Tricotilomanía: todo lo que debes saber

La tricotilomanía es un trastorno que afecta por igual a mujeres y a hombres. Se caracteriza por la obsesión de arrancarse el pelo de la cabeza o de otras zonas del cuerpo.

La tricotilomanía se define, técnicamente, como una pérdida autoinducida y recurrente del cabello. En otras palabras, es un hábito o comportamiento recurrente e irresistible dirigido a arrancarse el propio cabello o los vellos de distintas partes del cuerpo.

Está clasificada como un trastorno de control de impulsos junto con la piromanía, la ludopatía y la cleptomanía. Esto se debe a que el paciente sufre una sensación de tensión antes de arrancarse el cabello y una sensación de gratitud o alivio una vez que lo han hecho.

El término tricotilomanía fue acuñado por un dermatólogo francés llamado François Henri Hallopeau. Este trastorno puede presentarse tanto en niños como en adultos, pero la edad clave de aparición es entre los 9 y los 13 años. Su desarrollo puede estar influido por depresión o estrés.

Por otro lado, tiene una pre-valencia del 1% y, aunque se supone que es igual de frecuente en hombres que en mujeres, en la práctica clínica se atiende más a las mujeres. Esto se debe a que estas últimas buscan con más frecuencia tratamiento.

Además, este trastorno suele estar acompañado de otros hábitos de movimientos repetitivos en el cuerpo bien sea pellizcarse o comerse las uñas.

Causas del desarrollo de tricotilomanía

Como hemos visto, la edad de mayor pre-valencia de este trastorno está entre los 9 y los 13 años. Sin embargo, no hay causa específica para la tricotilomanía. Algunos investigadores piensan que es posible que a nivel biológico exista un desajuste neuroquímico en el cerebro.

El desajuste que puede existir es principalmente del neurotransmisor serotonina. La serotonina es una sustancia química producida por el cuerpo humano que transmite señales entre los nervios, es decir, funciona como un neurotransmisor. Es considerada por algunos investigadores como la sustancia química responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo.

A parte del desajuste neuroquímico, puede haber también una combinación de factores como, por ejemplo:

  • Genéticas: algunos investigadores piensan que pueden ser hereditarias.
  • Ambientales: como la tensión o la depresión.
  • Infección bacteriana como el estreptococo.

Por lo tanto, las causas son múltiples y dependen de cada persona.

Visita: Mitos sobre la pérdida de cabello

Síntomas

La tricotilomanía se caracteriza por la presencia de una serie de síntomas. En primer lugar, suelen arrancarse el pelo de forma recurrente provocando una pérdida considerable del mismo. Justo antes de tirarse del pelo, estas personas sufren un incremento de la percepción de tensión.

Una vez que se tiran del pelo, sienten placer y gratificación. Además, este trastorno puede provocar malestar significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas. Por otra parte, pueden sufrir pérdida de autoestima causada por el trastorno.

Estas personas no suelen arrancarse el pelo delante de más personas, excepto que estas sean miembros de la familia a los que están muy unidos. También suelen evitar las relaciones sociales.

Otro comportamiento que suelen adoptar es el de negar con relativa frecuencia su problema y, normalmente, tienen recursos ingeniosos para ocultar su alopecia. Por último, pueden padecer trastornos de ánimo o de ansiedad, entre otros.

Quizá te interese: Consejos y remedios para tratar la ansiedad

¿Cómo se trata la tricotilomanía?

Actualmente no se conocen tratamientos específicos para este trastorno. En algunos casos los médicos deciden prescribir medicamentos enfocados a disminuir los episodios de ansiedad excesiva o una sobrecarga de estrés. Entre estos fármacos podemos mencionar la clomipramida, que pertenece al grupo de los antidepresivos tricíclicos.

No obstante, el tratamiento de elección para la tricolitomanía es la terapia cognitivo conductual. Se trata de una terapia psicológica que diseña un tratamiento compuesto por diferentes técnicas que irá enseñando al paciente a hacerse consciente y a controlar el trastorno.

Entre estas técnicas cabe mencionar la inversión del hábito, ya que es la principal en el tratamiento de la tricolitomanía. Además de este método, se recurre frecuentemente a técnicas de relajación para el controlar el estrés, la detención del pensamiento y la restructuración cognitiva.

Por otra parte, se está empezando a utilizar como coadyudante de las técnicas que se han explicado unas mallas que se colocan en el pelo para cubrir la zona afectada por los tirones. Al tapar la zona afectada, los pacientes no pueden seguir arrancándose pelo. Este sistema se conoce como sistema de integración capilar.

Por último, ante cualquier indicio de la aparición de este trastorno, se aconseja solicitar ayuda médica o psicológica para encontrar el tratamiento o las terapias más adecuadas para el paciente.

  • American Psychiatric Association. Obsessive-compulsive and related disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:235-264.
  • Martin KL. Disorders of hair. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 662.
  • Weissman AR, Gould CM, Sanders KM. Impulse-control disorders. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 23.
  • Sigall, D. A., Cortés, M. P., Alemán, P. G., Memije, M. E. V., & Arenas, R. (2010). Tricotilomanía. Una entidad psicodinámica. Dermatologia Cosmetica, Medica y Quirurgica.