Tricotilomanía: todo lo que debes saber

14 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
La tricotilomanía es un trastorno que afecta por igual a mujeres y a hombres. Se caracteriza por la obsesión de arrancarse el pelo de la cabeza o de otras zonas del cuerpo.
 

La tricotilomanía es un trastorno mental que se caracteriza por una necesidad incontrolable de arrancarse el cabello. De hecho, también se conoce como «trastorno de arrancarse el cabello». Quienes lo padecen pueden arrancar tanto las hebras de pelo del cuero cabelludo, como sus cejas y pestañas.

Como lo detalla un artículo publicado en la revista médica Indian Journal of Psychiatry, esta condición se agrupa en el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). No obstante, es distinta de otras formas de TOC en muchos aspectos. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo en su tratamiento? A continuación, detallamos todo al respecto.

¿Qué el la tricotilomanía?

La tricotilomanía es un trastorno psiquiátrico cuyo síntoma principal es la necesidad abrumadora de arrancarse el cabello. Las personas que lo padecen pueden perder gran cantidad de cabello, hasta presentar calvicie. Incluso, hay quienes acaban arrancando sus cejas y pestañas. 

La condición se conoce desde el siglo XIX, pero se reconoció oficialmente como un trastorno de salud mental en el año 1987 cuando fue incluida en el manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM) de la Asociación Psiquiátrica Americana.

En la actualidad, se estima que entre un 0,5 y un 2 % de la población tiene tricotilomanía. De estos, los más afectados suelen ser los adolescentes, aunque también ocurre en niños pequeños. Una vez comienza, sus síntomas pueden persistir por años, hasta la edad adulta.

 

Te puede interesar: Cómo gestionar los pensamientos obsesivos

Tipos de tricotilomanía

Según su forma de presentación, la tricotilomanía se puede clasificar en dos tipos: centrada y automática. En ambos casos, los síntomas pueden ser leves y manejables, o bien, crónicos. Es necesario lograr un diagnóstico oportuno para proceder a iniciar su tratamiento.

  • Tricotilomanía centrada: hace referencia a los casos en que las personas se tiran del cabello de manera intencional para calmar su sensación de tensión o angustia. También cuando arrancan su cabello para reducir esa sensación abrumadora de tirar del mismo.
  • Tricotilomanía automática: en estos casos, la persona ni siquiera es consciente de que se está arrancando el cabello. Puede hacerlo, sin darse cuenta, al ver televisión, leer o hacer otras actividades.
Tipos de tricotilomanía
Las personas que padecen tricotilomanía suelen arrancar su cabello para lidiar con sentimientos de tensión y angustia. En consecuencia, llegan a padecer calvicie.

Causas del desarrollo de tricotilomanía

Hasta la fecha, las causas exactas de la tricotilomanía siguen representando un enigma para la comunidad médica y científica. Aún así, se cree que es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales. 

Factores de riesgo

La edad se ha catalogado como un factor de riesgo importante en la tricotilomanía. Así, hay más prevalencia entre niños de 9 a 13 años. Se han reportado casos del trastorno en niños más pequeños, pero tienden a desaparecer en poco tiempo con un tratamiento. Otros factores relacionados con esta condición son los siguientes:

 
  • Genética e historial familiar, ya que puede darse entre parientes cercanos.
  • Desajustes hormonales, sobre todo por la disminución de serotonina.
  • Trastornos subyacentes como la depresión, la ansiedad o el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).
  • Infecciones bacterianas, como la causada por el estreptococo.

Síntomas

Las manifestaciones clínicas de la tricotilomanía pueden variar entre un paciente y otro. Su síntoma principal es la necesidad de arrancarse el cabello y la pérdida considerable del mismo. No obstante, como lo detalla una publicación en Psychiatric Clinics of North America, también puede acarrear lo siguiente:

  • Arrancarse los vellos de cualquier región del cuerpo, de manera repetida.
  • Romper los mechones de cabello.
  • Morderse el cabello (tricofagia).
  • Sensación de placer tras tirar del cabello.
  • Pérdida notoria del cabello. 
  • Cabello más delgado y débil.
  • Angustia emocional asociada al hecho de arrancar el cabello.
  • Pérdida de autoestima producto de la pérdida de pelo.
  • Negación del problema y necesidad de ocultarlo. 

Cabe mencionar que algunas personas con tricotilomanía también tienden la tendencia a rascarse la piel y morder sus uñas o los labios. Asimismo, hay quienes arrancan los pelos de sus mascotas, de muñecas o cualquier material que tenga una textura similar al cabello. Esto, por lo general, ocurre en privado cuando nadie los está viendo.

¿Cuáles son las complicaciones de la tricotilomanía?

