Trombopoyetina: síntesis y funciones

La trombopoyetina es la hormona encargada de estimular la producción de megacariocitos, células que dan lugar a las plaquetas, imprescindibles para la formación de coágulos.

La trombopoyetina es una hormona que realiza funciones muy importantes en la sangre. Sin ella, la cascada de coagulación sanguínea no se realizaría correctamente y ante el mínimo corte tendríamos grandes hemorragias. En el peor de los casos, el paciente podría morir.

Síntesis de la trombopoyetina

Cómo se coagula la sangre (2)

La distribución de la trombopoyetina en el organismo es muy amplia. Según los últimos estudios, hay lugares de producción primaria donde siempre se está sintetizando, mientras que otros órganos solo la producen en condiciones anormales. La trombopoyetina se produce de manera regular en los riñones, el hígado y en los músculos esqueléticos.

Para entender mejor el mecanismo de producción, tenemos que tener en cuenta que una de sus funciones más importantes es aumentar el metabolismo de los megacariocitos, células precursoras de las plaquetas. Al estimular los megacariocitos, se acelera la formación de las plaquetas. En la clínica, esto explica que en una persona sana los valores de trombopoyetina siempre sean proporcionales a los de las plaquetas.

Si se requiere un mayor número de plaquetas en una situación puntual, se producirá más cantidad de trombopoyetina. Por el contrario, cuando los niveles de plaquetas no son los adecuados (bien porque estén en exceso o porque no se hayan formado bien), se detiene el proceso de síntesis. La producción diaria de plaquetas es esencial ya que su duración media no supera las dos semanas.

Lee también: Plantas y alimentos que evitan la coagulación sanguínea

Funciones de la trombopoyetina

Funciones de la trombopoyetina

Cuando nos hacemos una herida, los microorganismos pueden entrar y producir una infección. Además, es necesario poner en marcha una serie de mecanismos que eviten la pérdida masiva de sangre. La formación del coágulo soluciona ambos problemas. El coágulo es una acumulación de plaquetas. Por tanto, la trombopoyetina es responsable de que este proceso se produzca correctamente.

La cascada de la coagulación se compone de varias etapas:

  • En primer lugar, el vaso sanguíneo responsable de irrigar la zona de la herida se contrae levemente para evitar el flujo de sangre hasta allí.
  • A continuación se libera una proteína, la protrombina, y mediante una serie de reacciones químicas se convierte en trombina.
  • La trombina actúa junto a los factores de coagulación y transforma el fibrinógeno en fibrina. Cuando hay una alteración genética en los factores de coagulación, los pacientes no son capaces de detener una hemorragia porque no se puede formar el coágulo.
  • La fibrina se coloca en forma de una malla sobre la herida y sobre esta red se van depositando las plaquetas para formar el coágulo.

En realidad, las plaquetas son fragmentos celulares y no poseen núcleo, por lo que carecen de material genético. También reciben el nombre de trombocitos y su producción está estimulada por otros factores, entre los que se encuentra la trombopoyetina. Las plaquetas se obtienen de unas células de gran tamaño situadas en la médula ósea llamadas megacariocitos. La trombopoyetina estimula los megacariocitos para la producción de plaquetas en un proceso que recibe el nombre de trombopoyesis.

Visita este artículo: Trombocitopenia

Alteraciones en los niveles de trombopoyetina

Qué ocurre ante una sobredosis de warfarina

Las alteraciones en la concentración de trombopoyetina repercuten en los niveles de las plaquetas. Si en un análisis de sangre los niveles de plaquetas son inferiores o superiores en comparación con la media, puede haber una situación patológica.

Por norma general, los problemas ligados a la síntesis de trombopoyetina suelen estar relacionados con la patología de hígado y riñones. Ante la sospecha de este tipo de enfermedades, el equipo médico realiza ecografías abdominales u otras pruebas de imagen para descartar.

Cuando el nivel de plaquetas es superior a lo normal se produce una condición de trombocitosis. En esta situación es posible que se formen coágulos internos sin la presencia de heridas. Es frecuente que esta alteración aparezca ante la presencia de infecciones sistémicas, aunque también puede producirse por enfermedades de la médula ósea.

Por el contrario, cuando el nivel de plaquetas en sangre es bajo se producen sangrados anormales y el organismo no es capaz de taponar las heridas, esta situación se conoce bajo el nombre de trombocitopenia. La hemorragia continúa al igual que ocurre en el caso de los pacientes con hemofilia, donde hay un defecto genético de los factores de coagulación. La trombocitopenia se relaciona con enfermedades de la médula ósea o con insuficiencia hepática y/o renal.

Te puede gustar