudios que hay al respecto no son del todo concluyentes. No obstante, sí que existe un alto porcentaje de casos en los que el metronidazol ha causado problemas en el embarazo. El principal problema para la madre y el feto es el sangrado por rotura de la placenta.

Tricomoniasis y lactancia

Es importante tener en cuenta, en el caso de las pacientes que presentan esta infección, si se encuentran dando de mamar. La lactancia es una condición especial a la hora de tratar la patología. Esto se debe a que el metronidazol puede perjudicar al bebé debido a su presencia en la leche materna.

Por ello, en estos casos, es necesario utilizar un tratamiento alternativo. Lo más recomendable es emplear el tratamiento por vía vaginal y además asegurarnos de que el lactante no mame después de la aplicación. Se advierte a la paciente de que extraiga la leche antes de tomarse el medicamento y conserve la leche para la posterior toma en biberón. Del mismo modo, pasado un tiempo desde la utilización del tratamiento por vía vaginal se procederá de nuevo el vaciado de la mama.

Te puede gustar