Truco de microondas para eliminar las bacterias y el mal olor de tus esponjas de cocina

Paula Heidemeyer · 29 agosto, 2018
Si siempre estás limpiando tus esponjas y no consigues que huelan bien, es posible que estén repletas de bacterias. Gracias a la ayuda del microondas puedes acabar con el problema de raíz.

Hay que darle la importancia que se merece a la limpieza del hogar. Si no mantenemos un hogar limpio puede hacer que enfermemos rápidamente y tanto los más pequeños como los mayores pueden correr riesgos.

Las esponjas son uno de los materiales que más se usan en la cocina, siempre acabamos empleándolas cuando queremos limpiar cualquier superficie, vajilla, vasos o cubiertos. Aunque contemos con el lavavajillas siempre tendremos en casa una buena esponja de limpieza.

Si estás harto de ver cómo la esponja, por muy bien que la laves, sigue oliendo mal, te contamos cómo puedes lavarla de manera muy eficaz haciendo uso del microondas. No te pierdas este asombroso consejo.

Limpia la esponja con el microondas

Quizá nunca se te había ocurrido, pero puedes limpiar las esponjas que utilizas para limpiar los platos con ayuda del microondas. Es conveniente cambiar las esponjas cada cierto tiempo, pero tampoco vamos a estrenar una cada día. Por ello, te contamos cómo puedes limpiarla y, al mismo tiempo, esterilizarla en el microondas.

En primer lugar te tienes que fijar en que la esponja no tenga ningún material metálico: ya sabes que no se pueden introducir metales en el microondas porque podrías romperlo causando un cortocircuito. Asegúrate de que tu esponja es de calidad y soporta las temperaturas, porque si el plástico es malo podría derretirse.

Una vez que estés seguro de que tu esponja es de calidad, empápala en agua y colócala en un bol con un poco de agua en su base. En su defecto, puedes mojar un una toalla pequeña y colocarla debajo de la esponja: así evitará que siempre tenga agua y no correrá peligro de derretirse.

Introduce el bol con la esponja en el microondas y programa 2 minutos a potencia fuerte. Este método hará que se mueran todas las bacterias, gérmenes y microbios de la esponja. Una vez pasado el tiempo, retira con cuidado el bol y enjuaga con agua fría para evitar quemarte.

No creerás que la esponja que estás lavando con agua fría es la misma que habías introducido dos minutos antes. Notarás los cambios en seguida, ya que el olor a humedad habrá desaparecido y se verá en muy buenas condiciones.

Un estudio mostró que si hacemos esta práctica de limpieza y nos acostumbramos a realizarla, la cantidad de bacterias y moho desaparecen casi por completo. Es mucho más efectivo que si utilizamos otros métodos más convencionales.

Lee también: 8 interesantes usos del microondas que seguramente no conocías

Advertencias de realizar esta técnica de limpieza

Ten cuidado porque el microondas no deja de ser un horno que calienta cualquier cosa que esté en su interior. Por esta razón, ten cuidado cuando saques cualquier cosa y en este caso la esponja.

Por otro lado, asegúrate de que la esponja está bien mojada y húmeda cuando la introduzcas dentro. Una esponja seca puede prenderse fuego si la introducimos así sin darnos cuenta.

Cuando quieras realizar esta limpieza profunda de la esponja, estate pendiente y no te separes del microondas, si algo sale mal puedes parar el proceso rápidamente.

Ver también: 7 alimentos que no debes calentar en el horno microondas

Consejos para tener la esponja limpia por más tiempo

  • Debes mantener una limpieza diaria después de cada uso. Elimina los restos de comida siempre después de haber limpiado tus cacerolas, sartenes y platos. Así no proliferarán las bacterias.
  • Ten cuidado si se quedan restos de carne cruda ¡entre los filamentos del estropajo.
  • Escurre siempre el agua sobrante de la esponja: no la dejes llena de agua.
  • Puedes meterlas en el lavavajillas, lo ideal es meterla en el compartimentos de los cubiertos, comprobarás que quedará como nueva.
  • Sumérgelos una vez a la semana en una mezcla de agua con lejía para matar los microbios.
  • Las esponjas son necesarias para nuestra limpieza. Por ello, tampoco escatimes en gastos y en seguridad y compra periódicamente nuevas esponjas.

Como puedes comprobar, este método es muy útil para mantener una buena limpieza de tu cocina. Y es que no solo limpiamos los platos y cacerolas con la esponja, sino también la encimera y las estanterías.

No olvides compartir este maravilloso truco de limpieza con tus seres queridos y comprueba tú mismo cómo este sencillo gesto renueva tus esponjas.