En un principio, la tricotilomanía pasa desapercibida, ya que no causa mayores complicaciones en la salud, más allá de lo estético. No obstante, con el tiempo conlleva a ciertos efectos y complicaciones que acarrean un impacto negativo en la vida de la persona afectada. Sus principales complicaciones son las siguientes:

 
  • Angustia emocional: pues sienten vergüenza de su condición, al igual que baja autoestima y ansiedad. Incluso, el paciente puede consumir alcohol y drogas para paliar este efecto.
  • Aislamiento social y laboral: el sentimiento de vergüenza y angustia trae consigo la evitación social. La persona se aleja de su círculo social y pierde oportunidades laborales por temor a ser descubiertos. Incluso, puede evitar las relaciones íntimas para que no se descubra su trastorno.
  • Deterioro del cabello y de la piel: el arrancar el cabello de forma constante causa calvicie y debilitamiento capilar. De hecho, en muchos casos es motivo de cicatrices y otros problemas cutáneos.
  • Bolas de pelo y trastornos gastrointestinales: el comer cabello puede conducir a la formación de una bola de pelo en el tracto digestivo. Sin un control adecuado, esta situación puede causar graves consecuencias como una obstrucción intestinal y hasta la muerte.
Mujer con ansiedad
La tricotilomanía conlleva a estados de angustia y ansiedad. A raíz de esto, la persona también puede sufrir aislamiento social y problemas de salud.

Quizá te interese: Consejos y remedios para tratar la ansiedad

Diagnóstico de la tricotilomanía

El diagnóstico de la tricotilomanía inicia con una entrevista y exploración física por parte del médico. El profesional revisará el historial de salud y hará preguntas relacionadas con los síntomas. De igual forma, hará una exploración física para determinar cuánto cabello se ha perdido.

 

Tras sospechar de tricotilomanía, se considerarán los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Esto abarca lo siguiente:

  • Arrancamiento constante del pelo y, por ende, pérdida del mismo.
  • Intentos constantes por disminuir el tirón del cabello.
  • Angustia clínica debido al problema. Además, deterioro de las relaciones sociales y ocupacionales.
  • Arrancamiento y pérdida del cabello sin otras causas clínicas.

¿Cómo se trata la tricotilomanía?

Por ahora, no hay un tratamiento específico para hacer frente a la tricotilomanía. Pese a esto, hay algunas opciones terapéuticas de tipo psicológico y farmacológico que han ayudado a muchas personas tanto a reducir como a detener por completo esa manía de arrancarse el cabello.

Terapia conductual

Uno de los tratamientos de primera elección ante casos de tricotilomanía es la terapia cognitivo conductual. Según información publicada en la revista médica International Journal of Trichology, esta opción terapéutica puede contribuir a lo siguiente:

  • Incrementar la consciencia de la persona sobre sus síntomas y los detonantes de la tricotilomanía.
  • Reemplazar su comportamiento de tirar del cabello con conductas sanas.
  • Motivarse para detener su conducta ansiosa.
  • Aprender nuevas habilidades para afrontar las situaciones de crisis, ansiedad o angustia.

Tratamiento farmacológico

Es importante destacar que hasta la fecha no hay tratamientos farmacológicos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para combatir específicamente la tricotilomanía. Pese a esto, una revisión de estudios publicada en Cochrane Database of Systematic Reviews, expone que hay tres medicamentos con efectos interesantes sobre esta condición:

 
  • N- acetilcisteína. Un aminoácido cuyo mecanismo de acción consiste en afectar los neurotransmisores asociados con el estado de ánimo.
  • Olanzapina. Antipsicótico atípico.
  • Clomipramina. Antidepresivo.

Grupos de apoyo

Muchos de los pacientes con tricotilomanía pueden encontrar apoyo uniéndose a grupos de personas con el mismo trastorno. Esta experiencia les puede ayudar a entender mejor su condición, y también a sentir que no están solos. El médico o profesional en salud mental puede sugerir lugares para este tipo de reuniones.

Es necesario buscar ayuda

Arrancarse el cabello no es normal y debe atenderse de manera oportuna. Buscar atención profesional es el primer paso para superar este trastorno. A menudo, es el médico o dermatólogo quien sugiere consultar al profesional de salud mental para atender esta condición. ¡Consulta!

 
  • American Psychiatric Association. Obsessive-compulsive and related disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:235-264.
  • Woods DW, Flessner CA, Franklin ME, et al. The Trichotillomania Impact Project (TIP): exploring phenomenology, functional impairment, and treatment utilization. J Clin Psychiatry. 2006;67(12):1877-1888. doi:10.4088/jcp.v67n1207
  • Martin KL. Disorders of hair. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 662.
  • Grant, J. E., & Chamberlain, S. R. (2016). Trichotillomania. American Journal of Psychiatry, 173(9), 868–874. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2016.15111432
  • Weissman AR, Gould CM, Sanders KM. Impulse-control disorders. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 23.
  • Parakh, P., & Srivastava, M. (2010). The many faces of trichotillomania. International Journal of Trichology, 2(1), 50. https://doi.org/10.4103/0974-7753.66916
  • Vogel, L. (2018). Growing consensus on link between strep and obsessive–compulsive disorder. Canadian Medical Association Journal, 190(3), E86–E87. https://doi.org/10.1503/cmaj.109-5545
  • Woods, D. W., & Houghton, D. C. (2014). Diagnosis, Evaluation, and Management of Trichotillomania. Psychiatric Clinics of North America, 37(3), 301–317. https://doi.org/10.1016/j.psc.2014.05.005
  • Gupta S, Gargi PD. Habit reversal training for trichotillomania. Int J Trichology. 2012;4(1):39-41. doi:10.4103/0974-7753.96089
  • Rothbart  R, Amos  T, Siegfried  N, Ipser  JC, Fineberg  N, Chamberlain  SR, Stein  DJ. Pharmacotherapy for trichotillomania. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 11. Art. No.: CD007662. DOI: 10.1002/14651858.CD007662.pub2.